Huelga del 29M
La Audiencia absuelve a Albert y señala que no se respetó su presunción de inocencia

La resolución destaca que el Juzgado de lo Penal 5 de Barcelona no respetó la seguridad jurídica del imputado y aceptó como única prueba el testimonio de un solo agente, sin que fueran identificados los mossos supuestamente agredidos y a pesar de las irregularidades e incoherencias en el atestado.

27/09/16 · 13:10

La Audiencia provincial de Barcelona ha absuelto a Albert Romero del delito de atentado a la autoridad. Albert fue condenado a tres años y un mes de cárcel el julio de 2015 en relación a un supuesta agresión a agentes de los Mossos d’Esquadra en Barcelona en el marco de la jornada de huelga del 29 de marzo de 2012.

Un guradia urbano acusa a Albert y a su compañero Radoslaw Pucilowski de haber lanzado piedras contra los agentes de los Mossos d'Esquadra. Sin embargo, según explica Albert a Diagonal, ellos sólo pasaron por la plaza Urquinaona cuando se dirigían a la sala Razzmatazz.

Los disturbios en esa plaza fueron dos horas antes de que yo pasara”, apunta. Al continuar su camino por Ronda St. Pere dirección a Arco de Triunfo, vieron cómo unos hombres vestidos de negro paraban a una chica que iba en bicicleta. Tal como relata, su compañero “se acerco a ver qué pasaba, les llamó la atención y lo detuvieron". Asimismo, destaca: "Después tres de ellos fueron hacia mí y me dijeron que eran policías. Me tiraron del brazo hacia atrás y me condujeron al suelo. Me subieron a una furgoneta sin identifiación. Sólo pude decirles que se estaban equivocando”. En su detención le requisaron lo que llevaba encima: un pan ecológico.

De una acusación de faltas, con la presentación como acusación particular del Ayuntamiento de Barcelona con Xavier Trias a la cabeza, se pasó a una acusación de delito. El Juzgado de lo Penal 5 de Barcelona le condenó a tres años y un mes de cárcel con el testimonio de un guardia urbano de Barcelona como única prueba. A Radoslaw también le condenó a la misma pena, después de declararle en rebeldía al no estar en España durante la celebración del juicio.

Sin pruebas ni presunción de inocencia

El auto de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Barcelona no acepta la declaración de hechos probados que llevaron a la condena de Albert, que se limitaron a describir que el 29 de marzo, a las 21.20h, "varias personas que se encontraban en la plaza de Urquinaona de Barcelona en un momento dado lanzaron piedras contra agentes policiales". La resolución recalca que la sentencia condenatoria no respetó el principio de legalidad, seguridad jurídica y presunción de inocencia, además de la existencia de “irregularidades” en el atestado policial.

"El caso de Albert revela el automatismo del sistema", señala a Diagonal Laia Serra, abogada de Albert. "Demasiado a menudo, en casos de protesta, no se investiga a fondo ni se cuenta con pruebas sólidas y diversas para luego pedir penas muy graves que conllevan riesgo de ingreso en prisión. Los jueces tienen que querer ver la realidad y dejar de hacer actos de fe respecto a las declaraciones policiales. Condenar inocentes es muy grave y deslegitima la institución judicial. Esta vez hemos logrado evitar una aberración pero no siempre es así", concluye.

El texto de la Audiencia Provincial subraya que la sentencia se apoyó en el testimonio de un agente de la guardia urbana como única prueba, mientras que los Mossos d'Esquadra contra los que se habría lanzado las piedras nunca se presentaron a juicio para declara como víctimas del supuesto ataque. Con “el análisis del cuadro probatorio, debió determinar su absolución”, concluye el texto de la Audiencia Provincial.

“Este proceso ha sido un desgarre brutal”, subraya Albert. “He gastado una inmensa energía en este caso. He tenido que demostrar mi inocencia, no tanto ellos mi culpabilidad. Ha sido una tortura”. Desde que fue condenado en julio de 2015, Albert se dedicó a recopilar pruebas que mostraran su inocencia. Ahora, después de más de un año sufriendo la amenaza de la entrada en prisión, Albert afirma que si se cruza con una manifestación, “intentaría evitarla, me he quedado afectado en ese sentido”.

La jornada de huelga del 29 de mayo de 2012 se saldó con más de cien personas detenidas sólo en Catalunya –la mayoría de ellas absueltas por falta de pruebas– y con más de 50 heridos.

Leer más: Y continúa el goteo de detenciones
 

Tags relacionados: 29M Barcelona
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Imagen de la plaza de Urquiniano, en Barcelona, tras los disturbios del 29M.
separador

Tienda El Salto