Colau crea una unidad de asuntos internos que no dependerá de la dirección de la policía
La unidad antidisturbios de la Guardia Urbana de Barcelona cambia de nombre y de agentes

Se creará una nueva unidad y las personas que deseen incorporarse deberán pasar las pruebas de selección. Durante la presentación del nuevo plan director, Amadeu Recasens ha reconocido que se mantendrán el uniforme y las furgonetas antidisturbios

, La Directa
24/05/16 · 10:53
Los efectivos antidisturbios de la USP actual se pueden presentar a las pruebas de acceso a la URPE. / Gorka Leiza

La anunciada disolución de la Unidad de Apoyo Policial (USP) de la Guardia Urbana de Barcelona no conllevará la desaparición de los agentes antidisturbios. En sustitución, el Comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens, ha previsto la creación de la Unidad de Refuerzo a la Proximidad y Emergencias (URPE), que tendrá "el objetivo de trabajar en la anticipación y gestión de emergencias, en la protección del medio ambiente y en desarrollar una tarea administrativa especializada en apoyo al barrio y el distrito".

La Ley de Policía de Cataluña no autoriza la creación de equipos de orden público dentro de las policías locales

Los actuales antidisturbios de la USP se podrán presentar a las pruebas de acceso a la URPE y esto supondrá un cierto filtro para la configuración de los nuevos equipos. Recasens ha confirmado durante la rueda de prensa, en compañía de Ada Colau, que los agentes mantendrán la uniformidad y las protecciones antidisturbios, al tiempo que viajarán en los tradicionales furgones con rejas, blindaje y protecciones ignífugas. También se mantendrá la sede central de la unidad en el complejo de la Zona Franca, feudo de los antidisturbios en los últimos quince años. Unas dependencias cuestionadas por el Síndic de Greuges y que fueron escenario de las graves torturas contra un ciudadano de Trinidad y Tobago narradas en el documental Ciudad Muerta.

Cabe recordar que los antidisturbios de Barcelona nunca han recibido esta denominación oficial, en tanto que la Ley de Policía de Cataluña no autoriza la creación de equipos de orden público dentro de las policías locales. Es por ello que el Ayuntamiento de Barcelona optó hace dos décadas para maquillar bajo la denominación de "policía administrativa" esta unidad. Los ayuntamientos de Sabadell y Badalona disolvieron las unidades antidisturbios -llamadas Omega- después de las elecciones municipales y no las sustituyeron por otras unidades. Los agentes destinados a la función de antidisturbios se redistribuyeron entre la plantilla.

En el caso de la ciudad de Barcelona se creará desde cero un equipo de agentes que tendrá atribuidas prácticamente las mismas funciones que hasta ahora. El URPE tendrá las competencias para efectuar desalojos administrativos e intervenir en ocupaciones de la vía pública. Su visualización en las calles y la proporcionalidad de sus actuaciones dependerá de las órdenes políticas que reciban. En caso de producirse incidentes de orden público darán el testigo a los Mossos.

Más policía de proximidad y unidad de Asuntos Internos

Donde sí habrá cambios importantes será en la nueva Unidad de Deontología y Asuntos Internos que, según Recasens, "identificará y promoverá buenas prácticas policiales para fomentar el ejemplo y el reconocimiento al conjunto de la organización". Son los agentes encargados de investigar las irregularidades y abusos dentro del cuerpo policial y dependerán directamente del Comisionado de Seguridad y no de la dirección policial, como hasta ahora. El plan Director, además, "marca el impulso de la figura del Policía de Barrio, con el despliegue en el territorio de 73 agentes que serán los interlocutores referentes de la GUB con el tejido asociativo y vecinal para las cuestiones de seguridad y convivencia ", según ha explicado el consistorio en una nota de prensa.

Evelio Vázquez descalifica a Jaume Asens

En el transcurso de la rueda de prensa para presentar el nuevo plan Director de la Guardia Urbana se ha vivido un episodio inédito en la reciente historia de la ciudad de Barcelona. Evelio Vázquez, intendente jefe de la Guardia Urbana, expresó su malestar con el comportamiento del segundo teniente de alcalde Jaume Asens, a quien le atribuyó un comportamiento "poco ético". Vázquez hacía referencia a unas informaciones periodísticas, según las cuales, Asens habría telefoneado a una abogada del despacho Molins & Silva para pedirle que no se adhiriera a la petición de prisión preventiva para el mantero Side Moctar, acusado de agredir a un agente de la Guardia Urbana.

Colau ha matizado que Asens tuvo un "intercambio de impresiones" con la letrada y no injerencia en su trabajo. Hay que recordar que el despacho Molins & Silva trabaja para el consistorio desde hace décadas -especializados en la defensa de agentes de la Guardia Urbana- y se han encargado históricamente de la defensa de militantes de CDC y UDC. El caso con mayor repercusión pública fue el de Fèlix Millet.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0