Seguridad
El Ayuntamiento de Madrid elimina las unidades de antidisturbios municipales

Alrededor de cien agentes de una de las unidades han sido repartidos por las unidades de distrito. Los agentes del segundo grupo pasarán a formar parte, en un plazo de dos meses, de una unidad central sin material antidisturbios.

05/02/16 · 13:12
La unidad antidisturbios de la Policía Municipal durante el desahucio de Antonio, en Lavapiés en enero de 2014. / Álvaro Minguito

La espada de Damocles se cernía sobre las Unidades Centrales de Seguridad (UCS), más conocidas como "los antidisturbios" de la policía municipal de Madrid, desde que el pasado junio el equipo de Gobierno de Ahora Madrid se hiciese con la Alcaldía de Madrid. Pues bien, la espada de Damocles, al menos de momento, ha caído sobre la mitad de las UCS.

Tal y como anunció el Ayuntamiento de Madrid mediante una nota de prensa ayer por la tarde, en los próximos días una de las dos unidades que conforman las UCS dejará de existir. Tras haberlas retirado de la intervención en desahucios, el Ayuntamiento de Madrid le da la puntilla a una de las unidades. Hasta ahora, cada una de estas unidades estaba formada por unos 135 componentes. Con los cambios anunciados, la única unidad que quedará operativa contará con aproximadamente 160 efectivos.

Leer más: "No podemos evitar un desahucio, peor sí tenemos algo que decir en el cúando y cómo"

Los cerca de cien policías que dejarán de prestar servicio en las citadas unidades pasarán a trabajar en las Unidades Integrales de Distrito (UID), es decir, en las unidades que se organizan territorialmente en los 21 distritos de Madrid. En cuanto a la UCS que se mantendrá en activo, el Consistorio madrileño ha anunciado que desaparecerá en aproximadamente dos meses, cuando se cree una nueva unidad de apoyo, que seguirá teniendo carácter central y, por lo tanto, no estará adscrita a ningún distrito, pero que será desprovista del material antidisturbios que en estos momentos tienen las UCS.

Según fuentes municipales, la medida persigue el objetivo de "ampliar las UID para, de este modo, satisfacer de manera urgente las demandas de la ciudadanía de Madrid con respecto a la Policía Municipal. En este sentido, se consideran a las UID las depositarias del mantenimiento de una convivencia pacífica, cercana y próxima a la ciudadanía".

Las UCS se han visto envueltas desde su creación en diversas polémicas como el desahucio de Antonio, un vecino del barrio de Lavapiés que fue expulsado de su vivienda a pesar de sufrir una enfermedad crónica e incapacidad permanente. El desahucio acabó con fuertes cargas de los antidisturbios municipales contra las decenas de vecinos que intentaron evitar el desahucio. También por su intervención durante las Marchas de la Dignidad, por su falta de coordinación con las unidades de antidisturbios de la Policía Nacional que estaba interviniendo.

Las UCS fueron creadas en 2003, con la llega de de Alberto Ruiz-Gallardón al Gobierno municipal, a pesar de que Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad no contempla que las policías municipales puedan tener competencias de orden público.

Tags relacionados: Madrid Municipalismo
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • |
    Alex
    |
    08/02/2016 - 12:56am
    Decir que los atentados del 11 M son culpa del PP es como justificar una violacion porque iba provocando. Los culpables son los que ponen las bombas. Y si todos nos echasemos a la calle y parasemos el trafico porque nos da la gana no habria.circulacion en Madrid. Tener razon no significa poder hacer lo que uno quiera para reivindicarla. Menos derechos y mas obligaciones.
  • |
    QUINTO
    |
    07/02/2016 - 11:03am
    Partiendo de que la competencia en orden público, está suficientemente definida en la Ley 2/86, lo demás es evidente, zapatero a tus zapatos.
  • |
    Elena Martin Fierro
    |
    06/02/2016 - 7:47am
    Antidisturbios de unas manifestaciones contra la guerra que -si el PP hubiera escuchado al millón y medio de manifestantes iniciales en Madrid- hubieran evitado los atentados del 11M, de cuya responsabilidad política el PP aún no ha pagado!!! Madrid, Jueves 20 de marzo de 2003. En La puerta del Sol se suelen reunir al mediodía gente contraria a la invasión a Irak. Ese día han comenzado los bombardeos en Bagdad. Se comienza espontáneamente una la marcha al Congreso desde la puerta del Sol, que prosigue al Paseo del Prado,hasta la fuente de Neptuno. Una vez allí se me ocurre sentarme en el asfalto y a muchas personas también. Hemos parado el tráfico. Incluso l@s conductores detenidos están de acuerdo. Esto es un bombardeo por petróleo. Que se detenga el tráfico aunque sea una vez. Al cabo de media hora de pacífica sentada (ese día de mediodía laboral la mayoría eran estudiantes y profesores de las Universidades) de pronto aparece una furgoneta azul marina, y comienzan a salir de ellas seres enfundados en cascos como astronautas y escudos (tan largos que en aquel momento no puedo dejar de asociar con los escudos de Astérix y Obélix, porque parecen surrealistas; excesiva protección contra gente pacífica y desarmada). En unos segundos salto como un resorte del suelo al encontrarme a un ser de éstos levantándome una porra con su brazo enfilado al cielo con la clara intención de aporrearme. -Oiga, que soy una madre de familia -le digo buscando el contacto visual a través de los cristales de su casco. -Zapatero había dicho que iban a haber huelgas si bombardeaban Bagdad. -Huelga , sí!!!!! -gritó claramente saturado- ¡¡¡¡Pero no parar el tráfico!!! -Esto es una guerra por petróleo, y los coches se mueven con petróleo, no? -Venga ya !!!! Circule y disuélvanse enseguida!!!!! -Vale, vale...-le dije siendo consciente de haberme librado de un buen porrazo. Aquellos tipos comenzaron a dar porrazos. Al cabo de unos minutos lloraba acercándome al metro con la imagen de un estudiante con un chorro de sangre en el cuello. A las siete de la mañana del día siguiente, escuché por la radio una entrevista en directo al jefe de antidisturbios, a cuenta de su actuación en el Paseo del Prado. -Llevan 9 días trabajando 11 horas diarias -contestó. Están saturados. Esa entrevista no se publicó más. Al mediodía los telediarios emitían la falsa noticia que los manifestantes habían comenzado las agresiones. Y en la puerta del Sol al mediodía iba menguando la gente que allí se concentraba. Al cabo de unos días, al mediodía en la puerta del Sol sólo habían un@s malabaristas subidos a la fuente. En el aire sobrevolaban la plaza tres helicópteros negros. Al escucharlos, me estremecí y nunca olvidaré aquel pensamiento que circuló en mi cabeza: -Ahora sé lo que es una dictadura. -"Madrid, 11 de marzo de 2004, 7.37 horas. Una bomba explota en un cercanías en la estación de Atocha. Apenas un minuto después se producen otras dos explosiones en el mismo tren. El caos y el desconcierto invaden los andenes y escaleras mecánicas de la terminal. Son las 7.38 cuando explotan otras dos bombas en un convoy en la estación de El Pozo y otra en Santa Eugenia. A las 7.39, cuatro explosiones más destrozan otro tren a 500 metros de Atocha. En apenas tres minutos, 10 bombas reescriben la Historia: Madrid acaba de sufrir el mayor atentado terrorista perpetrado jamás en España. 191 muertos y más de 1.500 heridos hacen imposible olvidarlo". (El Mundo) Así lo cuenta la historia; Ataques terroristas O asesinatos indirectos del PP por responsabilidad política de cleptomanía en Irak, Y en alguna parte de mi memoria visual, la imagen cotidiana de la gente joven estudiante, y gente trabajadora y aseada recién despierta a esas horas del la mañana -con sus caras recién lavadas y su pelo recién peinado- compartiendo conmigo esos pulcros trenes día tras día. A la misma hora y en la misma estación del Pozo o Santa Eugenia donde viví durante 3 largos años cogiendo esos trenes en los mismos lugares donde explotaron. Superviviente de aquella masacre por haberme mudado unos meses antes a Canarias. Tuve que volver a Madrid, y contemplé tras lágrimas fotos expuestas entre flores y velas de los rostros de aquellas 191 personas. Jóvenes, muchísimas de ellas, muertas a esas horas de la mañana. Las víctimas más inocentes en un barrio rojo de Madrid, a ver si nos llegaban al corazón los millones de muertos en Irak. El PP no ha pagado por su responsabilidad política de estos asesinatos indirectos. A esas víctimas no se les ha rendido la mínima justicia. Tal vez más de una década después esos cleptómanos asesinos a los que no les importaron las protestas por los millones de muertos de la invasión de Irak, comienzan a ser desenmascarados. Antidisturbios de un Gallardón llegado al gobierno local por un transfuga del PSOE que recibió un paquete del PP días antes de la investidura del PSOE (Fui testigo directa del testimonio del mensajero que lo llevó). Antidisturbios de unas manifestaciones contra la guerra que -si el PP hubiera escuchado al millón y medio de manifestantes iniciales en Madrid- hubieran evitado aquello.
  • Tienda El Salto