Redadas racistas y manipulación mediática
Dos años de cárcel por documentar una redada racista en Lavapiés

Javier fue detenido cuando grababa la protesta vecinal ante una redada racista en Lavapiés en marzo de 2012. Los hechos fueron retratados en los medios como "riña tumultuaria". Días después, 'El País' reconoció la parcialidad de la información publicada.

29/01/16 · 12:32

El 17 de marzo de 2012 Javier, militante del Grupo de Migración y Convivencia de la Asamblea Popular de Lavapiés y del Sindicato de Enseñanza de CNT, fue detenido en Lavapiés cuando grababa una redada racista. Ahora, el fiscal pide para él 16 meses de cárcel por supuestos delitos de resistencia y atentado a la autoridad, y la acusación particular --uno de los policías-- dos años de prisión. También se enfrenta al pago de 7.500 euros en concepto de responsabilidad civil.

"En caso de que finalmente le condenen, lo previsible es que la acusación particular se posiciones en contra de una suspensión de la condena si no ha satisfecho la responsabilidad civil. Lo normal es que la Fiscalía se conforme con un compormiso de pago, pero el posicionamiento de la acusación es más impredecible.En cualquier caso, lucharemos por una sentencia absolutoria", explica a Diagonal su abogado, Daniel Amelang.

“Yo salía con unos amigos de un local de la calle Mesón de Paredes cuando, de repente, vi un helicóptero volando a poca distancia de mi cabeza y un grupo numeroso de personas gritando [...] a la altura de la plaza de la Corrala. Apreté el paso y encontré al menos una decena de coches patrulla de la Policía Nacional que bajaban lentamente la calle Mesón de Paredes. Enseguida vi que las personas que gritaban, unas 50 o 60, eran en su mayoría miembros de la asamblea de mi barrio, y que su consigna era ‘Ningún ser humano es ilegal’”, explica Javier en una entrevista publicada una semana después de los hechos por el Grupo de Migración y Convivencia de la Asamblea de Lavapiés.

Javier se acercó al grupo con su cámara para grabar lo que ocurría. Cuando se acercó a la policía “se me tiraron encima y me tiraron al suelo", señalaba a Diagonal pocos días después de su detención. “En la calle, en ningún momento se me pidió la documentación. Una vez retenido, me preguntaron varias veces si era periodista, parecían preocupados por ello", añade. Durante la redada también fue detenido un ciudadano de origen senegalés. “La policía se le tiró encima y le detuvo”, explicaron alguna personas presentes ese día a Diagonal.

“Los hechos por los que se le juzga [a Javier] ocurrieron hace casi cuatro años, cuando una manifestación espontánea de vecinos del barrio intentaba denunciar públicamente la enésima redada racista de la Policía Nacional en las calles de Lavapiés”, señala una nota enviada por la Asamblea de Lavapiés.

Leer más en: Una nueva redada racista llega a los medios corporativos transformada en "algarada radical"

La protesta de los vecinos de Lavapiés fue retratada en los medios de comunicación como una “algarada con cien radicales” (ABC) y “riña tumultuaria” (El País). El País, cuyo redactor Francisco Javier Barroso citó sólo a fuentes policiales, acusó a los vecinos del barrio de mostrarse “agresivos” y de intentar “tomar el centro policial, por lo que fue necesaria la presencia de la UIP”. Días más tarde, ante las quejas de los lectores, el defensor del lector de El País admitió la parcialidad de la información publicada.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • | |
    31/01/2016 - 11:01am
    Plenamente de acurdo Pepe Grillo, no puede convertirse a la policia en intocables y maxime cuando estamos hartos de ver la crueldad y brutalidad que emplean con quienes carecen de medios para defenderse que basicamente somos todos los que no tenemos ni el carnet del PP ni la etiqueta de corrupto.
  • |
    Pepe Grilo
    |
    30/01/2016 - 2:02pm
    España nunca será un Estado de Derecho ni tampoco una democracia mientras sigan ocurriendo tres cosas: La primera: que la policía siga siendo una fuerza de represión exactamente igual que en el franquismo y no una fuerza al servicio de la gente. Costó 30 años volver a creer en ellos y han tardado solo tres en tirarlo todo por la borda, lo cual hay que agradecérselo en buena medida a la ahora "liberal" Cristina Cifuentes ya tantos otros Subdelegados del Gobierno del PP que han convertido la ley y los derechos constitucionales en papel mojado. La segunda que los jueces sigan condenando con tan solo testimonio policial, lo que nos lleva a presumir razones ideológicas. y la tercera, que la prensa siga siendo un esbirro del poder, y no digo incluido ELPAÍS, sino muy especialmente ELPAÍS.