'Que se muevan las piedras'
397 presos vascos dispersos en 70 cárceles fuera de Euskal Herria

Cerca del 90% de los presos vascos se encuentran en prisiones a más de 400 kilómetros de sus lugares de residencia.

08/01/16 · 13:02
Imagen de la manifestación celebrada en enero de 2015. / Ekiniklik

Que se muevan las piedras. Euskal Presoak Euskal Herrira” (presos vascos al País Vasco) es el lema de la manifestación que, mañana en Bilbao y Baiona, exigirá el fin de la política de dispersión con los presos vascos y el respeto de los derechos humanos. Más de 120 nombres de la cultura, entre los que se cuentan Santiago Alba, Ramón Aguirre o Fermín Muguruza, se han adherido a la convocatoria.

Actualmente hay 402 presos encarcelados en relación con ETA, según cifras aportadas por Etxerat. De ellos, sólo cinco cumplen condena en prisiones dentro de Euskal Herria, mientras 300 están encarcelados en centros penitenciarios del Estado, otros 87 en Francia y uno más en Portugal. Los presos vascos están repartidos entre un total de 72 centros penitenciarios. Cerca del 90% de ellos, en prisiones que están a más de 400 kilómetros de sus lugares de residencia. Es “una enorme y pesada piedra que desde hace 27 años aplasta numerosos derechos de esas personas y, de rebote, de la sociedad vasca de la que forman parte”, afirman desde la plataforma Sare en un comunicado, en el que recuerdan que la política de dispersión no cumlpe ni la legislación española ni la europea, en donde se contempla que las personas presas lo sean en centros penitenciarios próximos a sus lugares de residencia. En los 27 años de aplicación de política de dispersión se han contado hasta 16 muertes en los trayectos a los que se ven obligados a realizar las familias para visitar a las personas presas.

Desde Sare señalan también la situación de doce de estas presas y presos, que siguen en prisión a pesar de padecer enfermedades muy graves. Es el caso de Ibon Iparraguirre, enfermo de VIH y preso en Alcalá Mecó a pesar, o Juan Ibon Fernández Ibarri, enfermo de esclerosis múltiple, quien cumple condena en una prisión en Francia.

La dispersión en los programas electorales

“Desde hace meses se oye el rumor de vientos nuevos que remueven la hojarasca de la política española, y también en el paisaje vasco. Esto se constató el 20D; las cosas no serán ya exactamente igual que antes”, afirman desde Sare. El fin de la política de dispersión fue uno de los puntos que conformaban el programa electoral de Izquierda Unida. Aunque en el programa de Podemos no estaba presente, Pablo Iglesias ya declaró ante los medios de comunicación su intención de poner fin a la dispersión de los presos vascos, algo que reclaman desde la sociedad y el Parlamento vasco, con el apoyo de PNV y EH Bildu. Desde el Partido Popular, Mariano Rajoy ha afirmado que mantendrá la política de dispersión, punto en el que coincide con PSOE –partido que la instauró con Felipe González– y Ciudadanos, a pesar de que ya se han cumplido cinco años desde el abandono de la violencia por parte de ETA.

Desde otros colectivos vascos, como ATA, dan un paso más y reclaman la amnistía de los presos relacionados con la lucha armada.

El pasado año, entre 75.000 y 80.000 personas se unieron a la convocatoria por los presos, a la que también asistieron representantes de EH Bildu, los sindicatos LAB y ELA y algunos miembros de CC OO. El PNV no mandó representación a la manifestación. Tres meses después, la Audiencia Nacional ordenaba la puesta en marcha de la operación Pastor, en cuyo marco se detuvo a psicólogos y personal sanitario relacionado con el entorno de apoyo a los presos vascos, como Ohiana Barrios, psicóloga especializada en dar asistencia a víctimas de tortura del colectivo Jaiki Hadi, uno de los que participó en el informe sobre Incomunicación y Tortura.
 

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Cientocuantro
    |
    08/01/2016 - 5:35pm
    El VIH no es una enfermedad muy grave, ni siquiera grave. Las personas con VIH, gracias al tratamiento actual, llevan una vida completamente normalizada. Otra de las inexactitudes a las que lleva su estigmatización.