Prisiones
La vida en la cárcel: diez meses en Navalcarnero

La prisión Madrid IV, en Navalcarnero, contó cuatro muertes entre sus muros en sólo dos meses. El ex preso Erlantz Cantabrana relata la vida dentro de este centro penitenciario.

16/11/15 · 7:00
Edición impresa

Cada dos días muere una persona en las prisiones del Estado español. Esta situación, reconocida desde hace años por Instituciones Penitenciarias en sus escasos informes, se viene repitiendo a lo largo de los últimos meses de manera alarmante en el centro madrileño de Navalcarnero. Diagonal ha tenido acceso al diario personal de un expreso político durante su estancia en esta prisión. Erlantz Cantabrana, condenado por su militancia en el Comité por un Socorro Rojo Internacional, permaneció ingresado en esta prisión de enero a octubre de 2008. Su encierro le costó un 65% de minusvalía física y una enfermedad crónica.

Día 1 “Me han trasladado a Navalcarnero. En la enfermería, mala, mala impresión”

La salud de Erlantz se resintió desde su entrada en 2008 en la prisión de Navalcarnero. En sus diez primeros días como recluso ya había sufrido cinco ataques de ansiedad. En las siguientes semanas estos ataques pasaron a tener una frecuencia menor, pero otras enfermedades comenzaron a golpearle: sinusitis, una distensión en el pie, subidas y bajadas constantes de tensión, dolores en las cervicales, diarrea, una esofaguitis que derivaba en abundantes sangrados, problemas cardiacos, infecciones de orina, bronquitis…
 

Cada dos días muere una persona en las prisiones del Estado español

Al empeoramiento de la salud física se le sumó el declive de la salud psíquica. Durante su encierro llegó a estar medicado con hasta diez pastillas diarias. La inmensa mayoría de los psicofármacos facilitados en las cárceles “sirven para tener al enfermo –psíquico o no, y ahí radica la gran cuestión– en un estado de letargo continuo”, explica en su diario.

Opiáceos como la metadona, benzodiacepinas como el Valium o el omnipresente Ibuprofeno son algunos de los fármacos más normalizados en las prisiones. “Dejan morir a los presos a base de Ibuprofeno, sin ni siquiera mirarles”, confirma en el boletín Tokata una persona excarcelada. El abuso de este medicamento, accesible sin prescripción médica hasta 400 mg y asociado a dolores leves o procesos febriles, puede suponer complicaciones intestinales, riesgos cardiovasculares y renales, dispepsias, etc.

Día 25 “No tienen nada para las cervicales”. Insisto. “¿Nada? Gel, spray...” “Nada, ya lo pediremos”

La existencia y uso desproporcionado de determinados medicamentos y psicofármacos contrasta con la falta de otro tipo de material sanitario. Erlantz explica que la falta de material dentro del Centro Pe­nitenciario Madrid IV no se limita a momentos aislados.

Día 26 “J.S. se ha cortado las venas, le pillamos y le ponen puntos. No tienen tiritas para taparlos. ¡No tienen ! Ya las pediremos…”

Opiáceos como la 
metadona, benzodiacepinas como el Valium o el omnipresente Ibuprofeno son algunos de los fármacos más normalizados en las prisiones

Marciano, miembro de la Asociación de Familiares y Amigos de Presos en Madrid (AFAPREMA), también vivió duras condiciones en Navalcarnero. Afirma que la situación ha cambiado mucho desde los 80. Entonces el problema era la falta de medicación. Ahora el conflicto se mantiene latente aunque de forma opuesta, con tratamientos desproporcionados y, en muchas ocasiones, poco acertados. Aunque la legislación vigente que rige el sistema penitenciario establece que los presos deben tener la misma asistencia sanitaria que la población no reclusa, la teoría no acostumbra a llevarse a la práctica. En las últimas semanas, diversas organizaciones se manifestaron para exigir que los presos enfermos de hepatitis C recibieran el tratamiento médico. Francisco, preso también en esta cárcel hasta hace escasos meses, apunta además que las condiciones de salubridad y limpieza no se respetan. “Las cucarachas corren por toda la prisión, de arriba abajo”, afirma. Otro expreso de Navalcarnero apuntaba en la misma dirección en Tokata: “Permiten que haya cucarachas en todas las celdas de todos los módulos de toda la cárcel de Navalcarnero”.

Día 28 “Aparece muerto en su celda de enfermería A.P., de 30 años, parece que por barbitúricos. Ayer habíamos paseado por el patio juntos”

Según datos de la Adminis­tra­ción, 166 personas murieron en las prisiones españolas en 2013. Para intentar frenar esta oleada de cadáveres, desde Instituciones Penitenciarias se puso en marcha en marzo de 2014 el Programa Marco de Prevención del Suicidio. Mediante el mismo afirman que “se ha intensificado tanto la vigilancia de los factores de riesgo como las posibles situaciones desencadenantes de la conducta suicida desde el ingreso del interno”.

Sin embargo, la visión de Er­lantz en cuanto a las causas relacionadas, no sólo con el suicidio, sino también con la rehabilitación y la ayuda a las personas presas, no pasa por más vigilancia y control. “En los módulos de enfermería penitenciarios no existen terapias o cursos ocupacionales por regla general, y en los que sí los hay –como excepción– son de carácter temporal y restrictivo. A los enfermos psíquicos no se les deja asistir a actos culturales que se celebran en algunas ocasiones para otros módulos de la cárcel. Me pregunto si acaso eso no ayudaría infinitamente más a dar un empujoncito a la recuperación o tratamiento psíquico del enfermo preso que tanto y tanto psicomedicamento”, reitera.

Día 39 “Me niegan visitas de los amigos en fin de semana, y entre semana no pueden venir desde tan lejos...”

La actitud y comportamiento del personal carcelario de Navalcarnero hacia los reclusos tampoco ayuda. El diario de Erlantz y aquellos que lo han vivido en primera persona narran continuos capítulos de peleas entre funcionarios y reclusos. Tras casi un año recluido en el Centro Penitenciario Madrid IV, Erlantz sólo recuerda una única ocasión en la que fue tratado de forma correcta.

Día 73 “El ambiente del módulo es deprimente. Aquí hay más droga que en la calle. Es terrible lo de la metadona”

Según datos de la Adminis­tra­ción, 166 personas murieron en las prisiones españolas en 2013
El Programa de Mantenimiento con Metadona en las prisiones españolas está vigente desde 1996 y “constituye una intervención fundamentalmente de reducción de riesgos y daños en el tratamiento de la dependencia”, según el Ministerio del Interior. Esta institución alega que se pueden obtener grandes beneficios individuales y colectivos como “la mejora del estado físico y mental y el descenso de la conflictividad”. Sin embargo, el uso de estos opiáceos puede producir vómitos, convulsiones, somnolencia extrema, alucinaciones, etc.

Día 125 “Agresión de un paramilitar colombiano. Me dan dos puntos de sutura, relajante muscular y para el dolor. Las enfermeras se portan muy bien, algo nuevo en esa enfermería, al menos nunca visto por mí”

Desde Instituciones Penitenciarias no ocultan que “la mortalidad por suicidio ha aumentado, tanto en valores absolutos como en la tasa por mil internos y año”, según exponen en su último informe sobre mortalidad en prisión. En ese mismo informe afirman que la causa de esta situación “radica en que en la población penitenciaria se concentran muchos de los factores de riesgo que la Orga­nización Mun­dial de la Salud asocia al suicidio, como: ruptura de relaciones y aislamiento social, problemas jurídicos, nivel socioeconómico bajo, abuso de alcohol o drogas, trastornos mentales y padecer enfermedades orgánicas graves”.

“Que la cárcel no rehabilita en absoluto es algo que todos los organismos dedicados a su estudio saben, demuestran e incluso denuncian”, señala Erlantz a Diagonal. Afirmar que en las prisiones se tortura tampoco es ninguna novedad. Según la Coordinadora para la Prevención de la Tortura, se han recopilado 6.621 denuncias por este tipo de malos tratos sólo en los últimos diez años. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado al Estado español hasta en seis ocasiones por no investigar lo necesario estos casos. El Comité Europeo para la Prevención de la Tortura también reprochó al Estado español por no indagar más en estas denuncias.

Día 137 “El mayor problema es que fuera no se sabe nada de las prisiones”

Si hay algo en lo que coincide la inmensa mayoría de los reclusos cuando salen de la cárcel, como reitera Francisco, es que estos lugares se han convertido en “negocios puros y duros”. Esta cuestión ha sido tratada ampliamente por organizaciones y colectivos sociales, pero jamás ha sido reconocida por las instituciones. “Grandes empresas, como El Corte Inglés, Banco Santander, Telefónica o ACS, y muchos ayuntamientos, se benefician del trabajo, apenas remunerado, de miles de presos de las cárceles españolas. También la familia Pujol-Ferrusola, que tiene tras las rejas otro de sus oscuros negocios”, afirma un artículo publicado por el periodista Fernando Romero en la revista asturiana Atlántica XXII.

Pese a que este tipo de trabajos se enmarcan en los llamados “programas de reinserción”, se han convertido en un negocio muy rentable para empresas privadas. En el texto también señala el uso de los prisioneros como mano de obra en Correos cobrando menos de 12 euros por ocho horas trabajadas, en empresas automovilísticas como Seat, Volvo y Renault. Aunque los datos no son públicos, se calcula que unas 100 empresas y unos 500 clientes particulares se aprovechan de esta situación.

Tags relacionados: Navalcarnero número 257 Cárceles
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0