drogas en la 'deep web'
Silk Road: cadena perpetua para la ruta de la seda digital

Una cadena perpetua, cambios en la acusación, la web profunda, compraventa de drogas mediante internet y agentes dobles del FBI son algunos de los ingredientes del caso por el que Ross Ulbricht ha sido condenado a pasar el resto de su vida entre rejas.

11/06/15 · 8:00
Edición impresa
Ross Ulbricht, responsable de la web Silk Road, ha sido condenado a cadena perpetua. / Archivo Diagonal

inforelacionada

El 29 de mayo Ross Ulbricht fue condenado a cadena perpetua como máximo responsable de Silk Road, uno de los portales más conocidos de venta de droga en la llamada 'deep web', la web profunda. En febrero, el jurado del tribunal federal de Manhattan le había declarado culpable de facilitar ganancias de millones de dólares por transacciones de drogas ilegales desde febrero de 2011 hasta octubre de 2013.

¿Ruta de la seda digital?, ¿web profunda?, ¿comprar droga por internet?

La detención de Ulbricht el 1 de octubre de 2013 sacó a la superficie la existencia de una parte de la red no accesible desde los motores de búsqueda y navegadores habituales. En esa web profunda se producen, entre otras, operaciones de compraventa de drogas ilegales. En 2012, un estudio cifró en unos 22 millones de dólares la facturación anual de la primera versión de Silk Road.

En el foro de la web impulsada por Ulbricht participó activamente el doctor español Fernando Caudevilla, que ha testificado en el juicio de 'Dread Pirate Roberts', el alias del responsable de la página, iniciado el 13 de enero de este año.

"Entre abril y octubre de 2013 participé en el foro de Silk Road ofreciendo asesoramiento e información sobre drogas, desde una perspectiva de reducción de riesgos. El hilo del foro alcanzó las 50.000 visitas y respondí a más de 500 cuestiones de distintos usuarios sobre temas como dosificación, efectos adversos, interacciones con fármacos y otras drogas, riesgos, toxicidad... Junto a otros investigadores –Mónica Barratt, de la Universidad de Nueva Gales del Sur; Tim Bingham, de Southampton; y Judith Aldridge de la Universidad de Manchester–, elaboré un informe para la defensa en el que hacíamos constar los aspectos de reducción de riesgos en relación con Silk Road", explica a Diagonal.

La vinculación de Caudevilla con Silk Road se hizo más estrecha cuando empezó a recibir una compensación de 500 dólares semanales en bitcoins, desde agosto de 2013 hasta el cierre de la página, por esa labor de asesoramiento.

"En el foro yo desaconsejaba de forma insistente sobre el consumo de algunas de las drogas que se ofrecían en el mercado: cannabinoides sintéticos y otras legal highs sobre las que no existen datos de seguridad en humanos. También orienté en un par de ocasiones a usuarios rusos que habían comprado metadona en Silk Road, ya que en su país es ilegal, sobre cómo utilizarla para una desintoxicación de heroína", asegura Caudevilla.

Nuevas acusaciones

El proceso judicial contra Ulbricht dio un vuelco inesperado en abril, cuando, ya declarado culpable y en espera de conocer la sentencia, los fiscales relacionaron seis muertes por sobredosis con sustancias adquiridas en Silk Road.

Fue un giro más en un recorrido procesal en el que se variaron las acusaciones iniciales, que llegaban a implicar a Ulbricht en varios asesinatos. En este punto, la historia adquiere tintes turbios.

Caudevilla asume su falta de conocimientos legales para opinar en profundidad sobre el caso, pero recuerda que "los hechos objetivos son que existen dudas sobre la forma en la que el FBI accedió a los servidores y que dos agentes federales están en la cárcel acusados de apropiarse de dinero de la investigación. A Ulbricht se le acusó de haber encargado asesinatos a sueldo a través de internet, y uno de los supuestos asesinos resultó ser uno de estos agentes. Los cuerpos no aparecieron nunca y no hay evidencias de asesinatos sin resolver en las fechas en las que supuestamente se produjeron los hechos".

En su opinión, la condena a cadena perpetua a Ulbricht, "una persona joven que ha diseñado una herramienta en la que personas, adultas en su gran mayoría, pueden comprar drogas y en la que no hay delitos de sangre o terrorismo, parece excesiva".

Un eBay de drogas

El modelo de negocio de Silk Road le otorgó mucha repercusión entre los usuarios de la web profunda pero no el liderazgo del sector: los portales Agora y Evolution generaron más negocio en la venta de drogas por internet, según el informe The internet and drugmarkets, publicado en enero por el Observatorio Europeo para las Drogas y la Adicción a las Drogas (EMCDDA).

"Silk Road consiguió crear un mercado de drogas al estilo eBay, basado en la confianza y que demostró funcionar. En el momento actual hay al menos 15 mercados similares que funcionan a pleno rendimiento. Cualquier persona con unos conocimientos medios de informática puede comprar éxtasis, LSD o cocaína y recibirlos en su casa en un sobre discreto. En mi opinión, a medio plazo esto puede significar un jaque mate a las políticas actuales sobre drogas. Así que, aparte de los cargos de los que se acusa a Ulbricht, evidentemente hay un trasfondo político muy importante", opina Caudevilla.
 

Comprar droga, ¿mejor en la calle o en internet?

Fernando Caudevilla valora positivamente algunos aspectos de la compraventa de drogas a través de internet, aquellos relacionados con prevención de riesgos y exposición a la violencia. "Silk Road ofrecía muchas ventajas frente a los mercados tradicionales de drogas, como es un entorno en el que los usuarios podían evaluar la calidad de los productos, disminuyendo el riesgo de fraude y adulteracion. Muchos vendedores ofrecían resultados de análisis sobre sus productos. Se evitaba el contacto directo entre compradores y vendedores, reduciendo la posibilidad de crimen y violencia", argumenta.
 
Tags relacionados: Internet Número 248
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto