LA JUNTA INVESTIGA EL CENTRO TIERRAS DE ORIA
Castigos físicos y malos tratos en centros de menores

El episodio de Tierras de Oria, en Almería, es el último de una larga lista de malos tratos, suicidios y muertes en centros de acogimiento residencial de menores.

, Madrid
21/02/15 · 8:00
Edición impresa
Familiares de Ramón Barrios durante una concentración por su muerte en un centro de menores. / Alberto Moreno

La Junta de Andalucía ha anunciado la investigación sobre el centro de menores Tierras de Oria, ubicado en Almería, el mismo que hace menos de dos semanas fue acusado de atar a la cama a dos jóvenes como castigo. No obstante, desde el Ejecutivo andaluz ya se han posicionado con bastante rotundidad del lado de la empresa privada que lo gestiona.

A pesar de “poner esos presuntos hechos en conocimiento de la autoridad judicial”, parece que para el consejero andaluz de Justicia, Emilio de Llera, la “extraordinaria” trayectoria del centro, del que “avala su buen funcionamiento”, tiene más valor que los vídeos en los que se puede ver cómo dos jóvenes sollozan, atados de pies y manos boca abajo. “Me extrañaría mucho que hubiese ese tipo de irregularidades”, ha asegurado Llera.

El portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, tampoco tiene dudas respecto a Ginso, la asociación para la gestión de la integración social que dirige este centro de menores. Vázquez afirma que el trato que recibieron los dos jóvenes respeta “el reglamento estipulado en la legislación sobre menores”.

A pesar del posicionamiento a favor del centro de menores mostrado por Vázquez y Llera, más de 80.000 personas han firmado una petición para que se cese a la dirección del centro Tierra de Oria.

Muertes en centros de Ginso

Ginso también gestiona otros centros, entre ellos el de Santa Teresa de Calcuta, en la madrileña localidad de Brea de Tajo, donde en 2011 perdió la vida Ramón Barrios, de 18 años. Barrios fue condenado por hurto cuando era menor de edad a pagar 300 euros o pasar 12 fines de semana en este centro de menores. Barrios decidió ir al centro, pero murió de un supuesto paro cardíaco el tercer fin de semana que pasó en él. Cuando su familia observó el cadáver del joven, vislumbró bajo el maquillaje arañazos y moratones. Paralizaron el entierro y pidieron una segunda autopsia.

Miedo, huidas y suicidios

En agosto de 2012, se quitaba la vida Libardo T. en el centro de menores Juslibol de Zaragoza, institución pública de gestión privada. El Centro de Observación y Acogida de Pamplona, gestionado por la fundación Ilundáin, fue también escenario, en 2013, del suicidio de un joven de 15 años de origen búlgaro mientras estaba en régimen de aislamiento. Cuatro años antes, en marzo de 2009, Miguel, de 17 años, se quitaba la vida en un centro de la misma fundación tras cumplir una sanción de “separación de grupo”, o aislamiento, de una semana de duración por comportamiento rebelde.

En septiembre de 2013, Emanuel Gómez Patiño, de sólo 15 años, aparecía ahorcado en el centro de Albaidel, en Albacete. La muerte del joven tuvo lugar el mismo día que el abogado familiar iba a presentar una solicitud de traslado, ya que “el niño no estaba bien, quería salir de allí”. Este centro, dependiente de la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales de Castilla-La Mancha, cuenta con numerosas denuncias e incluso el Defensor del Pueblo autonómico pidió su cierre en 2009, cuando un interno resultó herido por parte de los vigilantes de seguridad.

Hace ahora tres años, en febrero de 2012, un joven de 16 años se quitaba la vida en el centro de menores de Monteledo, en Ourense. Internado pocos días antes por agredir a su madre, el joven había tenido una discusión con su pareja, por lo que se puso muy nervioso. Aunque se decretó que había sido un suicidio, la madre del joven acusó al centro, de titularidad y de gestión privada, a cargo de la Fundación Camiña Social, de negligencia. “En el tratamiento de menores conflictivos, la Xunta tiene una serie de protocolos de actuación, de manera que cuando un niño sufre una situación de nervios o conflicto, el protocolo indica que debe estar siempre acompañado de un cuidador”, señaló la familia, que denuncia que el adolescente no lo estaba cuando se suicidó.

O’Belén, en el punto de mira

Los centros de menores han sido investigados en numerosas ocasiones. En 2009, la Generalitat Valen­ciana anunció que investigaría el centro de Baix Vinalopó, en Elche, dependiente de la Conselle­ria de Bienestar Social, de donde se escaparon dos internos que habían denunciado haber sufrido castigos de aislamiento de hasta tres días. En este mismo centro, dos años antes, se encontró el cuerpo sin vida de un niño de 12 años, asfixiado con una cinta de persiana alrededor del cuello. El informe de la autopsia descartó que se tratara de suicidio u homicidio, y afirmó que la muerte había sido “accidental”. El entonces Defensor del Pueblo, el socialista Enrique Mú­gica, denunció más irregularidades en otros dos centros de menores de la comunidad, el de Baix Maestrat en Castellón y el de L’Omet en Elche, donde varios menores aseguraban que se les interrogaba totalmente desnudos e incluso que llegaban a suministrarles medicación antes de llevarles a las salas de aislamiento.

En 2009, Saray, de 14 años, se lanzaba de un coche en marcha para no tener que volver al centro terapéutico Juan Carlos I, en Azuqueca de Henares, y, meses antes, un adolescente en aislamiento se quitó la vida en su cuarto del centro de Picón del Jarama. Fue entonces cuando el Defensor del Pueblo publicó un informe muy contundente sobre esta situación, en el que se denunciaba, entre muchos otros casos, que en el centro Nuestra Señora de la Paz de Villaconejos (Cuenca) se encerraba a los niños en cuartos oscuros. Poco después, éste cerraba sus puertas.

Lo que tienen en común los centros Juan Carlos I, Picón del Ja­ra­ma y Nuestra Señora de la Paz es que todos estaban gestionados por la fundación O’Belén, denunciada por numerosas organizaciones de derechos humanos. Los centros de Baix Maestrat y Baix Vinalopó también estuvieron gestionados por la misma fundación.

La privatización de centros de menores ha empeorado la situación de un sector que ya se encontraba en serias dudas. La externalización de este servicio hace que su control sea más complejo, mientras se facilita el acceso a los cargos de responsabilidad a personas que no cuentan con la cualificación necesaria para tratar a estos menores. Al mismo tiempo, las comunidades autónomas pagan a las fundaciones que gestionan este tipo de centros entre 3.000 y 4.000 euros mensuales por cada menor que alojan.

Del desamparo al centro

A pesar de las denuncias, el Gobierno no ha sabido solventar los fallos de la legislación sobre tutela de menores. Con el anteproyecto de Ley de Protección del Menor presentado en abril de 2014, se podría llegar a ampliar el número de menores que ingresan en este tipo de centros, ya que las órdenes por desamparo contarían con menos tiempo para que las familias presenten recursos, según explicó a Diagonal Juan Ignacio Ruiz Huerta, exresponsable del Área Social y Trabajo del Defensor del Pueblo.

El último borrador del anteproyecto de ley presentado por el Partido Popular, que se espera que llegue al Consejo de Ministros en las próximas semanas para comenzar su tramitación parlamentaria, tiene también como novedades agilizar el acogimiento familiar de los menores incluso sin que el caso pase ante un juez o suspender las visitas de la familia biológica del menor si la Administración, no un juez, considera que son nocivas para el niño. Otra de las novedades del anteproyecto de ley supondrá que después de dos años de guarda voluntaria –niños que son entregados a la Administración durante un periodo de tiempo por la incapacidad para sus familias de hacerse cargo de ellos– los padres biológicos pierdan los derechos sobre el menor, que pasará a ser declarado en desamparo e incluido en programas de acogimiento y adopción.

El anteproyecto de ley regula también a nivel estatal el acogimiento de menores con problemas de comportamiento en residencias, un ámbito de actuación que hasta ahora está legislado a nivel regional. Sin embargo, aún no se ha hecho público de qué manera la nueva legislación marca los protocolos de actuación de los menores en este tipo de centros y cómo delimita los tipos de castigo a los niños.

Atados a la cama por brazos y piernas

REDACCIÓN

El pasado 8 de febrero, la plataforma centrosdemenores.es hizo público un vídeo, publicado por Diagonal, en que se veía a dos menores de edad atados boca abajo a la cama, mientras gritaban y lloraban. Alfonso Galiana, miembro de la plataforma, afirmó a este periódico que el vídeo fue grabado en el centro de menores Tierras de Oria “hace pocos días” por un trabajador del centro. El centro, bajo la titularidad de la Junta de Andalucía y la gestión de la asociación Ginso, ya fue expedientado por el Gobierno andaluz en 2012, después de que el Defensor del Pueblo presentara un informe en el que detallaba prácticas del centro que vulneran los derechos de los niños y niñas.

 

Normativa

Castigos físicos, según comunidades

Los protocolos de actuación de los centros de menores se rigen, hasta ahora, por normas autonómicas. En algunas comunidades, como Canarias, la legislación prohíbe explícitamente la aplicación de castigos corporales o que atenten contra la dignidad del menor, aun en casos de faltas muy graves, aunque sí contempla la separación del grupo durante un día e, incluso, una semana como castigo a los internos. Por su parte, la legislación andaluza sobre centros de menores, aunque prohíbe los castigos que supongan maltrato físico o humillación, para casos en los que considere que el menor está actuando con violencia sí permite la “restricción física”, es decir, la aplicación de medidas de control físico, como puede ser atar al menor a una cama, aunque señala que se llevarán a cabo “aplicando la mínima intensidad posible”. También incluye la separación del grupo, dejando al menor solo en su habitación, pero con un seguimiento por parte del equipo educativo del centro. La legislación señala que este tipo de castigos se decidirán por parte de la dirección del centro de menores y se aplicarán por el personal educativo. Por su parte, en el País Valencià, la normativa
rechaza los castigos corporales pero permite el aislamiento del menor con respecto al grupo por periodos de hasta tres días
por faltas de carácter grave. En Catalunya, donde se contaba en 2014 cerca de la cuarta parte de los menores tutelados por la Administración de todo el Estado, los castigos que se pueden emplear con los menores según la legislación no incluyen los corporales, y también se limita a tres días la separación del menor con respecto al grupo.

--------------

499,7

de cada 100.000 menores de edad estaban bajo tutela o medidas de protección de la Administración en 2011. En números totales: 41.236 niños y niñas.
 

2.601

de cada 100.000 menores de edad: es la tasa de menores bajo tutela administrativa en Melilla, la más alta. Le sigue Ceuta con una tasa de 2.375,4.
 

14.000

es el número de menores de edad internos en centros de menores en 2011. Ese año, el número de niños que ingresaron en este tipo de centros alcanzó los 8.405.
 

610

niños y niñas de cada 100.000 en Navarra están internos en centros de menores. La tasa media en 2011 fue de 170 menores internos de cada 100.000.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

5

  • |
    Dario
    |
    26/02/2015 - 1:31pm
    Hola, yo llevo trabajando mas de 10 años en Centros de Menores, y después de leer el artículo y algunos comentarios, me surgen un par de cuestiones. La primera es que en todas las profesiones hay mala praxis, y desde luego, quien maltrate y humille a los menores en los Centros, debería pagar por ello...dicho esto, me parece que este artículo es una prueba evidente de que en todas las profesiones hay mala praxis...hacía tiempo que no leía algo tan tendencioso y con tanto entrecomillado facilón, lo cual en mi humilde opinión no hace mas que restar credibilidad a un tema que me parece demasiado importante. Esto me lleva a la segunda cuestión, en muchas de las cosas que David Montejo ha comentado, estoy de acuerdo, es una lástima que las administraciones no profesionalicen el sector como es debido...la privatización no es excusa, los mecanismos de control se pueden articular igualmente si hay voluntad para ello. Mucho ánimo a los profesionales que acompañamos a estos menores en sus peores momentos y mi total desaprobación hacia el periodismo "rosa" que fija su objetivo en la gota de sangre para buscar reacciones incendiarias. Saludos a todos
  • |
    David Montejo
    |
    22/02/2015 - 8:15pm
    Soy director de un centro de menores en Catalunya. Me consta que los centros en Catalunya disponen de otras normativas y los atisbos de maltrato y vejaciones estàn muy controlados. de todos midos querría hacer una apreciaciòn. Socialmente los centros son culpables de todo, siempre bajo sospecha y en el punto de mira de fiscalia y periodistas. Sin embargo nadie dice la verdad. Y es que a menudo a los centros nos llegan los chicos y chicas más lastimados, humillados y con vidas más duras que podamos imaginar. El resultado es claro: violencia, drogas, desesperaciòn, fracaso escolar, autodestrucciòn y rebeldía. La sociedad espera que ante estos chicos y chicas desde los centros obremos el milagro de "arreglar" la situaciòn ennun par de años (si el niño entra con 16 por ejemplo). Nosotros actuamos con todi el cariño que podemos y con los escasos medios humanos de que disponemos nos dejamos diáriamente el alma en el trabajo, ennun trabajo que la siciedad no comprende ni quiere conocer.  Sin embargo nadie pregunta por la extrema negligencia que supone dejar que menores como estos lleguen a nuestros centros en este estado... Còmo es posible que no dispongamos de recursos en medio abierto, de apoyo a las familias, de educadores sociales en escuelas y Institutos, de recursos en salut mental infantil, de trabajo esucativo a domicilio, etc,?etc??  En mi centro cada dia acudo con la esperanza de poder acompañar chicos y chicas en situación crítica con todo el corazón, pensando en su presente, en su futuro y en su felicidad... Pero a veces me siento solo en la empresa, formando parte de un sistema de protección bienintencionado aunque soneramente fracasado en su primera linea, en los servicios sociales básicos y los escasos y penosos proyectos socieducativos de apoyo a la familia desde la prevención.... Y esto no es más que voluntad política.... Su en Catalunya estamos asi creo que en españa la cosa es mas jegra aún...
  • |
    tomeu giro
    |
    21/02/2015 - 11:07am
    Em genera bastant rebuig quan veig que la societat (els discursos, la política) sempre o gairebé sempre s&rsquo;ocupa de reproduir els rols socials tradicionals; també en el sentit que d&rsquo;algunes coses només es parla de les dones i es deixen de banda als nens o inclús als homes que poden ser víctimes de violències sexuals (o de xarxes de prostitució). Em sembla que es molt hipòcrita de part de la societat, que hi ha una doble moral al respecte molt preocupant, que sovint es consideren més indefenses i menys capacitades les dones que nens de 10 anys. Si la primera forma de maltractament es la invisibilització, la societat maltracta aquestes víctimes. A més, durant les etapes de creixement, sempre es volen imposar els discursos normatius que discriminen les víctimes en funció del gènere imposat al néixer: els discursos normatius, tradicionals i biològic-patriarcals (la majoria de discursos feministes en la seva estructura son molt tradicionals, encara que el contingut canviï respecte lo més tradicional-patriarcal). Si el que diu a Ca la dona es veritat, si &quot;girar la cara al patriarcat es fer-li el joc&quot;, aleshores, &quot;girar la cara a la pederàstia i a la prostitució infantil es fer-li el joc&quot; també. D&rsquo;altres diuen que no s&rsquo;ha d&rsquo;exagerar sobre aquest tema, ni emprendre caces de bruixes o dels perills de que es fomentin regressions reaccionaries, &iquest;però parlen de dones adultes o de nens de 10 anys? &iquest;La societat es tan tradicional o patriarcal que per seguir pensant que els nens o els homes no son o poden ser (encara que siguin una minoria) víctimes de violències sexuals ha de seguir deixant de banda a aquestes víctimes? &iquest;Imposant, per diferents agents, grups, o interessos males explicacions? &iquest;Estigmatitzar-los en base a uns discursos molt parcials (i sovint molt patriarcals)? Respecte algunes dones, &iquest;tant odien els homes que els es igual que els agredeixin, els explotin, morin en &quot;accidents de treball&quot;, per falta de sanitat o ingressos, els violin o els obliguin a prostituir-se? &iquest;Inclús quan son nens? &iquest;Segons elles, només les dones tenen drets o alguns drets? &iquest;En què perjudica a les dones tenir en compte aquests nens? &iquest;No se&#39;ls hauria d&#39;educar millor? &iquest;No deixar-los de costat? Millor del que jo he estat, és clar, fins els 18 o els 20, algunes vegades ho vaig passar molt malament. Després, bueno, jo també he fet algunes coses malament, però em sembla que menys que el que la societat (en especial uns grups socials, capitalistes i patriarcals) m&rsquo;ha imposat. També he fet coses bé. Al cap i a la fi, tot el treball de recuperar memòries obliades (i traumes), estructurar-ho i intentar fer anàlisi, o literatura o entreteniments varis; tot això ho he fet sol i moltes coses no hi ha altre remei. En part, perquè es posa de manifest que la societat ha deixat aquest temes de costat o els ha enfocat molt malament. En el meu cas no va ser tan greu, però desprès un creix i es generen preguntes i també contradiccions, poden aparèixer problemes (marginalitat, petita delinqüència), es donen o s&rsquo;imposen socialment males explicacions i algunes coses més (no os imagineu tampoc tanta cosa). Els homes, en aquest sentit, son lo pitjor de lo pitjor. No capten res. No entenen res. Son homes. Tampoc parlen de res o molt poc. No es el mateix els homes en funció de les seves creences, o si son &ldquo;homes en la norma&rdquo;, o si son segons quines variables &ldquo;homes fora la norma&rdquo; (en general els &ldquo;fora la norma&rdquo; em semblen més interesants, potser perquè estan més explotats o oprimits).&nbsp; Els homes no parlen de res (en especial els heterosexuals). Reprodueixen els discursos prefabricats. Jo he fet coses malament, però com ha mínim parlo, parlo massa, de fet. S&rsquo;ha de parlar i canviar el funcionament de la societat. &quot;<span style="color: rgb(0, 0, 0); font-family: Verdana, Arial; font-size: 13.4399995803833px; text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);">Well, I just got into town about an hour </span><span style="color: rgb(0, 0, 0); font-family: Verdana, Arial; font-size: 13.4399995803833px; text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);">ago</span><span style="color: rgb(0, 0, 0); font-family: Verdana, Arial; font-size: 13.4399995803833px; text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);">Took</span><span style="color: rgb(0, 0, 0); font-family: Verdana, Arial; font-size: 13.4399995803833px; text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);"> a look around, see which way the wind blow</span><br style="border: 0px none; margin: 0px; padding: 0px; font-size: 13.4399995803833px; font-family: Verdana, Arial; color: rgb(0, 0, 0); text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);" /><span style="color: rgb(0, 0, 0); font-family: Verdana, Arial; font-size: 13.4399995803833px; text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);">Where the little girls in their Hollywood bungalows</span><br style="border: 0px none; margin: 0px; padding: 0px; font-size: 13.4399995803833px; font-family: Verdana, Arial; color: rgb(0, 0, 0); text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);" /><br style="border: 0px none; margin: 0px; padding: 0px; font-size: 13.4399995803833px; font-family: Verdana, Arial; color: rgb(0, 0, 0); text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);" /><span style="color: rgb(0, 0, 0); font-family: Verdana, Arial; font-size: 13.4399995803833px; text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);">Are you a lucky little lady in the City of Light</span><br style="border: 0px none; margin: 0px; padding: 0px; font-size: 13.4399995803833px; font-family: Verdana, Arial; color: rgb(0, 0, 0); text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);" /><span style="color: rgb(0, 0, 0); font-family: Verdana, Arial; font-size: 13.4399995803833px; text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);">Or just another lost angel?</span><br style="border: 0px none; margin: 0px; padding: 0px; font-size: 13.4399995803833px; font-family: Verdana, Arial; color: rgb(0, 0, 0); text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);" /><span style="color: rgb(0, 0, 0); font-family: Verdana, Arial; font-size: 13.4399995803833px; text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);">City of Night, City of Night,</span><br style="border: 0px none; margin: 0px; padding: 0px; font-size: 13.4399995803833px; font-family: Verdana, Arial; color: rgb(0, 0, 0); text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);" /><span style="color: rgb(0, 0, 0); font-family: Verdana, Arial; font-size: 13.4399995803833px; text-align: center; background-color: rgb(204, 204, 221);">City of Night, City of Night, woo, c&#39;mon &quot;</span> &nbsp; https://www.youtube.com/watch?v=RbfG_-jFDhQ
  • |
    tomeu giro
    |
    21/02/2015 - 10:33am
    #niñosputa, #faunos, #sátiros, #hombresscum Maltratados, agredidos, violados, invisibilizados, prostituidos, difamados, criminalizados, marginalizados, golpeados, vilipendiados, asesinados, empujados al suicidio, expulsados de la educación y mucho más. Tanto por tradicionalistas, retrógrados o conservadores como por socialistas y feministas. Expect us &quot;Well you can bump and grind If it&#39;s good&nbsp;four your mind ​Well you can twist and shout Let it all&nbsp;hang out But you won&#39;t fool the children of the revolution But&nbsp;you&nbsp;won&#39;t&nbsp;fool&nbsp;the&nbsp;children&nbsp;of&nbsp;the&nbsp;revolution No no no ... No way!!!!!&quot; https://www.youtube.com/watch?v=ZNzCFcayT2M
  • |
    tomeu giro
    |
    21/02/2015 - 10:09am
    Me parecéis muy hipócritas, entre derechas e izquierdas, entre socialistas y feministas (y fascistas policiales punitivistas&nbsp;de las concepciones tradicionales biológico-patriarcales) habéis hecho unas desgracias mayúsculas durante los últimos años y durante las últimas décadas. Y todavía continuáis, y todavía sois cómplices de tantas opresiones y violencias injustas (y un gran número de suicidios) de niños, adolescentes y hombres &quot;problemáticos&quot; o &quot;fuera de la norma&quot;. Maltrato y más maltratos, malas explicaciones e imposición de más malas explicaciones, hipocresía y doble moral. Entre &quot;socialistas&quot; y &quot;feministas&quot; os habéis dedicado a maltratar, marginalizar, expulsar de la educación pública, punir y punir durante los últimos 10 o 20 años a esos chicos problemáticos, a esos &quot;grupos escojidos&quot;, dejándolos de lado, en especial a los de clases &quot;bajas&quot; o aquellos que por una razón u otra están &quot;fuera de la norma general&quot; (biológico-social-capitalista-patriarcal). De mientras a las mujeres y en especial a las &quot;feministas&quot; nunca les ha importado un carajo&nbsp;(&quot;cuanto peor esté cualquier adolescente u hombre, mejor, mejor si se suicida, son todos unos explotadores, iguales en poder, violentos, estúpidos, (no los expulsan de la educación pública, es que son imbéciles) hay que acabar con ellos&quot;). Han fomentado el maltrato, la criminalidad, la marginalidad y los suicidios (y contentas por se tan &quot;feministas&quot;). Los hombres que no son de esas &quot;clases bajas&quot; o de &quot;esos grupos escogidos&quot;, son unos grandísimos hipócritas al respecto, que señalan a esos otros como &quot;los problemáticos&quot;, como si fueran ellos los responsables de las relaciones capitalistas y patriarcales; se dedican a difarmarlos, a estigmatizarlos, a punirlos, a criminalizarlos y a marginalizarlos: a utilizarlos como chivos expiatorios. Ahora, podéis dedicaros a escribir estos grandes artículos. &iexcl;Hipócritas!! Shame on&nbsp;you.