Cárceles
"La pelota no se mancha": un mundial alternativo en Perú

Un torneo de fútbol en 67 cárceles peruanas pretende mejorar las condiciones de miles de presos.

, Lima (Perú)
01/07/14 · 16:38
El pabellón de Francia bate al combinado de Ecuador en el mundial del penal de Castro Castro. / Jérémy Joly

inforelacionada

Las camisetas están listas y la pelota también. En el penal de alta-seguridad Castro Castro de San Juan de Lurigancho, en Lima, lo que diga la FIFA importa poco. Desde el pasado 2 de junio, 3.000 presos de 67 cárceles peruanas participan en un “Mundialito” de fútbol. Y a pesar de que Perú no se haya calificado para el Mundial desde 1982, el fútbol es el deporte que cuenta con más aficionados en el país latinoamericano.

Solo basta ver las caras de los presos alrededor del “Mara-Cana”, como dicen los jugadores para referirse al terreno, para darse cuenta de que no es muy diferente de un partido en la calle. A pesar de la presencia de algunos guardianes, el torneo sabe a pachanguita entre amigos. Vestidos de los colores de sus equipos, representados por los diferentes pabellones de la cárcel, con sus tambores y cantando.

La razón por la cuál están aquí, eso, ya la conocen todos. Robo, narcotráfico, homicidios. Pero eso no importa. Durante el torneo son jugadores o hinchas de Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Francia, Ecuador, España, Portugal. Doce equipos emblemáticos del fútbol internacional fueron atribuidos a equipos del penal en un sorteo antes de la competición. Estos equipos fueron constituidos por los detenidos: los mejores jugadores fueron seleccionados.

Los jugadores juraron jugar limpio ante una réplica de la Copa del Mundo. "Sabemos que en los estadios, algunos hinchas son violentos. Pero eso debe cambiar. No queremos eso aquí", explica Pastor Jara, el entrenador del equipo que representa Francia en el torneo.

Reinserción desde la cancha

Esta competición forma parte de un programa de reinserción lanzado por la cárcel Castro-Castro de Lurigancho en 2010. “Vivir en la cárcel debe ser igual que vivir fuera. Pero sin ser libre”. Lo dice la administración penitenciaria. Ahora esta iniciativa está presente en 67 cárceles del país y promueve la reinserción de los presos a través del deporte. Una iniciativa única en toda América del sur y que culminará el próximo 12 de julio en una final entre los cuatro mejores equipos de cuatro cárceles peruanas.

Pero no solo el deporte forma parte de este política social. Talleres, biblioteca, arte, panadería fueron desarrollados por Yolanda Cárdenas Mendoza, la directora de la cárcel. Apodada “Margaret Thatcher”, por la disciplina que impuso, esta mujer ha logrado mejorar la vida cotidiana gracias a estas numerosas actividades, dicen algunos presos. Una tarea improbable en una cárcel que cuenta con 3.247 presos para 1.500 plazas.

Entre los muros que forman la cancha y que recuerdan que los límites del terreno son también los de la cárcel, una cartelera ondea. “Yo me equivoqué y pagué. La pelota no se mancha”. Lo dijo Maradona. Palabras que, aquí, suenan como un verdadero lema.

Tags relacionados: Lima Perú Cárceles
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto