INMIGRACIÓN: PERMANECEN EN UN ALMACÉN DE PESCADO DE UN PUERTO MAURITANO
23 pasajeros del Marine 1 continúan retenidos en espera de su deportación

Han pasado más de dos
meses desde que los pasajeros
del Marine I fueran
desembarcados en el
puerto mauritano de Nuadibú.
Pese al tiempo transcurrido,
aún permanecen
retenidos y confinados 23
de los 369 inmigrantes.

12/04/07 · 0:15
Edición impresa
JPG - 16.1 KB
MARINE 1, A LA DERIVA. La actuación del Gobierno en el caso del Marine 1 fue duramente criticada por numerosas ONG./ Cruz Roja

A mediados de febrero, nada más
tocar tierra los pasajeros, la diplomacia
hispana inició contactos con
diferentes gobiernos para su repatriación
a terceros países (ver DIAGONAL
nº 50). Casi inmediatamente,
35 pasajeros -22 birmanos, 10 de
Sri Lanka y tres afganos- fueron deportados
a un CIE en Gran Canaria
después de la mediación, no exenta
de dificultades, de ACNUR.

Finalmente, sin que el Gobierno español
admitiera a trámite sus solicitudes
como refugiados políticos, el
26 de marzo han sido deportados
desde Canarias nueve de los diez
ciudadanos de Sri Lanka.
Del resto de los más de 300 inmigrantes
retenidos en Mauritania,
los 35 de origen africano -24 de
Guinea Conakry, nueve de Sierra
Leona y dos de Liberia- fueron trasladados
pocos días después de su
desembarco, bajo custodia policial,
en un rocambolesco periplo, a Guinea
Conakry, país inmerso en un
grave conflicto interno. El resto de
los pasajeros -la mayor parte- permaneció,
según denuncia Rafael
Lara, de la Asociación Pro DD HH
de Andalucía, “privados de libertad
en condiciones infrahumanas y degradantes,
hacinados en el almacén
de pescado en el que fueron encerrados
tras ser desembarcados,
en el que se les obliga a permanecer
sentados y/o tumbados, alimentados
con frecuencia a base de bocadillos”.
La Media Luna Roja denunció
que los aseos del hangar
“están atascados, el techo está agujereado
y hay un olor insoportable
que se propaga por todo el lugar”.

A lo largo de estos meses, en un
lento goteo, las autoridades españolas
han logrado ir deportando a
la mayor parte de los pasajeros del
Marine 1 -139 pakistaníes y 137 indios-
a sus respectivos países de
origen. Pero todavía quedan 23 personas
retenidas en Nuadibú.
Por otro lado, y en protesta por
estos hechos, Jesús Hidalgo, giennense,
y fundador del Colectivo
Queda la Palabra centrado en la
reivindicación y defensa de los DD
HH, protagoniza desde el 14 de
marzo una huelga de hambre ante
el Congreso de los Diputados. No
es la primera vez que Hidalgo se
embarca en una protesta solidaria
similar ya que tiene a sus espaldas
otras dos huelgas de denuncia de
abusos. La retención ilegal en
Mauritania y las deportaciones arbitrarias
de los inmigrantes del Marine
I por parte de las autoridades
españolas son denunciadas por
Hidalgo como el “pequeño Guantánamo
español”. Éste es el punto de
partida de una protesta iniciada, según
sus propias palabras, “tras
comprobar la pasividad de las ONG
y la indiferencia de los partidos políticos
españoles”, que le fuerzan a
“la única acción posible”. Hidalgo
reclama, invocando la Declaración
Universal de los DD HH, que se les
permita ejercer su derecho a la libre
circulación y que les sea respetado
el derecho a la integridad física
y psíquica, “frente a la tortura a
la que están sometiendo a estos trabajadores”.
Para Hidalgo, “esta situación
no es más que la punta del
iceberg: hace tiempo que venimos
diciendo que este caso no sería ni
el primero ni el último”.

Y como para darle la razón, el 23
de marzo un nuevo barco, esta vez
con 300 inmigrantes asiáticos a bordo,
fue interceptado a 80 millas de
la costa de Dakar (Senegal). La nave,
bautizada como Happy Day, y
de bandera norcoreana, fue interceptada,
a instancias de la policía
española, por la patrullera italiana
Dattilo, que forma parte del dispositivo
de vigilancia desplegado en la
zona por la Agencia Europea para
la Gestión de la Cooperación Operativa
en las Fronteras Exteriores
(FRONTEX). El Ministerio de
Asuntos Exteriores español, tras intentar
en vano que tres países africanos
(Senegal, Mauritania y
Guinea Conakry) aceptaran el desembarco
de estos nuevos tripulantes,
ha iniciado gestiones diplomáticas
con el gobierno de Corea del
Norte, que han resultado infructuosas.

La caótica situación ha dado un
vuelco al retirar el FRONTEX la vigilancia
de la patrullera italiana sobre
el Happy Day. Al cierre de esta
edición se desconocía el destino final
de la embarcación y la situación
de sus pasajeros. El Gobierno español
teme que el barco, ya sin impedimentos,
tome de nuevo rumbo hacia
Canarias. Para la Comisión
Española de Apoyo al Refugiado
(CEAR) “estas actuaciones responden
a una política de externalización
que implica que el control de
las migraciones ya no se realice en
las fronteras europeas, sino en fronteras
de países terceros”.


Europa también intercepta cruceros

86 ciudadanos bolivianos,
que viajaban en un crucero
transatlántico, fueron deportados
por las autoridades
italianas el 30 de marzo.
Tras haber impedido el
Gobierno español el desembarco
de estos pasajeros
en los puertos de Canarias
y Valencia -la policía
no les dejó bajar del barco
en estas escalas-, el crucero
se dirigió a su destino
final, Génova, donde fue
nuevamente retenido. En
ambos casos las autoridades
portuarias alegaban
que los pasajeros carecían
de documentación en regla
y que no cumplían los
requisitos exigidos a los
turistas latinoamericanos
en Europa (billete de vuelta
y acreditación de recursos
económicos suficientes que
justifiquen el viaje). Se trata
de la primera vez que el
‘exceso de celo’ de la policía
de fronteras europea
lleva a investigar no sólo la
nacionalidad, sino la situación
económica y los planes
de viaje de los pasajeros
de este tipo de embarcaciones.

La salida de inmigrantes
bolivianos se ha
disparado (2.400 diarios
durante el mes de febrero)
desde que en 2006 se hizo
pública la intención de la
UE de exigir el visado a los
ciudadanos de esta nacionalidad.
La nueva exigencia
ha entrado en vigor el 1 de
abril. El actual Presidente
de Bolivia, Evo Morales, ha
criticado esta decisión y ha
pedido “tolerancia”.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto