Dos personas heridas graves tras las cargas policiales del 22 de marzo
“Las balas de goma te pueden destrozar la vida”

Hablamos con Iñaki, el manifestante que perdió la visión de un ojo en las cargas del 22M, y con Carles Guillot, promotor de Stop Bales de Goma.

, Redacción
11/04/14 · 8:00
Edición impresa

Nueve muertos desde el final de la dictadura. Treinta personas que han perdido un ojo desde 1990, a las que hay que sumar una más tras las Marchas de la Dignidad del pasado 22 de marzo. Estos son los datos registrados en el Estado español por el uso de las balas de goma por parte de la Policía.

Iñaki, un joven estudiante de Relaciones Internacionales y militante del Colectivo Jóvenes Comunistas (CJC), acudió al 22M. Cuando aún no había terminado el acto con el que concluía la movilización, la Policía cargó contra los manifestantes en la Plaza de Colón. Iñaki recibió el impacto de una bala de goma en su rostro que le provocó una “fractura de suelo de órbita y de pared medial orbitaria”, según explica el parte médico de la Fundación Jiménez Díaz, en donde fue atendido de urgencia. En una segunda revisión se confirmó la pérdida irreversible del 90% de la visión de su ojo derecho. Iñaki comenta a DIAGONAL que la manifestación fue “un espacio de acumulación de fuerzas, un momento de concienciación para todos los trabajadores del Estado. El problema es cómo se trata la información, es decir, el hecho de que se den unos disturbios es aprovechado para justificar la brutal intervención policial y decir que no se intenta otra cosa que generar disturbios”, afirma.

Según los protocolos policiales, recogidos en el informe de 2013 de la asociación Stop Bales de Goma, la Policía debe seguir varios pasos para proceder a la dispersión de las masas: “Se debe avisar por megafonía de que se procederá a esta acción, después de haber agotado todas las demás vías, la verbal, y mostrar el arma como elemento disuasorio y las salvas, disparos sin proyectil que sólo hacen ruido”. El protocolo ordena también que hay que “mantener una distancia mínima de 50 metros”, explica el informe, en el que se añade que “el impacto siempre debe ser indirecto” y “el rebote debe ser calculado de manera que impacte en las extremidades inferiores del sujeto, a fin de no causarle una lesión grave”.

Carles Guillot, uno de los promotores de Stop Bales de Goma, dice a DIAGONAL que, “en este país, la sociedad tiene muy asumido el uso de las balas de goma por parte de la Policía”. Guillot también perdió la visión de un ojo. En su caso, fue durante el desalojo de una casa okupada en Barcelona, en el barrio de Gracia, en 2001. “Mi situación fue distinta a la de Iñaki. No había ninguna iniciativa moviendo estas cosas. Los heridos aparecían en las crónicas como parte de la violencia más que como efecto de violencia policial. Ahora creo que la situación ha cambiado, existe una conflictividad social que cuestiona la represión por parte del Estado”.

Dos años de la muerte de Iñigo Cabacas

El 9 de abril se cumplieron dos años de la muerte de Iñigo Cabacas, seguidor del Athletic de Bilbao que falleció cuatro días después de recibir el impacto de una bala de goma en la cabeza en el casco viejo de Bilbao. El pasado 5 de abril se realizó una ofrenda floral y una manifestación contra la impunidad.

Respecto a los próximos pasos a seguir, Iñaki afirma que van estar presentes en todos los frentes, presentando una denuncia pero también haciendo campaña política contra la represión. “Lo que me interesa es que, a raíz de mi caso o el de Gabriel [que perdió un testículo por el impacto de una bala de goma en las cargas policiales del 22 de marzo], con el que estamos intentando contactar para poner una denuncia conjunta, se consiga prohibir el uso de las balas de goma. Que me den una indemnización no me sirve de nada, lo que no quiero es que más familias tengan que pasar por esto”, explica Iñaki y añade que “las escopetas de balas de goma son armas que te destrozan la vida, la Policía no es consciente de que cada vez que dispara esta munición puede hacer un daño increíble”.

Por su parte, Carles comenta cómo venir de un ámbito político hace que “de alguna forma seas consciente de que algo así te puede pasar. Yo había asumido ese riesgo, y quizás sea una manera medio romántica de interiorizar una desgracia como es perder un ojo. Creo que es la gran diferencia con otros compañeros que no provienen de un ámbito político. En ese sentido, el golpe que reciben es mucho más fuerte”, explica.

Internacionalización

El 1 de abril, Esperanza Aguirre se quejaba de la visita de miembros de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa con estas palabras: “¿Quiénes se creen que son esos señores para venir a España a vigilar a nuestra Policía como si esto fuese una república bananera o una satrapía comunista?”. Miembros de esta institución llegaron a Madrid el 22 de marzo para realizar un informe sobre las actuación policial en la manifestación de las Marchas de la Dignidad, que será publicado a finales de año. Para Guillot, que la denuncia de la brutalidad policial traspase las fronteras es clave: “La demanda que hemos interpuesto en el Tribunal de De­rechos Humanos de Estrasburgo no entra en la cuestión del uso de las balas de goma ya que es algo que es regulado por cada Estado. Estamos a la espera de que el Tribunal conteste si acepta o no la demanda, en caso de aceptarla se abriría un juicio contra el Estado. Lo positivo de todo esto, más allá de cómo acabe la demanda, es la internacionalización del asunto”.

 

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • Si no defendéis un estado capitalista vuelvo con el imperio Chino en Venezuela, es decir, capitalismo de estado. Lo extraño es que en el 2013 España vendió material antidisturbios a Venezuela. Sobre balas de goma, pues no veo como jutificalar. Para disolver una manifestación violenta, es difícil hacerlo con un discurso y alguna medida disuasoria hay que emplear. Lo del fuego real y demás, lamentable.
  • |
    Juan2011
    |
    29/04/2014 - 6:19pm
    Aitor, de verdad que eso es todo lo que entendiste del texto? un último recuadro pequeño que explica que hubo unas muertes innegables? Estas en contra de las balas de goma pero defiendes fuego real? La verdad, tienes menos criterio que un político. Aquí no se debaten  las politicas, sino los hechos. Jamás defendere un estado capitalista, pero tampoco un falso comunismo que no deja ni manifestarse, no todo es blanco o negro chico, una muerte no entiende de ideologías
  • |
    Aitor
    |
    11/04/2014 - 2:03pm
    ¿Y tenéis que poner necesariamente el ejemplo de Venezuela después de Reino Unido, Francia, USA e Israel, los 4 paises mas imperialistas y genocidas del mundo actual? ¿es que de los cerca de 200 países que hay en el mundo teníais que poner necesariamente Venezuela después de los otros cuatro? Parece que ahora Diagonal se ha unido al carro de la falsa "neutralidad" y "objetividad" y quiere dar una de cal y otra de arena equiparando a los gobiernos imperialistas con los de los paises que luchan por su liberacion. La "huelga del sector petrolífero" fue en realidad un paro patronal que incluyó todo tipo de sabotages y chantajes contra l@s trabajador@s. Sin embargo yo también estoy en contra de que Venezuela utilice bolas de goma contra los guarimberos y manifestantes violentos, ojalá hubiera usado FUEGO REAL contra estos fascistas y ahora no estarían creando el caos e intentando destruir la labor del gobierno bolivariano. Supongo que este mensaje no será publicado, pero espero que al menos el censor lo lea y le haga reflexionar un poco. Un saludo.