El recluso José Antúnez participó en las luchas carcelarias de los 70
Huelga de hambre en la prisión de Can Brians

Un preso lleva desde el 14 de enero en huelga de hambre para reclamar que revisen su condena, de 19 años de prisión.

, Madrid
12/02/14 · 8:00
Edición impresa

El preso José Antúnez Becerra se mantiene en huelga de hambre indefinida desde el pasado día 14 de enero con la intención de que su condena a 19 años sea revisada. Dictada en 2008 a raíz del motín del centro penitenciario de Quatre Camins en 2004, durante el cual resultó herido el subdirector del penal, Manuel Tallón, Antúnez considera que ésta supone una cadena perpetua encubierta de hasta 30 años acumulados de reclusión.

Con esta huelga de hambre, José Antúnez reivindica otros derechos, como el de obtener permisos y proyectos de futuro, ya que cumple los requisitos para hacer talleres o cursos. Según han informado familiares y grupos de apoyo del preso, José Antúnez Becerra ha perdido ya más de doce kilos y tiene el azúcar y la tensión muy bajas. Aún así, “se encuentra con ánimos y fuerza para seguir su lucha, ya que lo único que le queda para hacerse escuchar es su vida”.

“Antes de que me mate lentamente la administración penitenciaria, lucharé por la injusticia que han cometido tanto el tribunal que me sentenció, como la administración penitenciaria”, concluye su comunicado, hecho público el pasado 20 de enero, en el que el preso afirma que su la situación que vive es una venganza por su participación, durante la Transición, en la Coordinadora de Presos Españoles en Lucha (Copel). “La base para condenarme ha sido mi historial”, concluye el comunicado.

Fundada en la madrileña prisión de Carabanchel en 1976, la Copel tenía como objetivos conseguir la amnistía o el indulto general, así como cambiar las normas de vida en el interior de las cárceles, aprovechando el cambio de régimen que se estaba produciendo en el exterior de las prisiones. Cuando Instituciones Penitenciarias se dio cuenta de que se había creado esta organización, decidió aislar a sus miembros, lo cual supuso una mayor cohesión y organización del grupo. Tras un año de existencia, el 18 de julio de 1977, en una clara referencia al golpe de Estado de 1936, ocho personas subieron al tejado de la cárcel dando inicio a uno de los mayores motines de la historia del Estado español.

Tags relacionados: Copel Número 216 Cárceles
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto