Miles de personas tomaron de nuevo las calles
Masiva protesta en Valladolid contra la represión policial

Miles de personas se manifestaron ayer por la tarde en Valladolid contra la brutal carga policial del domingo pasado que dejó a varias personas heridas, una de ellas de gravedad. Esta es la segunda protesta contra los hechos del domingo durante la convención del PP en la ciudad vallisoletana.

, Valladolid
08/02/14 · 12:22
Manifestación en Valladolid el viernes 7 de febrero contra la repesión polcial. (Imagen cedida por ÚltimoCero) / Sergio de la Torre

Varios miles de personas se manifestaron ayer viernes en Valladolid para rechazar, de nuevo, la carga policial del pasado domingo contra un grupo de personas concentradas cerca del restaurante en el que comían cargos del PP. Ese día se celebraba en Valladolid la convención nacional del partido en el Gobierno y fueron varias las manifestaciones que reprocharon al Gobierno su política de recortes sociales y privatizaciones.

La manifestación de ayer por la tarde fue convocada por la recientemente constituida Asamblea de apoyo a las personas heridas y detenidas, en relación a los hechos del fin de semana pasado.

Aún en el hospital

Pese a lo pacífico de la protesta del domingo 2 de febrero en las inmediaciones del restaurante La Parrilla de San Lorenzo, en el centro de Valladolid donde almorzaban los dirigentes del PP, la brutal carga policial se saldó con tres personas detenidas y varias heridas, algunas de ellas de gravedad. Una mujer, de unos 60 años, miembro de la asociación Stop Desahucios resultó herida de gravedad por los golpes de los antidisturbios que le provocaron un derrame cerebral y un ictus que la mantienen aún ingresada en el hospital.

La violencia policial del domingo en Valladolid provocó una primera manifestación, el lunes pasado. La manifestación de ayer, sin comunicación administrativa previa, pedía la libertad para todos los detenidos, la dimisión inmediata del delegado y el subdelegado del Gobierno y la identificación de los policías agresores y su destitución de su cargo.

La marcha comenzó en la plaza Fuente Dorada encabezada por una pancarta que decía: “Paremos la criminalización de la protesta social” y que portaban las personas que resultaron heridas y detenidas, ya en libertad, el domingo pasado. La protesta discurrió por varias calles hasta llegar a la jefatura de Policía de la ciudad, en la calle Felipe II.

Gritos contra el PP

Aunque el acceso a las inmediaciones de la jefatura estaba cortado, finalmente se permitió continuar por dicha calle y, justo en la puerta los manifestantes, se detuvieron y gritaron consignas como “ser policía, vergüenza me daría”, “la policía tortura y asesina”, “asesinos a sueldo” o “no sois funcionarios, sois mercenarios”, etc.

Tras esta parada, la marcha llegó hasta la sede del PP, (calle Alcalleres) donde también se gritaron consignas como: “Rajoy y Cospedal, a Soto del Real”, “la lucha es el camino”, “Partido Popular, partido criminal”.

Finalmente, los manifestantes volvieron al punto de partida, a la plaza Fuente Dorada, donde las personas que habían sido heridas en la carga del pasado domingo, leyeron un comunicado en el que criticaron la corrupción del Gobierno y la represión policial con la que se respondió a los ciudadanos y ciudadanas de Valladolid que protestaron la semana pasada.

El comunicado también pedía la retirada de los cargos para a los detenidos detenidas y la dimisión del Subdelegado del Gobierno en Valladolid, José Antonio Martínez Bermejo y que se depuren responsabilidades penales. Tras la lectura del comunicado se escucharon gritos de “no estamos todos, falta Encarna”, en referencia a la mujer herida que se encuentra hospitalizada en estado grave.
 

Tags relacionados: Valladolid
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Gon
    |
    08/02/2014 - 10:31pm
    Gracias a Diagonal por hacerse eco de la manifestación, opuesto al silencio de medios locales y regionales preocupados en que no se descubra el pastel de sus jefes derechones. Seguimos en la lucha.