MEDIOS // EL FINAL DE LA II GUERRA DEL FÚTBOL
La quebradiza entente de Prisa y Mediapro

Las últimas decisiones gubernamentales y las deudas económicas de ambos grupos mediáticos han llevado a la unión de Cuatro y La Sexta, televisiones afines al PSOE.

25/06/09 · 0:00
Edición impresa

“Nada cambiará en televisión hasta
que Belén Esteban se divorcie y yo
no me entere”. Así terminaba Andrés
Buenafuente su monólogo el 3 de junio
al anunciar lo que era un secreto
a voces: la fusión que van a emprender
las empresas de Cuatro (Prisa) y
La Sexta (Mediapro).

Con esta unión llega también el final
de la II Guerra del Fútbol. La temporada
2008-2009 se ha caracterizado
por la retransmisión en abierto de
un importante número de partidos
de fútbol y eso cambiará el año que
viene. Los sábados, los partidos se
podrán ver gratis; los domingos,
Canal+ ofrecerá otro para los abonados
a Digital+ y el resto de los partidos
en la modalidad de Pago Por
Visión (PPV) en la misma plataforma.
Desde otoño de 2007 las denuncias
y acusaciones cruzadas entre
Prisa y Mediapro han sido una constante
en la prensa deportiva, económica
y generalista.

Los nuevos cambios llegan gracias
al acuerdo entre Mediapro y
Prisa. La Sexta y Cuatro se benefician
de la ley que permite la fusión
de canales. La limitación del 27% de
share que imponía dicha ley ha dejado
la posibilidad de otras fusiones
en vía muerta, como la de Antena 3
y Tele 5. La decisión –según la vicepresidenta
María Teresa Fernández
de la Vega, tomada para favorecer
el “pluralismo informativo”– ha llevado
a estos medios afines al PSOE,
enfrentados desde la llegada de ZP
a La Moncloa, a buscar una solución
a sus respectivas crisis financieras.
Prisa ha debido aplazar su deuda
varias veces
en los últimos meses
mientras veía cómo su cotización
en bolsa descendía en picado a la
espera de la venta de Digital+.

Mediapro por su parte también ha
tenido que renegociar la suya y en
marzo del año que viene tendrá que
afrontar el pago de unos 2.000 millones
por la apuesta de adquisición
de derechos de retransmisión del
fútbol y otros deportes.

Con la ‘paz del fútbol’ se ha alcanzado
una calma relativa gracias a que
Digital+ recupera el fútbol y revaloriza
así la plataforma, de manera que
se allana el camino de su venta.
Cuatro y La Sexta empezaron a
emitir tras ser Zapatero nombrado
presidente. La Ley de medidas urgentes
para el impulso de la televisión
terrestre, la liberalización de la
televisión por cable y el fomento del
pluralismo aprobada en 2005 abrió
la veda de un camino de reformas del
sector audiovisual con el horizonte
en la TDT. A Cuatro se le dejó emitir
en la frecuencia de Canal+ en una
especie de ley ad hoc que permitía
que esa extraña licencia (también ad
hoc) concedida por el Gobierno de
González a Prisa para la televisión
de pago pasara a emitir en abierto
las 24 horas. Y Zapatero daba luz
verde a La Sexta, que debía contrarrestar
informativamente los palos
que le llegarían desde Prisa.
En el plano político, Zapatero se
vio sometido a fuertes críticas desde
que en el año 2000 llegara a la
presidencia del PSOE. Un sector joven
se hacía con las riendas del partido
tras los años de la bicefalia.
Zapatero nunca se sintió seguro
con un grupo de comunicación afín
a la ‘vieja guardia’ felipista y que
había apoyado abiertamente a José
Bono en las elecciones internas. La
sorpresa de la victoria electoral en
2004 tuvo como consecuencia la rápida
configuración del proyecto televisivo
de Mediapro.

Suma de publicidades

Pero van a cambiar más cosas en la
televisión a cuenta del nivel de entrampamiento
de Prisa y Mediapro.
Si la citada ley que permite las fusiones
ha sido una norma a medida de
las dos cadenas, la ley que establece
la desaparición de la publicidad de
TVE hace pensar que serán ellas y
no otras las que más se beneficien a
corto plazo del traspaso de anunciantes.
En una charla celebrada en
la Universidad Rey Juan Carlos de
Madrid con el título Convergencia y
legislación audiovisual en el Estado
español y el representante de la Comisión
del Mercado de las Telecomunicaciones,
Ángel García Castillejo,
recordaba que las sanciones
impuestas a Antena 3 y Tele 5 limitan
su capacidad para absorber la
publicidad procedente de TVE. Ya
tienen una parrilla muy saturada de
publicidad y ambas están sancionadas
por saltarse los límites de contratación
de publicidad permitidos
por la legislación comunitaria. La
Sexta y Cuatro, en cambio, no tienen
unas parrillas tan saturadas de avisos
y no tienen ninguna limitación
para poder meter más publicidad.

Otros artículos relacionados en este número
_ [¿Qué pasará con el papel?->8322]
_ Por Pascual Serrano
_ [Nuevos pasos en el plan de adelgazamiento de TVE->8323]
_ Por Adrián Campos / Barcelona

Tags relacionados: Mediapro PRISA
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto