Y siguen pidiendo empleo
Texto de Alfredo Castro, miembro de la Plataforma Contra la Exclusión social de Barakaldo Berri-Otxoak
 
13/06/06 · 19:07
Edición impresa
Texto de Alfredo Castro, miembro de la Plataforma Contra la Exclusión social de Barakaldo Berri-Otxoak
 
La demanda de empleo seha convertido en la grantrampa aquí, allí y en todaEuropa, el mundo sindicalen general parece no darsecuenta, y ésta sigue siendo una delas principales reivindicacionessindicales y así nos va... Hoy endía con la excusa del empleo secometen todo tipo de tropelíascontra el medio ambiente, los ciudadanos,los receptores de algúntipo de ayudas, contra las mujeresy los jóvenes..., y sin olvidarque es la excusa perfecta para elEstado, el empresariado y lasgrandes corporaciones sindicales(UGT Y CC OO) para poder especularcon los derechos de los trabajadoresy desempleados. Ya tienencalentita la quinta reforma laboral,que volverá a ser un durogolpe para nuestros derechos sociales,tengamos un empleo o no.

 

No es nada bueno para los
ciudadanos en general que toda
reivindicación obrera gire en
torno al empleo, porque hay que
tener claro que el paro es una
variable más dentro de la estructura
económica, es parte del sistema
capitalista actual y el número
de parados variará según
las necesidades de la patronal.
Mientras tanto los beneficios
empresariales crecen, baja el poder
adquisitivo de los trabajadores,
se introduce la doble escala
salarial, trabajadores que no
conocen la jornada de 40 horas,
mujeres explotadas, jóvenes carne
de precariedad, recortes de
las ayudas sociales, aumento
anual de obreros muertos en el
tajo, etc.

También sabemos que la situación
actual es complicada,
las grandes empresas de comunicación
están al servicio del
capital más que nunca, el Estado
va perdiendo poco a poco el
papel de mediador entre trabajadores
y empresarios (cuando
no se decanta descaradamente
por la patronal), el derecho a la
huelga se recorta y el derecho a
manifestarse se restringe... Por
eso tendríamos que empezar a
reflexionar sobre qué herramientas
estamos utilizando
para cambiar esta situación o
para que al menos podamos
frenar esta ola de neoliberalismo
que nos puede devolver al
siglo XIX.

El organizarse y movilizarse
dentro de las fábricas es imprescindible
pero no hay que olvidar
lo que hay fuera de ellas. Los sindicatos
tienen que ser más permeables
a las reivindicaciones de
aquellos ciudadanos que se encuentran
en situaciones de desempleo
o de pobreza, por que la
unión de todos los afectados por
esta política económica es la que
puede hacer posible algún tipo de
movimiento de mayor calado
social. El revindicar mejoras en el
empleo junto a demandas de ayudas
sociales, viviendas... es totalmente
positivo y coherente para
la salud de la lucha obrera y
social, porque no hay que olvidar
que poder contar con una red
social amplia y con una renta
básica incondicional, por ejemplo,
sería de gran apoyo para los
planteamientos obreros en un
conflicto laboral.

Pero hay motivos para la esperanza,
se ven actitudes y maneras
que apuntan a un cambio de
estrategia de algunos sindicatos
frente a los problemas obreros y
sociales. Una mayor profundización
en esa dirección sería ideal
para un mayor entendimiento
entre los movimientos sociales y
los sindicatos, que servirían para
poder dar respuestas más contundentes
a los desmanes de la
patronal, Gobierno y las grandes
corporaciones sindicales.

Tags relacionados: JOSE BG País Vasco
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto