A todo gas

Los enfrentamientos entre las grandes
potencias por asegurarse el
control y el suministro de recursos
energéticos coloca a Asia Central y
parte de las repúblicas ex soviéticas
como escenario de la pugna por las
hegemonías regionales y mundiales.
Uno de sus últimos episodios
ha sido la reciente ‘guerra del gas’.
Tras las luchas fratricidas están las
tensiones sociales fruto del injusto
reparto de las riquezas.

15/03/06 · 20:39
Edición impresa

Los enfrentamientos entre las grandes
potencias por asegurarse el
control y el suministro de recursos
energéticos coloca a Asia Central y
parte de las repúblicas ex soviéticas
como escenario de la pugna por las
hegemonías regionales y mundiales.
Uno de sus últimos episodios
ha sido la reciente ‘guerra del gas’.
Tras las luchas fratricidas están las
tensiones sociales fruto del injusto
reparto de las riquezas.

Lucha social que adquiere toda
su crudeza en zonas concretas, como
pueden ser las fronteras entre
los países ricos y los más desfavorecidos.
En la frontera española con
Marruecos, ahora que los focos mediáticos
apuntan a otras direcciones,
se vuelven a construir campos
de concentración, perdón, de internamiento,
en pleno proceso de militarización
extrema de la zona. El
trato inhumano al migrante es una
práctica común, como demuestra
el caso australiano, pintado de los
mismos tonos trágicos y fruto de la
misma lógica. Estas tensiones sociales
tienen sus reflejos políticos:
como todos los años, el Foro de
Davos va a reunir a los representantes
de los poderes que dirigen el
mundo. Por otro lado, desde la izquierda
se pone en marcha un nuevo
Foro Social Mundial (FSM). En
esta ocasión, el foro tendrá dos sedes
en dos continentes: la primera
será Caracas. Como suele ser habitual,
habrá también un foro alternativo
surgido de las acusaciones de
moderación y ‘politiquería’ al FSM.

La cuesta de enero

Las tensiones internacionales no
deben hacernos olvidar lo más cercano:
la cuesta de enero, este año,
parece ser especialmente dura, gracias
a ‘regalos’ como la subida de
las hipotecas, con indudables repercusiones
en la capacidad adquisitiva,
sobre todo de los sectores populares.
Datos como éste, u otros, como
la desaceleración en la escalada
de los precios de la vivienda, pueden
ser indicativos del fin de un ciclo
de expansión económica. Si es
así, ¿vuelve la crisis?

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto