Propuestas contra los grupos nazis y fascistas

El incendio el 29 de noviembre de la Asociación de
Cultura Popular Estrella Roja, el apaleamiento de
un mendigo el 24 de diciembre en Coslada, y de
varios jóvenes en Madrid el 29 de diciembre, son
ejemplos de la actividad de la extrema derecha
española. Actividad valorada, desde espacios de la
izquierda, como en continuo incremento, tanto por
su cantidad como por su gravedad. Aportamos
reflexiones sobre cómo afrontar esta situación.

, Poeta, politoxicómano y miembro de la Asamblea Antifascista de Zaragoza
01/02/07 · 0:00
JPG - 33.4 KB
 
/Isa

Qué está pasando? Leemos
en los correos electrónicos
y en algunos medios
alternativos cantidad de
ataques a personas y locales
por parte de grupos organizados
de neonazis. Pero no lo leemos
en los medios de comunicación generalistas.
Esto significa que a la
gran mayoría de lo que algunos llamamos
el pueblo de izquierdas -la
gente que simpatiza con las ideas socialistas,
anarquistas, comunistas...-
no le llega casi nada de estas movidas.
Cada vez que desde los colectivos
y coordinadoras antifascistas
pasamos informes de lo que está
pasando en otras ciudades la gente
se queda sorprendida.

Cuando hablamos de grupos organizados
de neonazis nos referimos
a muy diferentes grados de organización,
formación política, preparación
de acciones, recogida de
información sobre objetivos, armas,
preparación para cuando son detenidos,
contactos con la policía, empresarios...
De momento todos coinciden
en no reivindicar sus acciones.

Y éste es un dato importante,
ayuda a la caracterización por parte
de las autoridades y medios
generalistas como peleas de fin de
semana, violencia apolítica...

Los atacados, la sociedad

Otro dato a tener en cuenta es la diferente
vivencia del problema y respuesta
de los agredidos por grupos
neonazis. Desde luego la respuesta
es diferente por parte de personas
sin organizar o sin apoyos sociales
(mendigos, muchos inmigrantes, incluso
gente atacada por su estética).
Muchas de estas agresiones no se
denuncian en el juzgado. Y en los
pocos casos que sí se denuncian, y
hay neonazis detenidos, se llevan sin
denuncia pública. Hay que tratar de
entrar en contacto con esos agredidos
y desde luego tener en cuenta su
visión a la hora de expresar la solidaridad
y la denuncia.

Incluso cuando los atacados están
organizados varía mucho su respuesta
según sea su opinión del
mundo político y social. Desgraciadamente
hay muchas dificultades
para plantear campañas unitarias
y amplias por desconfianza hacia
otros grupos que podrían apoyar.
O incluso sectores militantes
que no le ven utilidad.

Hay que “denunciar lo evidente”
constantemente. Porque es evidente
para nosotros, la minoría militante
antifascista, pero no para la mayoría
social que podría apoyar. Hablo de
la posibilidad de que se produzca esa
movilización social que neutralice a
los grupos neonazis o fascistas. Sólo
trabajando -información, movilización,
organización, tejer redes y confianzas
entre sectores atacados...-
tenemos posibilidad de que eso ocurra.
Y más nos vale porque el Estado
neoliberal y su policía siempre permitirá
esa presión sobre la disidencia
social y/o política en su interés.

Incluso esto último hay que explicarlo.
Mucha gente que vota ‘izquierdas’
se asombran un poco de la actuación
a cámara lenta del PSOE en
este tema: “En el PP lo entiendo, pero
el PSOE, ¿por que no los detiene?”.

Un necesario frente amplio

Lo de Frente Amplio suena bien, pero
cuesta dios y ayuda crearlo. Y desde
luego no se consigue sólo mandando
una carta de convocatoria.

a) Hay que debatir con calma y
tiempo las visiones de cada sector o
colectivo sobre qué hacer en respuesta
a los ataques neonazis, qué
discurso, etc. Es difícil sacar algo en
común. El resultado no suele gustar
totalmente a nadie: a unos les parecera
muy suave y a otros muy radical...
pero así es lograr el consenso
del pueblo antifascista. Los que no
hemos abandonado el sueño de la
revolución tenemos igualmente esa
tarea por delante: poner de acuerdo
a las ‘amplias masas populares’ en
un cambio radical y en un proyecto
social alternativo (tela). Todo esto
adobado con la pasión con que discutimos
los latinos -tíos- y... ahora
en serio, que el tema neonazi es peliagudo.
Y que es cierto que hay sectores
atacados muchas veces -por
estética, por militancia...- y otros que
ven el problema menos urgente.

b) Además de debatir la práctica
debemos ser cuidadosos, serios y
honestos en las movilizaciones
unitarias. Hay que cuidar el movimiento
pensando a medio y largo
plazo. Ir despacio, sin cortarnos,
pero teniendo en cuenta que el
tejido social en el Estado español
es débil, que las alianzas requieren
trabajo y respeto. En ese tejido
social son vitales las asociaciones
de vecinos y de trabajo socio-laboral
que hay en los barrios. No hace
falta que salgamos todos amiguitos
de cada plataforma y nos
demos besitos. Acordamos una
cosa, la hacemos juntos y luego cada
uno a su casa. También se pueden
plantear diferentes niveles de
coordinadoras.

c) No tenemos que consensuar
todo lo que se puede hacer contra el
fascismo, cada sector puede hacer
lo que le parezca más útil en el día a
día -trabajo en la educación, asistencial
con los inmigrantes, entrevistas
y presión con las autoridades,
autoorganización en los barrios e
institutos...-. Y de vez en cuando
hacemos frente común y demostramos
todo el rechazo social con una
movilización unitaria.

Discursos

Propongo entrarle al tema en general:
racismo, exclusión social, reparto
de la riqueza en el mundo y aquí,
inmigración, otro mundo es posible...
De hecho, cualquier campaña que
incida en esos temas entre la juventud
es el mejor antídoto contra la ignorancia
social y el reclutamiento
neonazi. E igual que rechazamos la
lógica del Capital en las empresas
debemos rechazar la lógica del
Capital en el tema de la inmigración.
Los actuales flujos migratorios y los
problemas que generan para los trabajadores
del mundo son consecuencia
del capitalismo. Aparte de que la
gente siempre ha viajado. Dicho esto-
como propuesta para debatir en las
coordinadoras-, habría que centrarse
mucho en el tema de agresiones,
conciertos y actos neonazis. Hay que
aprovechar bien nuestras escasas
fuerzas. Y que la mayoría de la gente
y colectivos que se junta en plataformas
trabaja en otras cosas. Hay que
juntarse de vez en cuando y a la vez
llevar el trabajo antifascista a nuestros
campos de actuación social. La
localidad que pueda mantener una
coordinadora estable, mejor, pero
no pasa nada por juntarse puntualmente
y mientras tanto ir hablando,
ir conociéndonos entre la gente dispuesta
a responder en cada barrio,
universidad, instituto, localidad...

Todos podemos hacer algo, es
una idea muy importante que debemos
difundir. No importa el tiempo
disponible, ni la ‘valentía’... ni por
supuesto la corpulencia. Es más una
cuestión de decisión e imaginación.
Estudiar cada instituto, cada barrio,
recopilar denuncias de la gente, datos
de agresiones, difundirlos, mandar
cartas a la prensa, llamar a la radio,
proponer algo en el claustro del
instituto o la universidad, hablar
con los jóvenes del barrio, buscar y
coordinar abogados, exigir que se
posicionen juntas de distrito y ayuntamientos,
apoyar a los agredidos y
acompañarlos a los juicios, juntar
gente y colectivos... difundir información
y movilizarse.

Tags relacionados: Antifascismo Fascismos Grupos nazis
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto