Luchando desde las bases

El Estado español es, según los indicativos
macroeconómicos, la octava
potencia económica mundial.
La presencia patria en el mundo es
acorde a esa nueva realidad. Por
un lado, ‘nuestras’ multinacionales
hacen negocios por todo el mundo,
especialmente en América
Latina, con Repsol-YPF en el centro
del escenario, aunque está lejos
de ser la única. Por otro lado, discretamente,
el músculo armado,
necesario para apuntalar estos
movimientos, se despliega: desde

09/05/06 · 20:47
Edición impresa

El Estado español es, según los indicativos
macroeconómicos, la octava
potencia económica mundial.
La presencia patria en el mundo es
acorde a esa nueva realidad. Por
un lado, ‘nuestras’ multinacionales
hacen negocios por todo el mundo,
especialmente en América
Latina, con Repsol-YPF en el centro
del escenario, aunque está lejos
de ser la única. Por otro lado, discretamente,
el músculo armado,
necesario para apuntalar estos
movimientos, se despliega: desde
la naturalización de las bases militares,
a las intervenciones “humanitarias”.
Incluso la Comunidad de
Madrid se permite el lujo de financiar
a los sectores más infames -y
con gusto por las armas- de la
oposición anticastrista.

Pero este relato de telediario
siempre tiene un aguafiestas que
le amarga el happy end: en este
caso, el anuncio de la nacionalización
de los hidrocarburos bolivianos,
que le ha estropeado el
desayuno a más de uno.

Cambiando de tercio, en lo local,
desde los y las de abajo, yendo a la
raíz de las cosas y los problemas,
siguen buscándose alternativas.
Sirvan de botón de muestra la
agroecología, un rico y variado territorio
antagónico, que no parece
dispuesto a limitarse a mantenerse
como productos verdes en las estanterías
de los supermercados. O,
a nivel micro, las apuestas por dinamizar
los barrios. Ahí están los
Centros Sociales. Por ejemplo, en
Madrid, los CS la Casika, y Seco,
con sus festivales de música, de
cortos o de cine social.

Tags relacionados: Ecología Nacionalización
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto