Expulsar la realidad

“Si tanto os gustan los inmigrantes,
¿por qué no os lleváis tres a casa?”,
increpaban los vecinos de los barrios
mayoritariamente ‘blancos’
de Ceuta a los integrantes de la
Caravana europea contra la ‘Valla
de la Vergüenza’. La derecha y el
difuso espectro social que asume
sus ideas ha encontrado en la inmigración
la excusa perfecta para reafirmar
sus tradicionales puntos de
vista, paulatinamente aceptados
por los gobiernos y las poblaciones
de diversos países europeos, independientemente

09/05/06 · 16:30
Edición impresa

“Si tanto os gustan los inmigrantes,
¿por qué no os lleváis tres a casa?”,
increpaban los vecinos de los barrios
mayoritariamente ‘blancos’
de Ceuta a los integrantes de la
Caravana europea contra la ‘Valla
de la Vergüenza’. La derecha y el
difuso espectro social que asume
sus ideas ha encontrado en la inmigración
la excusa perfecta para reafirmar
sus tradicionales puntos de
vista, paulatinamente aceptados
por los gobiernos y las poblaciones
de diversos países europeos, independientemente
de su supuesta filiación
ideológica: desde la militarización
de la frontera por parte de
los ‘socialistas’ españoles a la interiorización
de los valores de la extrema
derecha por los conservadores
franceses.

La reacción popular y espontánea
a la marginación social de la
población de origen extranjero (de
diversas generaciones) ha sido contestada
por el Gobierno de Chirac,
Villepin y Sarkozy con represión,
expedientes de expulsión y tres meses
de leyes de emergencia.

En el Estado español, aunque
apenas se han producido algunos
disturbios cuando comenzaban a
disminuir en Francia, la precariedad
de los inmigrantes alcanza cotas
semejantes. Buena prueba de
ello es la situación de los trabajadores
del campo andaluz, que tienen
el ‘honor’ de soportar los peores
convenios agrarios de toda Europa.

La derecha española más reaccionaria
tampoco se ha quedado
atrás. Cuando se cumplen 30 años
de la muerte de Francisco Franco,
su figura sigue siendo rescatada
por algunos sectores, como demuestra
la reciente reinstalación
de una estatua suya en Melilla o
la querella de la Asociación de
Víctimas del Terrorismo contra
la Coordinadora Antifascista de
Madrid por apología del terrorismo
al convocar un homenaje el 19
de noviembre a los últimos cinco
fusilados por el franquismo.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto