¿Qué está pasando?

Los gestos, los actos, los pensamientos, las relaciones, todo aquello que se puede resumir con la fórmula “condiciones de vida”, se está viendo sometido a la disciplina y a los discursos de la crisis. Lejos de aconsejar o de anunciar alternativas que ahorren sufrimiento y procuren felicidad al común, el término crisis –amenazante como todo lo que no tiene rostro– se ha convertido en un enunciado que paraliza, quizá porque nos reclama una respuesta inmediata, la que cada cual tenga ya preparada de antemano.

29/04/09 · 22:38

Los gestos, los actos, los pensamientos, las relaciones, todo aquello que se puede resumir con la fórmula “condiciones de vida”, se está viendo sometido a la disciplina y a los discursos de la crisis. Lejos de aconsejar o de anunciar alternativas que ahorren sufrimiento y procuren felicidad al común, el término crisis –amenazante como todo lo que no tiene rostro– se ha convertido en un enunciado que paraliza, quizá porque nos reclama una respuesta inmediata, la que cada cual tenga ya preparada de antemano.

La campaña con la que DIAGONAL celebra el número 101 y estrena formato se abre con una pregunta, inspirada por la idea de que ninguna certeza preconcebida nos sacará de esta parálisis. Ya se vislumbra el peligro de que, en respuesta a la brutalidad de una crisis presente en todos los aspectos de la vida, se erija un sólo sujeto que pretenda representar a todos los demás y señalar la vía de escape correcta –¿desde dónde y hacia dónde?–.

El papel de DIAGONAL

Quizá, más que la ausencia de grandes movilizaciones que marquen esta etapa, deba alertarnos el vacío que se encuentra detrás del lema: “Nosotros no pagaremos esta crisis”, presente en diferentes e inconexas expresiones del descontento. ¿Quién compone ese “nosotros”? ¿Quién le da voz y quién lo representa?

DIAGONAL quiere contribuir a definir y a la vez a hacer más plural ese “nosotros” que puede hacer frente a la precarización de las condiciones de vida. A la sociedad en movimiento, a los movimientos de lo social corresponde crear las cajas de resistencia, los comités de apoyo y de ocupaciones, las huelgas generalizadas que permitan combatir las situaciones de tristeza, cinismo y miedo con las que se está viviendo la crisis. Se trata de neutralizar así las auténticas condiciones que harían posible una nueva vuelta de tuerca capitalista sobre los recursos, los servicios y las instituciones de lo común.

Preparando el cambio

En este contexto crítico parece más que nunca indispensable dotarse de discursos e imaginarios colectivos que ofrezcan respuestas y expliquen la realidad. La treintena de personas que formamos el colectivo editor iniciamos la reflexión sobre los cambios que podían mejorar DIAGONAL antes de que los relatos sobre la crisis nos acompañaran cotidianamente. Este momento de incertidumbre y posibilidades nos debe hacer afinar el oído. Las reuniones con suscriptores a largo de todo el Estado español así como los cerca de cien correos recibidos sobre cómo podríamos mejorar DIAGONAL, ayudaron en la tarea. El compromiso con todos vosotros, así como la necesidad de mejorar el periódico que lanzamos hace cuatro años y de seguir revolucionándonos como grupo nos hacen dar este paso adelante. Lo hacemos apoyados por cientos de personas que colaboran desinteresadamente y por esas 4.500 personas suscritas, sin las que este proyecto sería imposible. La consolidación de la separata de Cantabria, la publicación de 10.000 ejemplares de un suplemento especial en Iruña, así como el trabajo de la redacción de Aragón y el nacimiento de las de Andalucía y Canarias, están transformando la composición territorial del proyecto. La salida el próximo 29 de mayo de la separata DIAGONAL Asturias avanza en esta dirección.

Nueva estructura, nuevo diseño

Los cambios en el diseño y en la estructura del periódico pretenden avanzar hacia un modelo más accesible, más atractivo y eficaz a la hora de abordar y explicar la realidad desde una perspectiva crítica y transformadora. Hasta ahora, en un número cualquiera de DIAGONAL, el expolio de las multinacionales aparecía en una sección; en otra, las consecuencias ambientales de estas acciones; en otra, la precariedad laboral producida por este modelo; y en otra, los traslados de millones de personas hacia los países más ricos.

Este sinsentido es la razón que nos lleva a pensar en una sección que unifique e interrelacione las temáticas de las ya antiguas secciones de Global, Entorno y En el Alambre. La actual crisis confirmaba la urgencia de esta nueva sección (que mantiene el nombre de Global) ante la necesidad de entender la situación desde sus diversas perspectivas: económica, laboral, energética, medioambiental... Esperamos que la nueva estructura funcione como palanca para un enriquecimiento del debate en común sobre los contenidos, los géneros y los enfoques informativos.

Quienes nos llevan siguiendo desde antes del número 101 notarán la desaparición de la sección Cercanías, un espacio para contenidos relacionados con la actualidad de los movimientos sociales, que se funde en todas las secciones del periódico. El objetivo: hablar de los movimientos y de los contextos en los que trabajan de forma conjunta. Además, para analizar con suficiente profundidad un movimiento social, ya sea un colectivo determinado o un conjunto de ellos, hemos creado la sección En Movimiento, que tendrá el formato de un especial monográfico de dos páginas.

La necesidad de incluir formatos de opinión más largos y de darle más peso a la participación nos ha conducido a remodelar la sección de Debate, que pasa a llamarse La Plaza y gana dos páginas. La nueva sección incluye las cartas (con más espacio que antes) y una nueva subsección de participación a través de la web, que también cambia, con un diseño mejorado, actualizaciones diarias y la posibilidad de introducir comentarios a la noticia principal y a los temas de debate.

Una de las críticas recurrentes era el carácter ‘ladrillo’ del diseño de las páginas. Como entre las cartas tampoco faltaron quienes pedían artículos más largos y más profundidad en los análisis, hemos optado por combinar formatos largos con otros más cortos, introduciendo en todas las secciones recursos que diversifiquen la lectura: breves, fotonoticias, subsecciones y, sobre todo, humor, que estará presente en casi todo el periódico.

Los cambios gráficos van encaminados a facilitar la lectura con un diseño más limpio. Para ello se ha optado por una variación de la cabecera del periódico, manteniendo nuestras señas de identidad, así como también por cambios en las cabeceras y en los logos de las secciones; en el diseño de todo el suplemento de Culturas; en el estilo de análisis para diferenciarlo más de las noticias, en la agenda. Hay otros cambios que podréis ver en este número.

 

OTROS CAMBIOS EN LAS SECCIONES

Panorama
_ En muchas ocasiones lo más importante o [el tema más trabajado del número->rubrique76]
podía encontrarse al final del periódico. Ahora se sitúa en las primeras
páginas. Además de permitir un mayor debate sobre nuestras prioridades
políticas, nos permite profundizar en temas con perspectivas diferentes.

Saberes
_ La necesidad de una [sección->rubrique78] que pueda abordar los diferentes factores
que influyen en nuestra forma de pensar y de ver la realidad nos
lleva a esta nueva sección, que incluirá educación, ciencia, nuevas
tecnologías, medios de comunicación y memoria histórica.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto