Las elecciones catalanas y el nacionalismo de la Troika

Reproducimos este artículo publicado por el autor en la web italiana Uninomade con otra visión sobre la crisis política que ha cristalizado con las elecciones autonómicas catalanas.

, Uninomade
07/12/12 · 21:05
Edición impresa

La apuesta del resultado electoral de la Comunidad Autónoma de Catalunya no solo ejemplifica la crisis de la democracia representativa, más bien abre un caso paradigmático de la governance de la crisis debido a la continuidad entre la dimensión local, estatal y del Sur de Europa. La crisis en el Sur de Europa, de hecho, no solo pone en evidencia la corrupción como condición permanente de las democracias representativas de derecha o de izquierda, sino sobre todo la creciente brecha entre la sociedad y las instituciones, los derechos y la ciudadanía.

Crisis

El 28 de agosto de 2012, el Gobierno de la Comunidad Autónoma catalana sostenido por CiU y presidido por Artur Mas pide el primer rescate a Rajoy, de alrededor de 5.000 millones de euros, dejando de lado cualquier premisa nacionalista. Catalunya, después de dos años de de Gobierno de CiU, no tiene fondos para pagar las escuelas, los hospitales y las entidades sociales después de recortar las prestaciones por desempleo (RMI). El mismo conseller de Economía, Mas-Colell recordó entonces que la ley de estabilidad presupuestaria, tanto del Estado como de que el catalán, fija la deuda como prioridad de gasto para el ejecutivo, después los salarios.

Las cifras hablan por sí solas: Catalunya es la comunidad autónoma más endeudada de España. El 5 de Octubre, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) formaliza el acuerdo con la Generalitat de Catalunya; los planes de financiación de las seis comunidades (Cataluña, Valencia, Murcia, Andalucía, Castilla-La Mancha y las Islas Canarias) ascendieron a una solicitud de más de 15.6 millones de euros, con el 87% del Fondo de Liquidez autonómica (FLA) del valor de 18 millones de euros.

Corrupción

Mientras que cierran y privatizan los hospitales y recortan los fondos para las prestaciones por desempleo, el Gobierno de Mas en tan sólo un año y medio en el cargo, después de que el Departamento de la Presidencia asignara 5,5 millones para el diario La Vanguardia, ofrece 8 millones de euros en un año para el Grupo Godó, la sociedad dueña de RAC1 Radio y el diario La Vanguardia, un pago por haber apoyado la campaña electoral de CiU. Mientras tanto, un grupo de periodistas a través de la red publica un video en el que se pone a la luz una trama de escándalos de corrupción relacionados con el sector de sanidad. La publicación de este video en Youtube costará a los periodistas un proceso que finaliza con la orden de pagar 10.000 €. Los casos de corrupción en los que CiU está involucrado son numerosos, y la disolución de su gobierno para las elecciones marca el final de la comisión parlamentaria que estaba a cargo de la investigación de los escándalos relacionados al partido separatista en cargo del gobierno.

Mitomanía

El 11 de septiembre en Catalunya es el día de la Diada en el que se celebra la nación catalana definida por su Estatuto de Autonomía. La crisis no sólo empobrece a los pobres y la clase media mientras enriquece a los ricos, sino que construye verdaderas barreras ideológicas para reducirla a la identificación de un enemigo cercano y externo al mismo tiempo. Aprovechando el descontento general con la administración central y una memoria histórica que todavía tiene que superar el trauma de la dictadura de Franco, la llamada a la Diada de este año adquirió características específicas que hicieron posible su participación multitudinaria. El gobierno Mas se aprovechó de este día por un lado para relanzar la propuesta de un pacto fiscal con el Gobierno central al fin de equilibrar el hecho de que los catalanes contribuyen al Estado con más ingresos que la mayoría de las otras comunidades autónomas; por el otro una consulta con referéndum para poner a prueba el lema de este año de la Diada: Catalunya nuevo Estado de Europa, llamando también a la simpatía del nacionalismo de izquierda que en la nueva consulta electoral duplicó su resultado comparado con el de 2010.

CiU intenta una apuesta de máximos con la esperanza de que la amplia movilización de la Diada se reconfirme en las urnas y que el diseño soberanista se transforme en una oportunidad para obtener la mayoría absoluta en el Gobierno. A las candidaturas independentistas tradicionales se añade laCandidatura d’ Unitat Popular (CUP), que reapropiándose del lenguaje del movimiento 15M se convierte en un elemento de fragmentación interna adicional. Este partido de la izquierda radical independentista dice que no representa a nadie sino que va a ser el interlocutor de los movimientos en el parlament –un caballo de Troya-, además añade un elemento nacionalista más central en los carteles de propaganda que en su discurso público. Su resultado en las urnas llega a tres escaños con los cuales no podrá constituirse como un grupo parlamentario. Básicamente para no salir de la tradición nacionalista local, la única fuerza real de movilización en términos electorales del territorio catalán, suma una estética radical pegada a la defensa tímida de lo público en ruinas. La bandera estelada desgraciadamente se convierte en el único protagonista de estas elecciones y los últimos meses de la campaña. De este modo luchas como la extraordinaria huelga social del 14 de noviembre perdieron centralidad.

Ciudadanía

Es justo la izquierda independentista de ERC la que capitaliza las elecciones del 25 de noviembre al duplicar sus escaños de 10 a 21, mientras que los socialistas del PSC están “pasokizados” y reducen sus escaños de 28 a 20, incapaces de salir de su crisis después de firmar su eutanasia progresiva el 12 de mayo 2010, el día en que Zapatero obedeció al diktat financiero y empezó una política de recortes y austeridad sin precedentes. El dato electoral nos consigna la derrota de CiU. Esto demuestra que CiU y su Príncipe Artur Mas habían sobrevalorado su propia fuerza. Con una abstención del 30% sólo dos de cada diez catalanes dieron su voto a CiU, que pasó de 62 a 50 escaños.

Asimismo, no han sido capaces de hacer frente tampoco a la red.nEl debate político ha ocupado las redes sociales, donde la información entre las campañas electorales se ha mezclado con una cantidad sin precedentes de contra-campañas en la red , una de las cuales ha sido objeto de una solicitud de censura, ya sea por la Generalitat de Catalunya o por el propio partido. Es en la crisis de la representación que muestra el resultado de las elecciones catalanas donde podemos encontrar unas particularidades que pueden ser más generales: al no obtener la mayoría absoluta para gobernar, CiU tendrá que formar una alianza con otra fuerza política, pero ¿cuál? Si pactaran con el centralismo del PP caería el proyecto soberanista, mientras si pactaran con los nacionalistas de izquierda de ERC estos últimos tendrían que renunciar a ellos mismos. Quedan entonces los socialistas del PSC, alianza que se parece mucho a la griega entre Nueva Democracia y Pasok.

En fin, como no se trata de una cuestión de alianzas, ni tampoco de representaciones, podremos reinventar la democracia solo si estamos a la altura de ofrecer una respuesta europea de movimiento a los planes de austeridad impuestos por la Troika para que nadie pague la deuda ilegitima. Bajo la apariencia falsa del común, el nacionalismo es su expresión corrupta: en lugar de incluir excluye, une en el separar, segmenta y jerarquiza dentro de la delegación en vez de liberar la plena autonomía de la cooperación social. Derecho a decidir por supuesto, el derecho a decidir y constituir Europa.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

  • |
    spaghetti
    |
    Sáb, 02/09/2013 - 09:36
    El autor de este artículo demuestra tener un amplio desconocimiento de lo que son las CUP.
  • |
    Carlos Alonso
    |
    Sáb, 02/09/2013 - 09:36
    La forma en que se depacha a las CUP, primero, por fragmentar la izquierda y luego por hacer una defensa túmida de lo público es bastante chunguilla. Si no hubiesen decidido fragmentar la izquierda, los votantes de las CUP no hubiésemos votado a ICV ni a ningún otro partido de izquierdas. Los votantes de las CUP venimos, mayoritariamente, de la abstención. La interpretación sociológica que hace el autor de la realidad catalana es una empanada bastante grande. ¡Joder, es que vamos cortando cabezas tan alegremente! A ver, nadie da un cheque en blanco a la CUP: es tiempo de ver cómo se mueven y como responden a nuestras expectativas. No entiendo esta descalificación "a priori". Quizá pequemos de inocentes, pero también estamos hartos de listillos que ya se las ven venir. En fin: el tradicional concurso de anticapitalisticidad izquierdil que toca tanto los cojones. Por otra parte, hay una falta de rigor en el artículo que clama al cielo: ¿cómo se puede decir que ha habido un intento de censura de una campaña "ya sea por la Generalitat de Catalunya o por el propio partido"? Sólo le falta concluir "da igual, son la misma mierda". Y efectivamente, lo son, pero vaya, no está de más aclararlo antes de ponerse a escribir algo largo para un periódico. Pero en fin, es uno de tantos detalles. También me sorprende que se descarte el harakiri de ERC (al que, sin querer, se le da más credibilidad ideológica que a las propias CUP), que es un partido, como CIU, especializado en la decepción sistemática de sus votantes. Tampoco estaría de más aclarar la frase "Bajo las apariencias falsas del comó el nacionalismo es su expresión corrupta", que aparte de sonar situacionista, ser cróptica y faltarle una coma, no se sabe muy bien lo que quiere decir.
  • |
    saltate
    |
    Sáb, 02/09/2013 - 09:36
    este articulo italiano parece eso de periodico. a mi me motiva mas el primero por que a mi punto de vista se va acercando o una forma de pensar coerente. falta aun falta coherencia, simplicidad e historicidad. grwcias.
  • |
    Toto
    |
    Sáb, 02/09/2013 - 09:36
    Es interesante ver como el nacionalismo catalán excluye, segmenta y mata gatitos, y el español no molesta es hasta simpático. A tope con esos grandes niveles de análisis.
  • |
    pepe
    |
    Sáb, 02/09/2013 - 09:33
    Mejor que el otro que habéis publicado sobre el tema. Me ha gustado!!
  • |
    Butifarra
    |
    Sáb, 05/12/2012 - 09:00
    "independència, Socialisme i Països Catalans"
  • |
    kairos
    |
    Sáb, 05/12/2012 - 09:00
    La censura a la contra-campaña tiene un enlace en el articulo para que se pueda ver quien y como se ha dado. Lo mismo vale para la ultima frase del articulo. Sobre la fragmentación de la izquierda de los partidos poco importa (los números hablan claro) ya que el único que ha capitalizado tanta estelada al final ha sido ERC, lo que mas preocupa es el efecto de las elecciones para los movimientos sociales en Cataluña. Mientras el independentismo ha sido el catalizador electoral donde han apostado todas, a pesar de muchas contradicciones (dentro o fuera del euro, indepe si o indepe no, no nos representan pero lo voto etc.), el movimiento está parado en la denuncia legitima de la violencia brutal de la represión. Lo mas fuerte es que hasta la propuesta absurda de Wert para la educación juega al mismo frente para desviar la atención sobre los recortes y la precariedad en la universidad. La consulta sobre la independencia resulta ser el opio del "pueblo catalan", de mientras nos están quitando lo que es nuestro y partiendo el movimiento para defender una bandera, o para esconderse detrás de ella. Quien es el enemigo? La Troika. A por ellos.
  • Plantilla en Barcelona durante la huelga general del 14 de noviembre. / Ramón Fornell
    separador

    Tienda El Salto