El cultivo de la paz

Según la etimología latina, la palabra cultura proviene del verbo colere, que significa cultivar; un término que tiene la doble acepción de cultivar un terreno o bien una relación entre personas. Tal vez ambas cosas no sean tan diferentes: tanto las plantas del huerto como las relaciones entre personas necesitan de cuidados para crecer. Así pues, cuando desde el ámbito de la cultura reclamamos la paz, podemos decir que abonamos el terreno para el cultivo de una relación diferente entre distintos.

, Escritor e impulsor de la manifestación por los derechos de los presos vascos, convocada por Herrira en Bilbao el 12 de enero
08/01/13 · 16:18
Edición impresa

Según la etimología latina, la palabra cultura proviene del verbo colere, que significa cultivar; un término que tiene la doble acepción de cultivar un terreno o bien una relación entre personas. Tal vez ambas cosas no sean tan diferentes: tanto las plantas del huerto como las relaciones entre personas necesitan de cuidados para crecer. Así pues, cuando desde el ámbito de la cultura reclamamos la paz, podemos decir que abonamos el terreno para el cultivo de una relación diferente entre distintos. Afirmar –seguimos con el juego de significados– que estamos sembrando la posibilidad del respeto a los derechos de quien es diferente.

Así pensaba al menos Rosa Luxemburgo, antes de ser asesinada por los enemigos de la paz, cuando dijo “la libertad, ha sido, es y será la libertad de aquellos que piensan diferente”; e intentó después evitar la Gran Guerra promoviendo una huelga general en los dos bandos. Aunque, como sabemos, no pudo conseguirlo: ambos bandos se pasaron a cuchillo y gas mostaza. Algo que, pensándolo bien, no es tan extraño ya que la guerra, al contrario que la paz, no precisa de cultivo. Al fin y al cabo, arrasar un sembrado es infinitamente más sencillo.

Cultivar la paz y el respeto a los derechos del otro es por tanto un trabajo duro. Al igual que es duro el trabajo del agricultor, cuando araña la tierra para introducir en ella la semilla.

Cultivar la paz y el respeto a los derechos del otro exige también paciencia. Pues al igual que no podemos esperar que de la noche a la mañana surjan los frutos del huerto, tampoco las heridas, las humillaciones y los agravios se curan de un día para otro.

Cultivar la paz y el respeto a los derechos del otro supone también cultivarnos. Pues necesitamos cultivar los valores humanos para poder respetar los derechos humanos.

Cultivar la paz y el respeto a los derechos del otro puede parecer inútil, ineficaz, incluso humillante ante una situación de manifiesta injusticia. Pero es sólo porque confundimos paz con obediencia; y, sin embargo, la desobediencia ante la injusticia es una de las mejores herramientas para cultivar una paz justa que respete los derechos del otro.

Así al menos lo afirmaba Henry David Thoreau cuando dijo que “bajo un gobierno que encarcela a alguien injustamente, el sitio adecuado para una persona justa es también la cárcel”. Y después se negó a pagar impuestos para protestar contra la esclavitud en EE UU, por lo que efectivamente fue encarcelado. Como también lo fueron los centenares de insumisos vascos, que prefirieron la cárcel a aceptar una ley injusta que les obligaba a preparar la guerra. Porque cultivar la paz y el respeto a los derechos del otro es en verdad revolucionario. Por­que revolucionario es sostener que la palabra y la razón son superiores a la sinrazón de la fuerza. Al menos así lo creía el re­volucionario mexicano Benito Juá­rez cuando afirmó que, "en­tre las personas y las naciones, el respeto al derecho ajeno es la paz", aunque luego la revolución fue anegada con sangre inocente. Pues siempre será más fácil anegar los campos destruyendo las represas que construir canales por donde el agua fluya con provecho.

Porque revolucionarios son quienes dudan, quienes asumen sus contradicciones y tratan de superarlas; quienes consideran que aceptar la complejidad del mundo es patrimonio de la mejor cultura: aquella que cultiva los valores de la justicia, la igualdad y la paz.

Mirad en cambio a los conservadores, a los cínicos, a quienes piensan que nada cambia ni cambiará, a los dogmáticos defensores de verdades inmutables, a quienes buscan retorcer la voluntad del reo, a quienes prefieren la guerra a la libertad de un pueblo, a quienes niegan los derechos de las personas presas… Miradlos bien, pues ellos son los enemigos de la paz.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Poeta Miyoto Cado
    |
    Vie, 01/18/2013 - 07:39
    <span style="color: rgb(0, 0, 0); font-family: verdana, sans-serif; font-size: small; line-height: 16.890625px; background-color: rgb(246, 246, 246);">Como metáfora está muy bien. Pero me parece que "los otros" de los que él habla no son tan cínicos como "los otros" que nosotros estamos viviendo.&nbsp;</span>
  • Tienda El Salto