Casinos y alambradas

Enron, Parmalat, Worldcom, Gescartera...
todos cometieron fraude
fiscal. Para reducir las cargas de tributación
y especular al margen de
las legislaciones nacionales, desviaron
grandes sumas de dinero a
los paraísos fiscales. Más allá del
pequeño drama de los accionistas,
las bancarrotas evidenciaron el drenaje
de recursos de las clases populares
hacia el poder financiero.

14/05/06 · 19:26
Edición impresa

Enron, Parmalat, Worldcom, Gescartera...
todos cometieron fraude
fiscal. Para reducir las cargas de tributación
y especular al margen de
las legislaciones nacionales, desviaron
grandes sumas de dinero a
los paraísos fiscales. Más allá del
pequeño drama de los accionistas,
las bancarrotas evidenciaron el drenaje
de recursos de las clases populares
hacia el poder financiero.

La especulación, aparte del blanqueo
de dinero asociado a actividades
ilegales (como la pesca ilegal
practicada por mafias gallegas, situación
denunciada en el reportaje
de la página 16), está a la orden del
día, pero sólo se percibe y se señala
en los medios cuando se dan escándalos
como los citados. Dentro
de la legalidad, la mayoría de las
empresas multinacionales recurre
a los paraísos fiscales amparadas
por la necesidad de “sobrevivir” en
el actual sistema financiero, liberalizado
y desregulado.

Despidos masivos, precarización
del empleo, deslocalización
de las actividades productivas a
países con ventajas laborales y fiscales-
como queda patente estos
días en el sector automovilístico-;
todo les es permitido a las grandes
empresas con el fin de ser
“competitivas”.

A la par que se flexibiliza la movilidad
de los capitales privados
en una economía más propia de
un casino, y la ingeniería contable
para especular se presenta como
inevitable, se construyen alambradas
como las de Ceuta y
Melilla para contener el flujo de
personas inmigrantes. La Cumbre
hispano-marroquí, clausurada el
30 de septiembre, deja patente
que los acuerdos de cooperación
sólo sirven para crear Estados fortaleza
y abrirle las puertas al capital
privado, especialmente al español
en este caso, que no dudará
en llevarse tejido industrial a
Marruecos, donde los salarios y la
tributación son más bajos.

Tags relacionados: Fraude fiscal Sistema financiero
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador