Huelga de hambre

Estoy preso en La Moraleja, de
Zaragoza y recibo puntualmente
vuestro periódico, por lo que os
estoy muy agradecido, ya que
no tengo recursos económicos.
En este centro se pasan mogollón
y creo que debería saberse.

Luis Carlos Marín Tapia (La Moraleja, Dueñas)
15/05/08 · 0:00
Edición impresa

Estoy preso en La Moraleja, de
Zaragoza y recibo puntualmente
vuestro periódico, por lo que os
estoy muy agradecido, ya que
no tengo recursos económicos.
En este centro se pasan mogollón
y creo que debería saberse.

Es una pena cómo se está extinguiendo
el compañerismo, cada
vez somos menos los que damos
la cara de una forma diferente
a la que antiguamente se
hacía con motines, secuestros,
etc., y pocos estamos por la labor
de denunciar y luchar a base
de boli y papel. Temen las represalias
y con razón, pero no por
eso van a evitar que nos callemos.
Mediante esta carta quiero
que se conozca la realidad del
centro de exterminio de La
Moraleja, Dueñas:

- Negligencia médica, se diagnostica
sin exploración previa y
te quitan la medicación ansiolítica
por una mucho más tóxica,
teniendo que denunciar para ser
visitado por un psiquiatra.

- Secuestro de correo: me han
llegado cartas abiertas fuera de
mi presencia (ya denuncié esto)

- No facilitan la salida a cursos,
por lo menos en mi caso, así
que te condenan al puto patio.

- Tortura psicológica y física en
muchos casos.

- No conceden permisos, ni libertad
condicional a su hora, pero a
ciertas personas, sí. Ya imaginamos
el porqué.

Tags relacionados: Zaragoza
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto