Cámaras de vigilancia en los montes

El Ministerio de Agricultura ha decidido instalar cámaras de vigilancia en los montes de Sanabria sin consultar a los vecinos.

Daniel Boyano Sotillo
El Huerto del Pozo. Sanabria, Zamora
12/05/13 · 21:26
Edición impresa

En esta crisis moral, ambiental, social y económica, en la que nos vemos envueltos, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente reduce su presupuesto en 2013 en un 25,4%, siendo la partida que mayor recorte ha sufrido por parte del Gobierno central. El paro en el mundo rural ha pasado del 8,3% en 2007 al 26% este año, según datos de la OIT.
A pesar de este contexto de austeridad en el ámbito rural, y con la disminución de fondos en la partida de desarrollo rural –en la cual se enmarca el proyecto de las cámaras– del 33,7%, dicho proyecto sigue adelante.

El objetivo del proyec­to original es la vigilancia y detección de incendios mediante una red de vigilancia forestal que va a contar, entre otros medios, con 11 torres dotadas con tecnología de última generación. Cada torre está dotada de tecnología térmica, mediante la cual es posible la detección de focos de incendios en radios de 8 km. Cuando los sensores detectan un cambio importante de temperatura, se trasmite una alarma al Centro Provincial de Mando, que estará ubica­do en el servicio terri­torial de Medio Ambiente de Zamo­ra, fuera de la comarca de Sanabria, lo que supone un problema al no crear puestos de trabajo en el área afectada.

No hubo información, ni procesos participativos en Sanabria. Esto dio como resultado una desinformación de las personas de la comarca respecto al proyecto que les llevó a organizarse primero, para posteriormente recoger sugerencias de los pueblos, y solicitar información, para crear propuestas de manera participativa, establecidas en un plan
alternativo a la implantación de las cámaras cuyo objetivo sería mejorar el bienestar en la comarca. Dicho plan fue difundido por los pueblos y fue respaldado por más de 40 colectivos de la comarca.
Esta experiencia de informar y al mismo tiempo de recoger el sentir de los pueblos permitió que una clara mayoría de los habitantes de Sana­bria se opusiera al proyecto de las cámaras y solicitaron que fuera sustituido por otro: con el coste de este proyecto se pueden crear 24 puestos de trabajo que, al mismo tiempo, ayuden a frenar la despoblación de la comarca. Sanabria tiene necesidades más prioritarias que la instalación de tecnologías avanzadas para la prevención de incendios, y es que vivimos instalados en una fantasía tecnológico-económica que nos hace creer que los medios estatales de extinción nos salvarán de la quema. Por otra parte, con la colocación de estas cámaras en los municipios de Sana­bria ya no solamente entra en juego el derecho a la intimidad, sino también el derecho al honor y el derecho a la propia imagen.

Este proyecto es ajeno a la realidad del territorio y a sus habitantes y, por lo tanto, es necesario un plan participativo contra incendios con un órgano permanente, y recuperar los planes silvopastorales en los que ganaderos y agricultores limpian el monte durante el otoño e invierno, recuperando así la identidad territorial de la población sanabresa.
Ante la pasividad de la administración pública, y agotada la vía diplomática comienzan las movilizaciones, con una concentración en Pue­bla de Sanabria. A pesar de ello, las administraciones implicadas continúan con su apoyo a la instalación de las cámaras, en un caso más de democracia secuestrada.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto