Deuda ilegítima

La deuda privada se convierte en pública en una espiral de perversión. Se recortan servicios básicos para pagar una deuda injusta. Hay que decir basta.

Aleix Porta Alonso
Barcelona
07/10/13 · 23:48

Los recortes en servicios básicos son la consecuencia de un problema mucho más profundo de nuestras instituciones, que es el problema de la deuda.
Sacrificar los derechos fundamentales de una sociedad civilizada para garantizar el cobro de unos pocos es un atentado a la dignidad de las personas.

 

A través de procesos antidemocráticos y autoritarios, el FMI, el BCE y la Comisión Europea -simples marionetas de bancos alemanes, franceses, norteamericanos pero también españoles- vulneran los derechos humanos al violar la soberania nacional y liquidar los servicios básicos de la población. Leyes, reformas y recortes son dictados, enviados y aprobados fuera del poder de decisión de la ciudadanía. Ellos nos obligan a pagar sus deudas, contraídas por la especulación y la avaricia que gobiernan el mundo.
 
La austeridad y el cinismo son sus sucesores, pintando un pronóstico siniestro. Esta deuda es ilegítima y la ciudadanía debe plantarse antes que la sociedad se rompa y volvamos demasiado atrás en el tiempo.
 
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto