Tribuna
Ante la regencia de Rajoy

Una feliz combinación estratégica entre la guerrilla parlamentaria y los contrapoderes sociopolíticos, municipales y regionales puede acabar con el rajoynato.

, miembro de la Fundación de los Comunes
29/11/16 · 21:06
Edición impresa
Mariano Rajoy, durante un momento de la sesión de investidura. / Dani Gago

Acaso un día hablaremos de estos años como del ‘rajoynato’. Se trata de una especie de ‘regencia de régimen’, de la única solución viable tras el terremoto del 15M y la amenaza de Podemos y de los municipalismos. El regreso al ‘Estado de partidos’ sancionado por la Constitución es imposible, basta mirar a lo que sucede fuera de las fronteras del Estado. Y Rajoy es un consumado maestro del tiempo concebido como renta y vencimiento. Sabe que en este Reino todos viven a crédito y que las letras terminan venciendo. Bien lo saben sus compañeros en la triple alianza: un Rivera que parece afectado por el síndrome de James Dean –“vive rápidamente, muere joven”–, mientras el drama de la insolvencia se ­expresa en la extraña patología mental del diputado Hernando.

Los clientes verdaderos del rajoynato no son legión. Basta leer los artículos preciosos y precisos de Rubén Juste sobre la relación entre corporaciones y personas del IBEX, y partidos del régimen para entender a quién representa esta regencia. La triple alianza es una coalición de la renta parasitaria: dividendos; intereses; seudosalarios que son rentas de posición y seudobeneficios que son grandes mordidas sobre la riqueza pública y los ingresos de los que menos cobran. No hay ‘modelo’, no hay ‘alternativa’, solo tiempo y vencimientos.

Si C’s es ya sólo un grupo de gambiteros del regeneracionismo que ha decidido entrar en rehabilitación con los cuartos del patrón, lo que se juega el PSOE en las corporaciones del IBEX y en las instituciones de la sociedad civil del régimen es todo. Y todo justifica lo que sea, rajoynato sine die incluido.

¿Cómo se puede acabar con esta regencia del tiempo muerto? ¿En qué situación nos encontramos para ello? Desde el punto de vista constitucional vigente, la regencia lo es en y de la excepción. El rajoynato no necesita, como Renzi, una constitución a su medida. Pero esa coalición del IBEX, que representa a más del 50 % del PIB español, maneja una combinación certera entre coerción y consentimiento. Tiene agarradas por las gónadas a millones de familias que dependen de una pensión y tiene una legión de funcionarios y cuadros medios que encomiendan su fortuna a la de la regencia del régimen rentista.

Estamos perdiendo la tensión hegemónica. Y las respuestas que pretenden analizar por qué se pierde la hegemonía conquistada por el 15M siguen siendo insatisfactorias. La hegemonía es factible en un periodo de cambio o revolución democráticos, que es el iniciado por el 15M y que el ‘asalto electoral’ está dilapidando cual herencia en manos de Cebrián. El 15M dejó al desnudo la dominación del régimen, pero fue capaz de disputar la hegemonía. Ahora, el errejonismo apenas disfraza su incapacidad de deshacer el bloque del miedo en el que se apoya el rajoynato. Confía en que la triple alianza ceda y vuelva abrirse el eje entre lo viejo y el cambio. Pero el miedo del miedo sólo lleva al vencimiento prematuro.

No basta con constatar los límites del parlamento y apelar a las luchas o incluso al contrapoder, como ha apuntado Pablo Iglesias. Rajoy sólo fue débil y prescindible durante la fibrilación del verano de 2012, cuando la garantía renta parasitaria del 1% del IBEX entraba en directa contradicción con las rentas condicionadas de pensionistas y empleados públicos. El 2017 de recortes y descomposición de la UE hará que recordemos 2012 como un suave precalentamiento. Tal es la ocasión: en la indistinción entre los miedos que se apoderará del país, en la incertidumbre del tiempo de la renta, una feliz combinación estratégica entre la guerrilla parlamentaria y los contrapoderes sociopolíticos, municipales y regionales puede acabar con el rajoynato.

Tags relacionados: Mariano Rajoy Número 283
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0