Para el 'cerco' hacen falta alianzas por abajo

Se reiteran ciertos techos electorales, que obligan a cambiar de estrategias a quienes confiaban en un asalto de los cielos. La política por arriba está estancada, ahora estamos en un tercer reto.

, activista, profesor emérito de la UCM y miembro del CIMAS
24/09/16 · 8:00
Asamblea del movimiento 15M en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada el 25 de mayo de 2011. / Rubén Cáceres Vallés

Se reiteran ciertos 'techos electorales', que obligan a cambiar de estrategias a quienes confiaban en un 'asalto de los cielos'. La política por arriba está estancada, y tras 'las plazas' de un primer momento y lo 'electoral' de un segundo momento, ahora estamos en un tercer reto, desde lo que tenemos, para construir ejemplos de lo que podría ser una alianza entre 'las mareas' y los 'ayuntamientos del cambio'. La estrategia del 'cerco' a la corrupción y los recortes, y la 'resistencia' a las políticas más reaccionarias que sigue queriendo imponernos centro-Europa, parece ahora la lógica que se impone.

Ya sabemos que en estos procesos electorales parece que la economía no se resiente, y cualquier gobierno, sin hacer casi nada, puede decir que estamos mejorando un poquito. Lo cual nos indica, como ya había ocurrido con Bélgica, Italia y otros países, que el que haya gobierno estable no es la condición para que la economía marche. Más bien lo que indica es que los funcionarios en Europa hacen funcionar al Estado, sin políticos, mejor que cuando tienen que cumplir sus órdenes interesadas –por alguna presión a veces no muy confesable…–.

Si los ayuntamientos del cambio siguen sin mostrar hacia la calle que saben hacer algo nuevo que beneficie directamente a las poblaciones, no tendremos ejemplos de que la cosa pueda cambiar

Mientras estemos en procesos electorales a 'la troika' no se les ocurrirá castigar a este gobierno en funciones, porque las alternativas desencadenarían un proceso de crisis en Europa mucho mayor que el del 'brexit'. Para exigir los miles de millones con que están amenazando a España desde Alemania, saben que solo lo podrán hacer cuando haya un gobierno estable. Bien con los partidos tradicionales, porque ellos mismos se van a prestar a pagar la deuda sin discutirla, bien porque salga un gobierno alternativo al que castigarán como al de Grecia en su día. En esta situación mejor seguir con elecciones, solo que habría que abaratarlas,…o cambiar la legislación y el sistema.

El descrédito actual de la clase política juega a favor de una abstención mayor, lo que en términos relativos favorece a los más conservadores, a camarillas que agitan el miedo de los rojos, para que todo siga igual. El votante de izquierdas es más sensible a las éticas, pues aun aspira a que la política sea limpia y transformadora. El votante de derechas ya sabe que las cosas siempre han sido así, no se asusta por los escándalos de los políticos. Más bien piensa que si hay amigos en centro-Europa pues pueden caernos más migajas, que si nos enfrentamos a ellos.

Además el llamado problema catalán es la excusa perfecta para paralizar cualquier alianza alternativa. Desde los viejos partidos se les impide pactar con unos o con otros, y también que puedan avanzar por su cuenta. Se propone una reforma constitucional, pero es imposible con la mayoría absoluta del PP en el Senado. El Psoe como el PP, no se atreven, porque tienen a mucha vieja guardia atrincherada, y por el miedo a poder ser desbordados. Y así se están consumiendo los tiempos para un giro importante en las políticas que son tan necesarias para el empleo, educación, salud, vivienda, etc.

Recapitulando

Lo que tenemos a mano son algunos ayuntamientos del cambio y los movimientos y mareas que aun resisten, y cuya alianza es la única esperanza para recuperar el que se puedan hacer movilizaciones y ejemplos concretos por los que luchar, más allá de las peleas de los partidos por el gobierno.

Si los ayuntamientos del cambio siguen con sus enredos internos, sin mostrar hacia la calle que, además de pactar saben hacer algo nuevo que beneficie directamente a las poblaciones, pues no tendremos ejemplos de que la cosa pueda cambiar. Todos estamos necesitados de ver algún ejemplo del que poder presumir.

Precisamos que las mareas y movimientos resuciten y reclamen cambios para poder desbordar las políticas. Nos volvemos a ver en las calles para pedir que cambien todas esas trampas de gobiernos que no sirven para nada. La preocupación y la prisa no es que haya un gobierno, y menos que sea de los viejos partidos, pues lo que demuestran es ser superfluos, y en todo caso se está parando que centro-Europa nos meta la mano con lo que desde allí creen que debemos hacer de recortes.

Habría que cambiar el sistema electoral y la constitución para que quepan Catalunya, Euskadi, Galicia, etc. y para reformar los sistemas actuales de los que todos se quejan. Pero para eso hace falta un movimiento unitario más allá de los partidos. Para cambios de calado hay que desalojar al PP del Senado. Pero como se demostró en las últimas elecciones, hace falta en cada provincia un pacto anti-PP, de todas las izquierdas por sus candidatos, o por unos candidatos unitarios para el cambio constitucional y de las leyes electorales, etc. Sin movilizaciones quedaremos entrampados en el actual régimen del 78.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto