Opinión
Segunda vuelta: fin del bipartidismo

El régimen se resiste a morir: ni sus mimbres constitucionales ni sus dinámicas estructurales saldrán quebradas de la contienda electoral, ya sea por su regeneración –gracias a PP y C’s–, ya sea por la moderación de quienes defienden el cambio.

, del Instituto Democracia y Municipalismo
24/06/16 · 15:53
Edición impresa
íñigo Errejón, en un mitin de En Comú Podem. / Podemos

Si las pasadas elecciones certificaban el fin del bipartidismo, esta segunda contienda electoral –polarizada entre el PP y Unidos Podemos– consolida y profundiza aún más el diagnóstico posterior al 20D: el ‘turnismo’ característico del régimen del 78 ha muerto. Pero esta vez hay novedades. El CIS de junio lo anunciaba, y la tendencia de las últimas encuestas parece confirmarlo: Unidos Podemos emerge como segunda fuerza en intención de voto, protagonizando el anhelado sorpasso al PSOE. Lo que no está tan claro, pues las cifras oscilan, es que ese volumen de voto vaya a traducirse en un número de escaños que desplace a los socialistas del segundo puesto.

Sin embargo, los porcentajes no auguran un escenario mucho mejor que el del 20D en términos de gobernabilidad: el 26J dejará un Parlamento fragmentado y plagado de conflictos.

El PP podría aspirar a formar gobierno con el apoyo de C’s y la abstención del PSOE. Esta gran coalición de facto permitiría cierta regeneración del régimen del 78, un cambio de caras y algún arreglo cosmético, pero la operación restauradora no lo tendría fácil: la próxima ronda de ‘ajustes’ promovida por la UE menoscabaría pronto su legitimidad. Mientras tanto, Unidos Podemos podría convertir su oposición en una formidable campaña contra el bipartidismo y el régimen. Y con mayor radicalidad que antes.

Por otro lado un gobierno de Unidos Podemos y PSOE, cuya suma rondaría la mayoría absoluta, introduciría ‘el cambio’ en el Parlamento, aunque en una versión harto descafeinada. Los acuerdos entre las dos fuerzas no tendrían por qué tardar mucho: sin renta básica ni proceso constituyente y reduciendo la auditoría de la deuda a burocracia parlamentaria, no parece que el PSOE vaya a tener que justificar en exceso un acuerdo de gobierno. Máxime cuando el programa económico de Unidos Podemos, lejos de toda audacia, propone cumplir con la reducción del déficit público negociando un calendario más ‘relajado’. Apostaría así por una ecuación paradójica: austeridad y crecimiento. Una situación más difícil si le agregamos la poca flexibilidad de la troika hacia los gobiernos progresistas en materia de recortes –sirva Grecia de lección–.

En cualquier negociación, el problema vendrá de parte del PSOE, de nuevo clave para la formación de gobierno. El partido socialista, sacudido por una batalla interna entre tradicionales y tendencias algo más renovadoras, puede terminar en un impasse cercano a la división. Pase lo que pase, los socialistas tendrán que afrontar el sorpasso y los peores resultados de su historia. En cuanto a C’s, parece que la popularidad de Rivera no podrá frenar un considerable desplome.

El régimen se resiste a morir: ni sus mimbres constitucionales ni sus dinámicas estructurales saldrán quebradas de la contienda electoral, ya sea por su regeneración –gracias a PP y C’s–, ya sea por la moderación de quienes defienden el cambio. Ahora bien, los ajustes económicos de la UE y la inestabilidad de los mercados –que anuncian una crisis global vía China– garantizan algo: cualquier gobierno que salga del 26J estará sometido a una tensión social y económica crecientes. Todavía tenemos que ver cómo Podemos, probablemente en la oposición, jugará sus cartas a partir del 27J. No le será fácil: con una organización débil y en medio de diferentes tendencias, estará obligado a consolidarse como partido. No descartemos un proceso de burocratización acelerado acompañado de proclamas gobernistas y una oleada de desencanto después de las sonrisas. Si el conflicto social aumenta y la indignación crece, el ciclo político seguirá abierto. Quizá el régimen no caiga en una segunda vuelta, pero puede que no resista un tercer asalto.

Tags relacionados: Número 273
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto