Aprender de los errores

El autor propone "aprender de tres errores, al menos, cometidos el año pasado puede ser un buen recordatorio en estas fechas, donde muchos estamos despistados ante lo que pasará o lo que podemos hacer que pase".

, Activista, profesor emérito de la UCM y miembro del CIMAS
02/05/16 · 8:00
Edición impresa
Manifestación contra la Ley Mordaza en julio de 2014. / Álvaro Minguito

Hay cierto desconcierto ante la situación política y las posibilidades de movilización popular. Mucha gente repetimos que hay que basarse en las movilizaciones y también en las elecciones que de nuevo se nos presentan en el horizonte. Por eso aprender de tres errores, al menos, cometidos el año pasado puede ser un buen recordatorio en estas fechas, donde muchos estamos despistados ante lo que pasará o lo que podemos hacer que pase.

Lo primero es darnos cuenta de la importancia de la movilización unitaria y no sólo partidista. En 2015 el proceso electoral se comió en gran medida a las movilizaciones desde la base, del tipo de las Marchas por la Dignidad o las Mareas. Pero sabemos que estas luchas son el caldo de cultivo donde el activismo puede potenciarse, y los ánimos de la gente recuperarse, para llegar a sectores más amplios de lo que sea lo popular.

Una importante movilización en las grandes ciudades a finales de mayo, con resonancia, tal como se plantean las Marchas por la Dignidad –que vendrá a coincidir con el ambiente electoral–, es un elemento de autoorganización popular muy favorable para hacer coincidir el empuje de la calle con las opciones de cambio posibles.

Más aún si desde las bases sociales activas se puede recordar a todas las formaciones políticas que unificar posturas de mínimos es la mejor forma de desa­lojar al PP y su gobierno y evitar la gran coalición. Hacer pueblo es hacer autoorganización popular, donde caben tanto las iniciativas de base, como las iniciativas municipalistas, y las iniciativas de representación que obedezcan a las construcciones colectivas indignadas.

El segundo error que no hay que repetir es el de no recordar que el Senado, hoy controlado por el PP, no sirve para casi nada, pero sí para bloquear cualquier cambio de importancia en el régimen del 78, o sea, para impedir la democracia real ya.

Por eso hay que plantear­se una estrategia unitaria para desalojar al PP de la mayoría absoluta en esta cámara, por encima de todo. En cada provincia hay que elegir candidatos de la máxima unidad, con el más amplio consenso, pues no se trata de llevar el programa de un partido, sino de que estos delegados/as de lo popular no bloqueen las iniciativas que puedan surgir desde la calle o desde las Cortes.

Pueden ser personas de prestigio que se comprometan con un proceso democrático y constituyente, abierto a las decisiones populares instituyentes, para dotarnos de una nueva Constitución hecha con metodologías participativas. En varios países, este lema de la construcción abierta de una nueva constitución ha movilizado a amplios sectores, y además en nuestras nacionalidades responde al sentimiento de democracia más real. Que se enfoque la unidad a desalojar las posiciones más bloqueadoras y corruptas del PP es lo que parece más apropiado para construir lo popular aquí y ahora.

Por últi­mo, cui­da­­do con el voto abs­tencionista, pues to­dos los indicios ha­­blan de que, tras los debates para formar gobierno, muchos estamos hartos de posiciones que han trasmitido más 'sillones' que 'programas'. Hace falta crear una nueva ilusión, ofrecer algo nuevo y no repetir las mismas candidaturas tal cual.

La experiencia de las candidaturas en los municipios –con posibilidades muy diferentes de articulación– permite pensar muchas formas de llegar a compromisos unitarios que salvaguarden los intereses de cada una de las formaciones sociales o partidarias que concurran a la construcción del referente de convergencia popular.

No se trata tan sólo de sumar los millones de votos de Podemos y de otras fuerzas políticas –que resultan imprescindibles en cada provincia–, sino sobre todo de apelar a los varios millones de voluntades y votos que se pueden quedar en la desconfianza y la abstención, y que van a ser determinantes.

Y no sólo para el resultado electoral, sino para los años que nos esperan de enfrentar las exigencias de los poderes centroeuropeos, y para conquistar cada uno de los derechos que nos han ido quitando.

Tags relacionados: número 269
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0