El debate sobre los transgénicos: ciencia, conocimiento... y democracia

Una crónica personal del foro abierto sobre transgénicos organizado por Ahora Madrid.

, (@limontxello), activista de Ahora Madrid
19/07/15 · 15:23
Una protesta contra Monsanto, una de las mayores productoras de organismos genéticamente modificados para consumo animal y humano. Foto: Donna Cleveland.

El 17 de Julio asistí al debate sobre transgénicos que Ahora Madrid organizó a raíz de la polémica suscitada por la declaración de Madrid como zona libre de los mismos.

Es una propuesta que viene incluida en el programa electoral y ha generado muchas respuestas en redes por parte de colectivos llamados "escépticos", "pro-evidencias" o "anti-magufos".

Este sector es muy activo en la defensa del rigor científico y en contra de la charlatanería y las pseudociencias en temas como la homeopatía, el creacionismo, los chemtrails o conspiranoias varias. También es muy beligerante cuando estas patrañas tienen acogida en medios de comunicación o instituciones públicas. Una labor que merece mucho la pena hacer porque su auge es ciertamente preocupante.

Pensaba que sería una buena oportunidad para tener un debate racional sobre transgénicos, aprovechando el hacerlo cara a cara, contar con personas expertas, etc.

No fue así en absoluto, fue más bien desagradable, y salí con la sensación de tener un problema más grave de lo que pensaba. Y de tenerlo en varios frentes: como participante de Ahora Madrid, como escéptico y como persona favorable a la declaración de Madrid como zona libre de transgénicos.

Para empezar, el ambiente parecía el traslado presencial de Twitter en su peor versión, es decir: mucha agresividad, soberbia intelectual, maniqueísmo y a ratos directamente falta de educación.

En mi opinión, mucho más por parte del sector escéptico. No son de recibo los gestos despreciativos, las risas, los aplausos desaforados ni las interrupciones. También me sorprendió la propaganda en contra que leía en Twitter desde el minuto 1 por parte de cuentas que normalmente sigo con interés; lo llamo propaganda porque lo que contaban no tenía nada que ver con lo que estaba pasando en la sala y el esfuerzo por impugnar y despreciar el propio acto parecía decidido a priori.

"Si además hablamos de un tema con fuertes implicaciones económicas, políticas, sociales y medioambientales, la prepotencia que muchas intervenciones transmitían parece muy fuera de lugar"

Una actitud que se compadece muy mal con un punto de vista científico. Sobre todo, la soberbia. Cuando uno estudia biología molecular es fácil sufrir una especie de vértigo ante la inmensidad del conocimiento disponible, de la complejidad de las relaciones y de la cantidad de cosas por descubrir. Al parecer también pasa en otras ciencias. Y es una experiencia apasionante y hermosa de la que deberíamos intentar hacer partícipe al conjunto de la sociedad haciéndola más culta científicamente.

Pero esto es una digresión. El caso es que negar cualquier margen de incertidumbre parece insensato y desde luego es equivocado; además puedes ser un experto en transgénesis y no serlo en ecología o al revés, de hecho es lo más probable. Aún más, probablemente lo eres en un tipo concreto de transgénesis o en la ecología de una zona geográfica. Si además hablamos de un tema con fuertes implicaciones económicas, políticas, sociales y medioambientales, la prepotencia que muchas intervenciones transmitían parece muy fuera de lugar.

Ese convencimiento se apoya la mayoría de las veces en una defensa de la ciencia como posición vital, algo en lo que podríamos estar de acuerdo, quizá haciendo un esfuerzo por dejar de lado ciertas visiones angelicales o ingenuas de la misma. Pero no tanto si se usa para desplazar la discusión a ese terreno.

Se suelen repetir, también en este debate, argumentos a favor de la investigación y la ciencia básica, o las aplicaciones médicas, por más que todas las personas que intervinieron en contra lo dieran por descontado e insistieran en que estamos hablando de cultivos o en general OMG liberados al medio.

Se protestaba por un supuesto perjuicio que se podría causar a esas áreas al estigmatizar en conjunto las técnicas transgénicas. Bueno, creo que es una estrategia para encastillarse en obviedades, pero concedamos que el nombre es demasiado escueto y podríamos especificar de qué transgénicos hablamos.

Sería una buena forma de resolver un problema que no existe, porque de las miles de zonas libres de transgénicos que se han declarado en todo el mundo no tenemos noticias de que ninguna haya sufrido desabastecimiento de insulina ni que científicos hayan tenido que emigrar, como sí ha sucedido con polémicas de tipo religioso.

Pero si hacemos un esfuerzo honesto por centrar la discusión, seguro que estamos de acuerdo en un par de cosas: una es que vivimos un momento de crisis ecológica. No parece que como especie se nos dé muy bien de momento cuidar de nuestro planeta, y la lista de barbaridades que hemos hecho avaladas por la ciencia y en nombre del progreso es larga.

¿Eso significa que debemos abandonar el método científico y adorar al Sol para solucionarlos? Por supuesto que no. La solución es más ciencia, más conocimiento y… otra cosa que dejo para después.

También podemos estar de acuerdo en que la tecnología transgénica es muy potente; es increíble la cantidad de cosas que se pueden hacer con ella y por eso mismo su uso masivo debería provocar algo de miedo a meter la pata, sobre todo alguna que no podamos sacar.

"Lo que se reclama es aplicar un mínimo principio de precaución, un concepto que a veces se ridiculiza como paralizante, regresivo, en contra de la ciencia y el progreso"

Porque lo que se reclama es aplicar un mínimo principio de precaución, un concepto que a veces se ridiculiza como paralizante, regresivo, en contra de la ciencia y el progreso. En realidad es todo lo contrario: una reclamación de más investigación y garantías antes de poner en marcha procesos de resultado incierto y enorme alcance.

También una lógica desconfianza por los intereses económicos en juego y por las carencias democráticas de las instituciones que deberían controlarlos en pro del interés público. No hace falta caer en teorías conspirativas para simplemente reconocer que si vivimos una profunda crisis de representación y soberanía, por culpa del desarrollo del capitalismo financiero y la corrupción institucional, este tema no va a quedar ajeno e inmaculado porque los científicos se vayan a ocupar de ello.

Así llegamos a otro argumento bastante repetido y un poco más razonable. Algo así como: "bien, hablemos de capitalismo, hablemos de patentes y todo eso, pero dejemos en paz los transgénicos; que serán buenos o malos en función de cómo se usen".

Un primer problema es cómo establecer cuál es el buen o el mal uso, o si nos enteraremos dentro de diez años de que algo en realidad no era bueno, como explicaba antes. Pero el problema principal es de nuevo escamotear la posibilidad de hablar.

Imaginad que dijéramos: "hablemos de capitalismo y crisis ecológica, pero dejemos de lado el petróleo (que es algo natural), o el ladrillo (que es inocuo), o las especies exóticas (que no tienen la culpa de nada), etc". Sonaría un poco absurdo, ¿verdad? Casi tan absurdo como no reconocer que los cultivos transgénicos entrarían en la misma categoría, esa en la que se pretende hablar del tiempo sin mencionar si llueve o no.

Por último, también me pareció descorazonador escuchar un argumento muy repetido y jaleado: que la verdad científica no se establece democráticamente, sino con evidencias y protocolos. O en versión más chusca: "no podemos decidir en asamblea cómo se construye un puente".

"Sí pretendemos que las administraciones públicas se ocupen de lo público. De nuestra salud, de las relaciones económicas abusivas, de la protección del medio ambiente"

Dejando de lado el concepto de democracia que tenga quien lo use en este debate, pongamos que se refiere a votar. Y aclaremos una obviedad: no pretendemos votar, por ejemplo, si el glifosato produce malformaciones embrionarias; la ciencia lo dirá.

Pero sí pretendemos que las administraciones públicas se ocupen de lo público. De nuestra salud, de las relaciones económicas abusivas, de la protección del medio ambiente, etc.

Y si concedemos que la ciencia la hacen los científicos, convengamos que la política la hacemos entre todas. Porque eso que me había dejado como necesario para afrontar los problemas ecológicos es la democracia, hace falta más ciencia, más conocimiento y más democracia.

Y para que sea efectiva hace falta información, participación y debate público. Pero hay que querer. Lo del 17 de julio fue un esfuerzo honesto en ese sentido por parte de Ahora Madrid pero la respuesta quedó muy lejos de estar a la altura.

Tags relacionados: Ahora Madrid Transgénicos
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

11

  • |
    Sara
    |
    Mar, 07/28/2015 - 12:03
    Quizás el problema sea ese, "dejar la ciencia para los científicos", y no hacerla llegar al resto de la sociedad, como se está intentando hacer con la política. Yo estudié ciencia, aunque no me considero científica, y creo que la ciencia es tan subjetiva como todo lo que haga el ser humano: no las matemáticas, ni sus fórmulas...pero sí el contexto. Quién financia, quién decide qué y cómo se investiga, quién censura lo que aparece (esto aún pasa, no nos engañemos: departamentos que de repente se quedan sin financiación, información que no sale a la luz, etc). Además, también hay ciencias sociales, no las olvidemos. La sociología también es ciencia, la política, la agroecología...¿por qué las menospreciamos frente a lo que nos han hecho creer como aseptico y neutral? Quizás sean incluso más necesarias hoy en dia...Mucho cuidado con ridiculizar las nuevas tendencias, solo porque cuestionen "la ciencia oficial y dogmatizada". Las farmacéuticas beben del conocimiento de las plantas de los pueblos ancestrales, solo que se lo adueñaron y ahora lo visten de otra forma. Y así con todo...
  • |
    David
    |
    Jue, 07/23/2015 - 16:56
    Prometeo no tienes ni idea de lo que dices majo
  • |
    Antonio
    |
    Mié, 07/22/2015 - 15:48
    <span style="color: rgb(60, 61, 60); font-family: Georgia, Times, 'Times New Roman', serif; font-size: 16px; line-height: 22px;">Por último, también me pareció&nbsp;</span><strong style="box-sizing: border-box; vertical-align: baseline; margin: 0px; border: none; padding: 0px; color: rgb(60, 61, 60); font-family: Georgia, Times, 'Times New Roman', serif; font-size: 16px; line-height: 22px;">descorazonador</strong><span style="color: rgb(60, 61, 60); font-family: Georgia, Times, 'Times New Roman', serif; font-size: 16px; line-height: 22px;">&nbsp;escuchar un argumento muy repetido y jaleado: que la verdad científica no se establece democráticamente, sino con evidencias y protocolos. O en versión más chusca: &quot;no podemos decidir en asamblea cómo se construye un puente&quot;.</span> Solo con ese parrafo, sacado de este articulo, vemos que el autor activista de profesion no tiene ni idea de como funciona el metodo cientifico, debido a esto a los cientificos les resulta una perdida de tiempo ir a actos como Ahora Madrid para debatir cosas que ya deberian estar asentadas en la sociedad.&nbsp;
  • |
    Prometeo
    |
    Mar, 07/21/2015 - 14:36
    ¿Y cuál ha sido tu aporte? Cero patatero y los sobados "argumentos" pueriles en favor de las empresas del transgenocidio. ¿Beneficios increíbles de los transgénicos? Sí, para mantener el sucio negocio de la industria de los OMG y dar trabajo a los biotecnólogos que están a su sueldo
  • | |
    Mar, 07/21/2015 - 10:50
    Llego tarde al debate y por las crónicas que he leído me sorprende la masiva respuesta de los &ldquo;pro-transgénicos&rdquo;.&nbsp; Como dijo el genial Jose A. Pérez Ledo (@mimesacojea) en Twitter: &ldquo;Algunos medios vinculan antivacunas con izquierda. &iexcl;No es izquierda! &iexcl;Es idiotez! &iexcl;A veces se parecen, pero no es lo mismo!&rdquo;, y sobre los transgénicos pensaba que la balanza estaba inclinada de otra forma dentro de los colectivos de izquierda.&nbsp;&nbsp; Solo hay que ver, por ejemplo, la opinión de las asociaciones ecologistas sobre este tema. Y es que, digámoslo claro, la transgénesis sufre una increíble mala fama que no se justifica si comparamos con otras técnicas y, sobre todo, si ponemos en la balanza los increíbles beneficios que tiene. Declarar Madrid zona libre de transgénicos aumenta este problema que tienen y solo agrava el ridículo que está haciendo Europa legislativamente: no los sembramos pero bien que los importamos.&nbsp; Porque para nada el principio de precaución que se utiliza en Europa es &ldquo;mínimo&rdquo;. El autor se queja de algunos pobres argumentos en favor de los transgénicos.&nbsp; Pues en contra de ellos hay tantas falacias y argumentos de poco nivel que son difíciles de enumerar (solo hay que mirar los comentarios anteriores).&nbsp; De todas formas, gracias por el artículo. Por cierto, yo también debatí con Gabriela Vázquez de Ecologistas en Acción: <a href="http://abajoradicales.blogspot.com.es/2015/07/debatiendo-sobre-los-transgenicos-con.html">http://abajoradicales.blogspot.com.es/2015/07/debatiendo-sobre-los-transgenicos-con.html</a>
  • |
    Patarroyo
    |
    Mar, 07/21/2015 - 09:56
    Qué exagerados son estos ecologistas... no pasa nada si los estudios sobre transgénicos los hacen o los financian las propias compañías productoras de transgénicos, es lo mismo que cuando las agencias de calificación bancaria calificaron los activos tóxicos como triple A, al final, todo el mundo lo sabe, no pasó nada.
  • |
    Julian
    |
    Mar, 07/21/2015 - 06:41
    Ojo con toda la basura que se ha colado en Podemos al servicio de las multinacionales. Es todo un entramado de asociaciones escépticas financiadas por multinacionales a las que se da cobertura en multiples medios de internet, que durante años han crecido de manera endogámica entre ellos alimentándose de enlaces entre ellos. Los Meneame, Hipertextual, Xataka, Naukas y un largo etcetera de webs conocidas desde antiguo por sus falsos rankings y premios a los &quot;mejores blogs&quot;. Todo este entramado de opinión artificial con sus twiteros no puede ocultar el hecho de que la IARC y la OMS ya han catalogado al Glisofato como cancerígeno. Tampoco pueden ocultar las prohibiciones en toda Europa al maiz MON810, que ya solo se cultiva en España. Nos estamos quedando como el islote tóxico de Europa inundados de transgénicos que nadie quiere, y estamos hipotecando el futuro de la agricultura y de la salud con un engendro que el consumidor europeo rechaza de manera tajante en las encuestas año tras año. Es hora de empezar de destapar las caretas de todos estos creadores de opinión en Internet al servicio de una industria sin escrúpulos.&nbsp;
  • |
    Luis Alonso
    |
    Lun, 07/20/2015 - 13:51
    Gracias a ti. Yo creo que en realidad hay mucha gente con opiniones parecidas, pero les da pereza entrar a un debate tan enfangado. No me extraña.
  • | |
    Lun, 07/20/2015 - 13:11
    Parece que como este tema te interesa, te has dado cuenta de cómo funciona la abominable secta pseudo-escéptica... el problema es que funcionan así en casi todos los demás temas. Básicamente llaman &quot;ciencia&quot; a la propaganda oficial, los estudios falsificados y dogmas teóricos considerados irrefutables, cuando el método científico no tiene nada que ver con eso. Y llaman &quot;magufada&quot; a cualquier investigación sobre temas intocables (como los intereses de la mafia farmacéutica y la mafia bio-tecnológica), por mucho que usen el método científico.
  • |
    Ochoto
    |
    Lun, 07/20/2015 - 12:44
    Gracias Luis porque pensé que estaba solo en esta opinión y lo has explicado y sintetizado muy bien.
  • |
    Prometeo
    |
    Lun, 07/20/2015 - 09:11
    <span style="font-size:16px;">Lamentablemente, existe un <strong>sector ultradogmático, integrista y, a ratos, fascista</strong>, que integra lo que se llama &quot;círculo escéptico&quot; que tiene una fobia reconocida a todo lo &quot;ecológico&quot;, &quot;natural&quot; o cualquier otro tema donde se ponga en solfa el negocio de los agrotóxicos o el crimen farmacéutico (dejemos de lado los chemtrails, vacunas u otro tipo de &quot;conspiraciones&quot;, por cierto oficiales -11s&nbsp;u 11m-). Este conglomerado de matones de la &quot;ciencia&quot; postula en diversos foros científicos la inmutabilidad y verdad de su fe científica frente a la supuesta &quot;charlatanería&quot; de las terapias alternativas y/o complementarias o los promotores de la salud natural. Sus argumentos son siempre los mismos: la evidencia científica. Pero resulta que esa &quot;evidencia&quot; se ha demostrado que está manipulada y en favor de los intereses de las grandes industrias de, en este caso, transgénicos. Esos estudios han sido financiados por Monsanto, Syngenta o Bayer, empresas mafiosas que monopolizan en su totalidad el negocio de las semillas transgénicas. <strong>La corrupción en la ciencia es un hecho que han dejado en evidencia gentes como el director médico de Cochrane,&nbsp;Peter Gotzsche (Medicamentos que matan y Crimen organizado) y varios científicos como Daniela&nbsp;Drake, &nbsp;Marcia Angell&nbsp;o&nbsp;Richard Horton (estos dos últimos del prestigioso&nbsp;New&nbsp;England Journal&nbsp;of Medicine)</strong></span> Este grupo de inquisidores de la ciencia corrupta goza del parapeto de esas grandes mafias&nbsp;biotecnológicas y también de los medios de comunicación (eso que llaman Falsimedia, es decir medios socialprogres o de la extrema derecha de todos conocidos). Son su mejor departamento de marketing. <strong>Charlatanes pseudoescépticos&nbsp;como JM Mulet (agente de Monsanto), Mortadelo&nbsp;Gámez (el de Magonia),&nbsp;Burricio Schwarz y las diversas páginas que promueven, supuestamente, la &quot;ciencia&quot; en Internet (Naukas, La ciencia y sus modorros, etc) son los cruzados del &quot;empirismo&quot; a la caza del hereje anti-científico</strong>.