Cayo y las Asustadoras

El autor reflexiona sobre las recurrentes declaraciones del coordinador general de IU, Cayo Lara, sobre Podemos.

, Sociólogo y profesor de la universidad pública de Nueva York.
19/08/14 · 8:00

1. Un cayo es una isla de baja profundidad soportada por materia muerta: los cayos se han formado por la acumulación de sedimento biogenético, restos de esqueletos animales y vegetales. La formación de muchos de los cayos que conocemos se remonta a la época prehistórica. Ese es el caso del famoso cayo Warraber, en Australia, cuyo origen data del Pleistoceno, una época geológica que finalizó aproximadamente 10.000 años antes de Cristo. Escasa profundidad, materia muerta y cualidad prehistórica figuran entre los rasgos genéricos de todo cayo. Abandonados a su suerte en mares y océanos, los cayos son continuamente objeto de caprichos meteorológicos como huracanes y ciclones. Los famosos Cayos de Florida conforman uno de los enclaves más conocidos en este sentido. En 1935 soportaron el llamado “Huracán del día del trabajo”, que provocó descomunales destrozos y, aún a día de hoy, sigue siendo el ciclón tropical más fuerte que haya golpeado Estados Unidos en cuanto a presión barométrica. No obstante, hay ciclones meteorológicos y ciclones políticos. El 15M es un ciclón político que ha alterado lo existente hasta provocar considerables destrozos en el orden de lo establecido. En los últimos meses, Cayo Lara se ha empeñado en personificar la evidencia de lo irreversible de dichos destrozos. Sus gestos y declaraciones sobre Podemos no dejan de sujetarse a las características ya enumeradas de todo cayo: escasa profundidad, materia muerta y cualidad prehistórica.

Cayo Lara no está solo en sus consideraciones hacia Podemos. El conjunto del establishment político parece compartir su discurso

 

2. “Podemos ha hecho un discurso frente a la política. (…) ha estructurado su mensaje contra la política”, declaraba hace poco Cayo Lara a la agencia de noticias Europa Press. No era la primera vez que el diputado y coordinador federal de Izquierda Unida proponía un análisis de ese tipo. Tampoco ha sido el único. El Presidente del Principado de Asturias, el socialista Javier Fernández, reivindicaba el pasado mes de julio “la socialdemocracia frente a la antipolítica de Podemos”. “Hay que responder a la antipolítica con iniciativa política”, declaraba ese mismo mes el diputado de UPyD Carlos M. Gorriarán. Semanas antes, Ángel Rivero, profesor de Ciencia Política y colaborador de la Fundación FAES, indicaba a tenor de los resultados electorales cosechados por Podemos que “vuelve a resonar la antipolítica”. Nada nuevo bajo el cielo desde que el 15M viera la luz . “Las instituciones democráticas se ven discutidas por una tempestad antipolítica que ensalza las multitudes”, decía al respecto en 2012 José María Lasalle, Secretario de Estado de Cultura y miembro del Partido Popular, quien el pasado mes de junio insistía en su idea definiendo a Podemos como una “estrategia subversiva de antipolítica populista”. En 2013, la dirigente socialista y eurodiputada Elena Valenciano ya había señalado que “avanzamos peligrosamente hacia la antipolítica”.

Cayo Lara no está solo en sus consideraciones hacia Podemos. El conjunto del establishment político parece compartir su discurso. Curiosa simetría. “Sólo hay una regla para todos los políticos del mundo: no digas en el poder lo que decías en la oposición”, apuntó el dramaturgo John Gaslworthy. La armonía de Cayo con el discurso dominante, sin embargo, alinea las dos variables de la ecuación: poder y oposición se hacen uno. Nada que no supiéramos ya. La Cultura de la Transición hizo del consenso un dispositivo de constante equiparación entre gobierno y oposición. Dicha equiparación es, precisamente, uno de los elementos que da sentido al concepto de casta. Con dicha categoría no se identifica tanto a un sujeto concreto, como se nombra una determinada racionalidad. Por eso hay casta a izquierda y a derecha. La casta se encarga, precisamente, de que en ese binomio el orden de los factores no altere el resultado. Entre otras muchas cosas, el 15M ha desnudado eso. “No somos ni de izquierda ni de derecha”, dice la PAH. “El debate político izquierda-derecha es de trileros”, recalcan desde Podemos. Desde que el 15M comenzara a cambiar el clima de nuestro país, al régimen del 78 le ocurre lo mismo que les sucede a los cayos: no sólo está hecho de materia muerta, además posee una cualidad netamente prehistórica.

Si algo sabemos de Podemos, como también lo sabemos del 15M, es que ha conseguido que la gente se haga preguntas y se ponga a conversar

3. La iraní Parinoush Saniee se cansó de realizar estudios sociológicos que no leía nadie y decidió volcar su conocimiento investigador en el campo de la ficción. Entonces escribió la novela El libro de mi destino, que fue prohibida en su país. Cuando la autora preguntó acerca de la causa del veto, los censores le dieron una respuesta sencilla: “provocará que la gente se haga preguntas”. Esos censores no eran tontos, sabían que las preguntas llaman a las conversaciones y que detrás de las conversaciones subyace un tejido común susceptible de devenir político. “Una revolución es una inmensa conversación”, decía Jesús Ibáñez. Si algo sabemos de Podemos, como también lo sabemos del 15M, es que ha conseguido que la gente se haga preguntas y se ponga a conversar. Ambas actividades constituyen una valiosa contribución a la democracia. También a la política, puesto que se están ligando a evidentes procesos de politización en nuestro país. Por eso, resulta ciertamente sorprendente que el hacer y el decir de Podemos reciba el calificativo de antipolítica.

Para que Cayo Lara se sitúe en la onda de dicho calificativo antes ha tenido que realizar dos operaciones complementarias implícitas en la naturaleza del régimen del 78. La primera consiste en imponer una reducción de la política a aquello que ocurre en el estricto ámbito de las instituciones. La segunda implica una suerte de privatización que consiste en sustraer la política de la gente para convertirla en patrimonio de un grupo social especializado: los políticos. De esta manera, la política queda reducida y sustraída, erosionándose dramáticamente su naturaleza de bien común. El geógrafo David Harvey lo llama “acumulación por desposesión”. Si la política queda acumulada únicamente en los políticos y en aquello que acontece en las instituciones, es lógico que Cayo tilde de antipolítico a todo aquel que proponga una crítica radical al fondo del actual orden institucional y a la forma de la representación política. El coordinador federal de Izquierda Unida tiene toda la razón al señalar que los políticos no son todos iguales, pero lo que no puede negar es que todos los políticos son políticos: partícipes de la conversión de la política en una profesión y, lo que resulta más grave, en una fuente de privilegio.

4. La crisis actual de la representación política es también una crisis de las representaciones de lo político. En las plazas de nuestro país la gente ha sustituido los viejos símbolos y banderas por mensajes directos pintados a mano o, lo que resulta más interesante, por imaginarios y personajes extraídos directamente de sus consumos mediáticos y culturales. El 15M ha desatado un desbordamiento masivo de los límites impuestos por la democracia formal y representativa. Dicho desbordamiento implica que a la acción política le haya nacido una suerte de política de la expresión que ha colocado en su centro nuestra cualidad de públicos. Lo que en un tiempo fueron banderas rojas y negras, hoy son personajes de la serie Perdidos, máscaras de V de Vendetta o el universo de Harry Potter convertido en herramienta de sentido por la marea verde. En 1901 el sociólogo Gabriel Tarde realizó un impresionante ejercicio de prognosis: frente al pánico de la burguesía a las clases trabajadoras disfrazado de ciencia por la incipiente psicología social, Tarde apuntó que “nuestra época no es la era de las masas, sino la de los públicos”. Cabe pensar que la apuesta de Podemos por activar una especie de significante vacío que libere su propuesta política de las amarras de lo viejo tiene que ver con esta idea. Tal vez por ello, algunos de sus portavoces recurren sistemáticamente a Juego de Tronos o al Cholo Simeone para comunicar su propuesta.
No obstante, los políticos también están tomando buena nota de la actual importancia política de los consumos mediáticos y culturales. Cayo Lara, por ejemplo, tiene que ver más con Monster High que con Alexis Tsipras. A pesar de poseer una apariencia humana, las protagonistas de Monster High, un universo transmedia creado por la franquicia de juguetería Mattel, son hijas de vampiros, zombis, momias o fantasmas. Una de sus características más interesantes es que todas ellas escriben un diario. En la entrada del diario de Draculaura correspondiente al pasado veinte de julio, por ejemplo, el personaje nos cuenta que llegó tarde al “Campamento de Asustadoras”, un encuentro estival de carácter anual que congrega a hijas de diferentes monstruos que comparten con sus progenitores el gusto por el susto y la producción de pánico. Parece que Cayo, sin embargo, si llegó a tiempo a la cita estival de las Asustadoras. Frente a la emergencia de Podemos, una parte significativa de los políticos y de los medios de comunicación se ha dado sin remedio a la socialización del susto y a la producción de pánico. La estigmatización de Podemos que esconde la tipificación de su propuesta como antipolítica no hace más que incidir en ello. Lo interesante es que aquellos que más participan de la producción de miedo son, precisamente, los que más pánico parecen tener a Podemos. El miedo llama al miedo. En esa carrera, algunos políticos y analistas llegan incluso a enunciar rocambolescas analogías con Hitler. Como dice el personaje de Ghoulia en el último número de la revista oficial de Monster High: “¡Zombis al poder!”.

Sin embargo, la característica fundamental de los personajes del universo creado por Mattel es que no quieren ser monstruos. Por eso se empeñan obsesivamente en humanizarse. La moda y el consumo son las actividades fundamentales con las que las protagonistas de Monster High tratan de resaltar su lado humano. Son, ciertamente, algo perverso: corrompen su naturaleza ocultando al extremo su condición monstruosa. Para el psicoanálisis lacaniano la perversión constituye un elemento esencial de su edificio teórico. Designa, junto a la neurosis y a la psicosis, una de las tres posiciones subjetivas estructurales. Si la neurosis implica trastornos que distorsionan el pensamiento racional y el funcionamiento a nivel social, la psicosis conlleva una escisión o pérdida de contacto con la realidad. Cayo Lara, como algunos de los dirigentes sempiternos de su formación política, parece encajar a la perfección en el edificio lacaniano.

No obstante, conviene no olvidar su lado perverso. Lacan señaló en su seminario XVI que el sujeto perverso sirve como instrumento del goce del Otro. El fondo y la forma de las declaraciones de Cayo contra Podemos amenazan con convertirle definitivamente en instrumento del poder. Por fortuna, entre los militantes y votantes de Izquierda Unida se cuenta una inmensa mayoría de buenas personas y de gente sensata. También no pocos ciudadanos que, parando desahucios o contribuyendo decisivamente a la construcción democrática de espacios de convergencia de cara a las próximas elecciones municipales, demuestran que no sólo son necesarios, sino que resultan imprescindibles. A pesar de Cayo. Son una esperanza a miles de kilómetros de las Asustadoras.

Tags relacionados: Cayo Lara Podemos
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

10

  • |
    Juanfri
    |
    Mié, 09/10/2014 - 12:10
    Es inteligente el esfuerzo de Podemos y el trío de catedráticos que lo fundo de buscar hacerse entender con palabras sencillas y no espantar a gentes de la mayoría oprimida que creyendo ser de derechas reniegan hoy de muchas de las decisiones de Pp-ciu-PsoE que les están hundiendo en la miseria. Además el binomio izquierda-derecha, surgido del lugar que ocupaban diputados socialistas y comunistas en el Parlamento, ha sido tan prostituído por vendidos del PsoE y PcE (no sólo Carrillo), como inexacto fue siempre al no emplearse en plural, que se ha vuelto INSERVIBLE y fuente de confusión para la gente corriente, más que por el descrédito fomentado por la Clase Dominante. Del 15M no he leído a nadie renegar de la Política, entre otras cosas porque al escribir sobre ella ya están ejerciendo &quot;<span class="b">actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo&quot;</span> que es precisamente LA POLÍTICA. Siempre he oído en mi entorno obrero gente temerosa de &quot;hablar de política&quot; e incluso asqueada de quienes lo hacen, a algunos así se ha podido oír en las Asambleas del 15M, pero ya estábamos acostumbrados cuando en las Asambleas de la Empresa se escuchaba también. En Podemos usan muchas palabras diferentes a las habituales del &quot;rojerío&quot; con significados idénticos, como esa de &quot;empoderar al pueblo&quot; en lugar de -dar todo el poder al pueblo-, pero eso NO les convierte en &quot;fachas de nuevo tipo&quot; como algunos &quot;gauche divine&quot; teóricos eructan sin parar. Y respecto a la cúpula de políticos profesionales de iu, con una militancia relativamente amplia, no sé a que esperan para promocionar a sus afiliados de base a esos cargos con carácter exclusivamente TEMPORAL, evitará las mal llamadas &quot;castas&quot; y aportará una incomparable fuente de FORMACIÓN a esos militantes. Todavía recuerdo el patético espectáculo de un Anguita en pleno discurso en la Casa de Campo con un exiguo auditorio mientras en las proximidades un enorme chiringuito estaba abarrotado y cuyo murmullo de taberna dificultaba entender a D.Julio mientras un intenso olor a chorizo frito llenaba todo, cual guerra química.
  • |
    Ignacio
    |
    Mar, 09/02/2014 - 01:52
    Menuda porquería de artículo, en serio, pensaba que este periódico tenía cierta calidad. No tiene chispa ni el juego de palabras con el nombre de Cayo, ni las alusiones a Monster High o al Cholo Simeone, parece un artículo de una revista de cuarta. La idea que saco en claro del batiburrillo de citas que monta el autor es que pretende decirnos que Cayo Lara está contra Podemos, y la única cita de Cayo Lara que aporta dice: &ldquo;Podemos ha hecho un discurso frente a la política. (&hellip;) ha estructurado su mensaje contra la política&rdquo;. Leyendo estas frases, sin contexto, no sé de dónde se saca que Cayo Lara está en contra de Podemos, que se dedica a la &quot;socialización del susto y producción del pánico&quot; o que no es una persona buena o sensata. Vaya periodismo, si es que ésto se puede llamar así. &nbsp;
  • |
    Pancho
    |
    Mar, 08/26/2014 - 14:31
    Lo&nbsp; escrito por este señor me da pena y rabia. Pena, por ver que alguien escribe sin conocer de lo que habla. Rabia, por ver como se pone de moda ya no el silenciar a alguien, cosa bastante vieja en este puñetero país, sino de cargar sobre él motivado por el anticomunismo de nuevo estilo. Aclaro que en estos momentos no soy de IU, lo fui hace años y abandone con la marcha de Anguita y el triunfo de una supuesta nueva izquierda. Igualmente aclaro que mi voto en las elecciones europeas lo decidí a última hora, me atraía PODEMOS, por su frescura atrevimiento,&nbsp;y tenia criticas a IU, fundamentalmente por el comportamiento de la dirección de Madrid y su &quot;aborregamiento&quot;. Al final voté a Izquierda Plural, aunque creo que tiene que renovar a muchos de sus dirigentes. Hoy siento que acerté, viendo por donde quieren ir algunos dirigentes de PODEMOS, como el variable y variopinto Monedero.
  • |
    Fernando
    |
    Dom, 08/24/2014 - 23:57
    Que asco de artículo, y que fatigita me entra la leerlo. A pico y pala le ponía yo al autor a las 5 de la la tarde en pleno mes de agosto en Écija, Sevilla, como penitencia para el perdón de tan grade pecado. Y deje de escribir necedades sobre Cayo ya que el miedo está cambiando de bando (asustador de pacotilla).
  • |
    Carlos MR
    |
    Dom, 08/24/2014 - 02:40
    El nivel de las universidades de Nueva York debe ser de aúpa, por lo que se ve. No se explica que una formación que dice representar &quot;la voz del pueblo&quot; necesite insultar a los otros candidatos de manera tan burda, sobre todo a los que son de izquierdas y lo manifiestan abiertamente, sin esconderse. Si IU está acabada, como vocean todos los medios informativos, &iquest;por qué se preocupa tanto este señor profesor de NY? Funde usted un redondel en NY y dedíquese a lo suyo y deje en paz a los demás.
  • |
    Gloria
    |
    Vie, 08/22/2014 - 19:27
    <style type="text/css"> p { margin-bottom: 0.25cm; line-height: 120%; }</style> <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%">El señor Ángel Luis Lara y los pedantosos de su tenor han elegido mal el blanco de sus tiros. Unos tiros que comienzan siendo ruines desde el momento en que utiliza el nombre de Cayo para asimilarlo a una estructura geológica supuestamente muerta y prehistórica. Cayo Lara es el mejor coordinador que ha tenido IU en los últimos tiempos. Sé que el listón no es muy alto, pero nada ni nadie hasta ahora ha podido desdecir su honestidad política y personal ni su compromiso sincero con el cambio hacia una sociedad libre e igualitaria. Hay otros &ldquo;castosos&rdquo; mucho más merecedores de vilipendio, pero &iexcl;Ah! Cayo Lara prepresenta a IU y esta parece ser la pieza más preciada de los cazadores de castosos, mientras se da betún a las &ldquo;buenas personas y gente sensata&rdquo; de esta formación, poniendo de nuevo en duda -gratuitamente- la bondad y sensatez de Lara.</p> <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%">La &ldquo;antipolítica&rdquo; que supuestamente Lara achaca a Podemos no equivale a una defensa de la política como profesión, sino al hecho de que Podemos señala a la clase política como la culpable del ataque al Estado Social y los derechos humanos que padecemos -ataque de clase-, dejando en la sombra a los verdaderos responsables: la &ldquo;casta&rdquo; económica (los capitalistas), para la que los políticos neoliberales y social-liberales gobiernan. Por cierto, es a esta elite capitalista, no a la política, a la que se refiere David Harvey con la frase &ldquo;acumulación por desposesión&rdquo;. No tergiversemos.</p> <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%">Y hablando de castas, no estaría mal que los académicos pedantosos hicieran un autoexamen de su papel como soportes ideológicos de la &ldquo;casta política&rdquo; que ha puesto en marcha dichas políticas neo-liberales y social-liberales durante los últimos 35 años; de su afán por reducir el conocimiento a lo que ocurre en el estricto ámbito de la Universidad, de profesionalizar el conocimiento y perpetuarse en cátedras con sus privilegios asociados; de no haber utilizado esos privilegios para mojarse de verdad en la denuncia pública del rabioso ataque de clase que se está perpetrando.</p> <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%">No es sólo Cayo Lara quien presuntamente se pone de acuerdo con las fuerzas políticas reaccionarias. El alegato de los dirigentes de Podemos de que no son ni de derechas ni de izquierdas tienen también concomitancias con el discurso falangista patrio y el Lepenista de allende los Pirineos, por no decir sus reflejos anti-clase trabajadora (dejo de la lado los &ldquo;universos transmedia&rdquo;, los &ldquo;consumos mediáticos y culturales&rdquo; y las lacanianas pajas mentales, porque aquí hay mucha tela que cortar y poco espacio para ello).</p> <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%">Si la reacción cavernícola contra Podemos se dice está generando más votantes para esta formación, sin duda la reacción mediática contra IU está haciendo subir su intención de voto. Y está por ver que Podemos no acabe siendo un instrumento del poder. En resumen, estamos bastante hartas de estos intelectuales de tres al cuarto que desde sus privilegiados asientos en universidades norteamericanas vienen a sermonearnos con sus pedanteces, tergiversaciones, medias verdades y lugares comunes como el del &ldquo;consenso del 78&rdquo;, un consenso que fue de unas élites políticas y no de la mayoría de la población.</p> <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%">&nbsp;</p> <p style="margin-bottom: 0cm; line-height: 100%">&nbsp;</p>
  • |
    Alperi
    |
    Vie, 08/22/2014 - 10:06
    Decir que&nbsp;Cayo entiende la política como algo restringido a las instituciones es falso. En IU, además de&nbsp;propugnar la democracia participativa desde hace tiempo (cuando la gente pasaba de estos temas), siempre se&nbsp;trabaja con asociaciones, plataformas etc, (en los consejos municipales es la base del trabajo) y, por supuesto, apoyó y participó desde el principio con el 15M. Además, con Cayo de dio un nuevo impulso a la convergencia con los movimientos políticos y sociales (lo que se ha dado en llamar la &quot;refundación de la izquierda&quot;). En Galicia, por ejemplo, se convergió con tres fuerzas políticas de izquierda (Podemos, aunque no use ese lenguaje es de izquierda, pues no es lo mismo una política de centro, derecha o de izquierda), tales como Anova (de Beiras), Equo y Espazo Ecosocialista-Galego, dando lugar a la formación Alternativa Galega de Esquerda. Por otro lado el señor Cayo Lara tiene una trayectoria intachable de lucha, al igual que muchos otros compañeros, a través de las instituciones (lógicamente no se lucha predicando en el desierto), en concreto el municipio, caracterizándose por su compromiso con los&nbsp;pequeños campesinos en su lucha agraria. Por eso, hablar así de&nbsp;Cayo Lara, demuestra un gran desconocimiento. Por supuesto IU tiene muchas cosas que mejorar, siendo la crítica y&nbsp;la autocrítica&nbsp;algo necesario y constante. Pero la gente de IU, y algo muy importante que no dice este señor, también Cayo Lara como ha expresado en múltiples ocasiones, se ha alegrado de la irrupción de Podemos en la escena política, algo necesario y esperanzador, porque como dice Cayo, lo importante no son las personas sino las propuestas políticas, y ahí Podemos coincide casi al 100% con la federación de partidos que es IU. De ahí las declaraciones positivas de Cayo hacia Podemos en lo que respecta a su programa (que por otro lado lleva defendiéndolo IU desde hace tiempo) y las intenciones de IU de converger con un amplio programa de izquierda. De ahí, la esencial diferencia de Cayo con el resto. Al resto le asustan las propuestas de Podemos. Cayo las comparte (como es lógico) y habla de convergencia política, cosa que no hace el resto. El que ha escrito este artículo ovbia lo fundamental y saca fuera de contexto unas declaraciones, con las que se puede estar de acuerdo o no, en las que Cayo criticaba que Podemos metiera, consciente o inconscientemente,&nbsp;a todos los políticos dentro del mismo saco. Pero la diferencia de IU, con Cayo a la cabeza, de otros partidos políticos con respecto a Podemos, es abismal.
  • | |
    Mié, 08/20/2014 - 13:14
    La &quot;casta&quot; es de derechas. No es menos antipolítico el discurso que pretende anular las categorías izquierda-derecha. Acepto que se busquen otros calificativos, pero izquierda-derecha define perfectamente el panorama y ayuda a diferenciar. Obviamente, entiendo de donde nace la confusión: de considerar como izquierda aquello que no lo es, empezando por por el PSOE. El PSOE no es socialista por esa &quot;S&quot; que lleva en su acrónimo. A ver si nos metemos eso en la cabeza. El &quot;no soy ni de izquierda ni de derecha&quot; es la antesala de la política, donde todo es lo mismo y el pragmatismo o la &quot;realpolitik&quot; reinan. En esa tesitura sólo queda ser de centro, como hace años que reivindica el PP. Obviamente, &quot;no ser ni de izquierda ni de derecha&quot; aproxima a quien lo dice o lo piensa al PP, porque la antipolítica (y el centro) es de derechas, &iexcl;exactamente!
  • |
    Paco
    |
    Mar, 08/19/2014 - 21:30
    <br type="_moz" />Pues yo soy votante de IU y voy a seguir siéndolo, por muchas pajas mentales que se haga el autor de este artículo. Y me gusta Cayo Lara y Marina Albiol y Alberto Garzón y Nuet y Couso y Ascensión de las Heras y Caridad García Alvar y, y, y... por muchas pajas mentales que se haga el autor de este artículo. Parece como si podemos sea la perfección personificada y nadie pueda opinar sobre ellos.<br type="_moz" />
  • |
    Julián
    |
    Mar, 08/19/2014 - 19:10
    Coger dos fragmentos aislados de declaraciones de Lara y hacerse semejante paja mental a partir de ellas es de una falta de seriedad tremenda (&iquest;dice este señor que es sociólogo y trabaja en una universidad? &iexcl;pues cómo está el patio!). Este tipo de bazofia llena de bilis solo puede esconder o algún trauma personal o el deseo de poner todos los obstáculos posibles a las políticas de unidad popular que son imprescindibles para que el pueblo pueda defenderse de la continua agresión que estamos sufriendo. Ni pagado por el PP, oiga. A todo esto, no deja de pasmarme que el antaño filoanarca Diagonal dé ahora tanta cancha a unos señores que dices no ser de izquierdas ni de derechas, en torno a un caudillo personal&nbsp;y que se presentan con un programa reformista de centro-izquierda de toda la vida. Cosas veredes.
  • Tienda El Salto