La importancia del sujeto

Los sujetos somos la clave de lo colectivo. Somos lo que sentimos, pensamos, decimos y finalmente hacemos. De este modo, trabajar para conseguir la máxima coherencia –y esto significa que los distintos ejes que hemos mencionado estén aline­a­dos– es imprescindible para conformar un proyecto sólido, de larga trayectoria y radicalmente transformador.

, Militante de la CUP de Barcelona
20/07/14 · 8:00
Edición impresa

Los sujetos somos la clave de lo colectivo. Somos lo que sentimos, pensamos, decimos y finalmente hacemos. De este modo, trabajar para conseguir la máxima coherencia –y esto significa que los distintos ejes que hemos mencionado estén aline­a­dos– es imprescindible para conformar un proyecto sólido, de larga trayectoria y radicalmente transformador. Es importante centrarnos pues en la metodología de la elaboración y construcción –fase delicada que requiere contemplar distintos elementos tanto coyunturales, como estratégicos, como organizativos– de un contrapoder capaz de lograr mayores cuotas de democracia y derechos para nuestra sociedad.

Estructuras democráticas

Trabajar para la construcción de espacios que permitan lograr este objetivo solamente es posible teniendo en cuenta la coherencia con el objetivo que queremos alcanzar. Esto significa que para construir estructuras democráticas, participativas, anticapitalistas y feministas debemos hacerlo mediante el uso de democracia, participación, con una praxis feminista y anticapitalista. Sólo así lograremos dar credibilidad y sentido a nuestro proyecto y esto depende de cada una de las personas que forman parte de la creación y gestión de éste.

Ahora bien, generar estas estructuras no es sencillo. Requiere de un análisis, de una estrategia y de una táctica, pero sobre todo de un empoderamiento colectivo y de una corresponsabilidad por parte de la gente que participa de ellas para lograr alcanzar los objetivos consensuados colectivamente. Este hecho significa asumir que todas somos responsables de que el proyecto funcione o no.
Tenemos el reto de construir unos mecanismos que sean realmente democráticos, que sean capaces de dar respuesta a las diferentes necesidades actuales y al mismo tiempo trabajar para desarrollar nuestra propia propuesta política; deben estar basados en la responsabilidad, la confianza y el compromiso.

Estos mecanismos de toma de decisiones conjuntamente con la autoorganización y la coordinación de las distintas luchas deben conformar nuestra apuesta; trabajando separadamente desde distintos frentes, para un mismo objetivo, pero golpeando conjuntamente cuando sea necesario. Tenemos la responsabilidad de generar las sinergias y las estructuras que permitan que decidamos colectivamente hacia dónde queremos avanzar.

Una herramienta que entendemos que debemos utilizar también, sin olvidar la autoorganización popular en barrios, pueblos y ciudades, debe ser el uso de la institución; los ayuntamientos. Para acercarnos a estos ayuntamientos debemos trabajar en la construcción de candidaturas que tengan la determinación de gobernar con propuestas de cambio profundo de los municipios; que puede ser una pieza importante para evidenciar la ruptura y al mismo tiempo contribuir a un proceso constituyente liberador.

Independencia

Debemos apostar por el municipalismo; un municipalismo en el que las personas seamos capaces de controlar y gestionar nuestros propios recursos, crear los mecanismos para ser protagonistas de nuestras vidas.

Cuando hablamos del proceso independentista, que vive un momento de efervescencia en una parte de nuestra nación, Catalunya, debemos tener muy presente la lucha de clases abierta que estamos viviendo por parte de una minoría en contra de una mayoría. Por esto es imprescindible que nosotros, las clases populares y la esquerra independen­tista, lideremos el proceso de liberación nacional convirtiéndonos en la presión que garantice la consulta del 9N que debe ser un punto de partida para trabajar para la construcción de unos Països Catalans feministas y socialistas.

La independencia debe ser para cambiarlo todo; para empezar un proceso constituyente que sirva para empezar a construir un modelo de sociedad desde las personas y para ellas.

Para devolver la democracia y los derechos al pueblo y trabajar para una independencia para cambiarlo todo necesitaremos compromiso, coherencia y lucha. Nos vemos en las calles.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto