Representación y desbordamiento

La herramienta Podemos ha planteado una opción viable para articular la mayoría social en una mayoría política y abrir un ciclo nuevo de democratización.

Texto de Germán Cano, Jorge Lago, Eduardo Maura, Pablo Bustinduy, Jorge Moruno, participantes o simpatizantes de Podemos

28/05/14 · 12:31

Texto de Germán Cano, Jorge Lago, Eduardo Maura, Pablo Bustinduy, Jorge Moruno, participantes o simpatizantes de Podemos.

Hay un hilo narrativo que comunica dos puntos improbables. En la noche electoral de 2004, miles de jóvenes se reunieron frente a la sede de Ferraz ondeando banderas republicanas y coreando “No nos falles” a Zapatero asomado en el balcón. Siete años después, las plazas de toda España estallaron con un diagnóstico compartido e inapelable: “No nos representan”. Entre uno y otro momento se produjo una clara ruptura de la lógica política de la representación, que ha funcionado sistemáticamente como un mecanismo de enajenación de las capacidades políticas de los ciudadanos.

Mucho se ha discutido desde entonces sobre el carácter irrepresentable del 15M, sobre ese clamor de democracia e igualdad que supuso el principio del fin del régimen del 78, sobre las formas y las prácticas con que transformar ese anhelo poderoso en la afirmación sostenida de una vida diferente. En el marco de esa discusión, creemos que la irrupción espectacular de Podemos plantea una serie de preguntas fundamentales. En la noche electoral del 25M, por ejemplo, las miles de personas congregadas para celebrar ese triunfo en la plaza del Reina Sofía recibieron a los candidatos entre gritos espontáneos de “Que sí nos representan”. ¿Quiere esto decir que esa ruptura del contrato representativo ha sido desmentida por Podemos? ¿Qué estamos ante un retroceso de esa lógica radical de democratización desde abajo que se expresó de forma tan nítida hace poco más de tres años?

Nosotros creemos que no, que el resultado de Podemos no certifica una vuelta de la representación sino más bien su contrario: la escenificación de una nueva relación política entre la ciudadanía y sus portavoces en las instituciones. Podemos ha defendido desde el principio que su propuesta se basa en un método, materializado en una serie de procesos fundamentales: las primarias abiertas y ciudadanas, la constitución y proliferación de los círculos, la redacción y aprobación de un programa participativo, la financiación colectiva, la fiscalización transparente de las cuentas, el acuerdo sobre la revocabilidad de los cargos, la limitación de  mandatos y de salarios de los representantes. Y a la vista del resultado electoral, creemos que este método ha permitido al menos tres cosas que neutralizan su lectura en el marco de la vieja lógica representativa.

Primero, ese método ha demostrado que el argumento que tiende a descalificar las capacidades y las posibilidades de los jóvenes y los ciudadanos de a pie para hacer política (“no están  preparados”, “no tienen medios”, “no saben lo que hacen”, “no valen para esto”) no solo es antidemocrático, sino que además es radicalmente falso. Lo demostró el 15M y lo ha demostrado la campaña de Podemos: las singularidades asociadas, la democracia de las capacidades, es perfectamente capaz de generar tanta ilusión como eficacia y de superar barreras que se suponía infranqueables. Ha sido necesario estar en todas partes, combinar redes sociales y kilómetros de carretera, boca a boca y trabajo local y sectorial, para que la mezcla fuera contagiosa. Y lo ha sido.

En segundo lugar, el método Podemos ha dado expresión a un sentido común que es hegemónico en este país desde hace tiempo y al que, sin embargo, la representación política y la aritmética electoral impiden sistemáticamente hacerse realidad. Los temas centrales del programa y la campaña de Podemos (la lucha contra la corrupción, la auditoria de la deuda, el reparto del trabajo y la riqueza, la defensa de los derechos sociales y los servicios públicos) expresan de manera clara, precisa y contundente un sentido común mayoritario que no cabía en las instituciones. Y esos temas no se han definido y articulado desde arriba, sino a través del trabajo activo y la participación de la gente.

El tercer punto tiene que ver precisamente con la forma de esa expresión. En Podemos se ha instaurado una comunicación en doble sentido entre las personas más movilizadas (en los círculos y los equipos de campaña) y un gran sector de la ciudadanía que desea desde hace tiempo un cambio político profundo y está, por tanto, en una posición potencial de ruptura democrática. Esa comunicación ha permitido que se desborden los ejes fundamentales de la representación clásica: la forma partido, la cultura del militantismo, el eje izquierda/derecha, la concepción intransitiva de la relación entre representantes y representados, una idea de la identidad política que depende de la definición de un sujeto más o menos dado. Podemos ha sabido jugar más allá de cada uno de esos ejes, abriendo el escenario para una relación triangular entre la participación ciudadana, las luchas sociales y la expresión de las demandas en las instituciones, que vaya más allá de la democracia representativa y permita una transformación profunda de la vida política, económica y social.

Las encuestas de 2011 reflejaron que casi el 80% de la población estaba de acuerdo con lo que sucedía en las plazas durante el 15M. Desde entonces muchos nos hemos preguntado cómo transformar esa indignación en cambio político. Mediante el desborde de la representación tradicional, la herramienta Podemos ha planteado una opción viable para conectar esas dos realidades, articular esa mayoría social en una mayoría política, y abrir un ciclo nuevo que democratice desde sus cimientos la vida colectiva del país.

Tags relacionados: Podemos
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

10

  • |
    Sid Valero
    |
    Lun, 06/23/2014 - 00:03
    Siempre pense que el periodico Diagonal, tal y como se mostro al salir, era de indole anarquista. Al menos usaba sus colores y se mostraba como tal. Esta claro que me equivoque. Ahora apoya a los partidos politicos?
  • |
    Silvia Bcn
    |
    Lun, 06/02/2014 - 00:45
    Lo que ha hecho el fenomeno Podemos, no tiene precio y es devolver la ilusion y confianza a muchos ciudadanos que se desentendian de la politica, por todas sus corruptelas. En mu caso llevaba 11 años sin acercarme a un colegio electora y que espero como agua de mayo las proximas elecciones para decirle a la casta politica SE ACABO y que si PODEMOS.
  • |
    Edmundo
    |
    Vie, 05/30/2014 - 18:27
    Buen análisis. Muchos dijeron que el 15M se había disuelto y dormido durante dos años, pues desconocian las labores de las asambleas de barrio, de las ayudas entre ciudadanos como STOP deshaucios, que han dado una esperanza basada en el trabajo colectivo, en lugar de tener un derrotismo debido a la crisis. Pues aplaudo la inteligencia de PODEMOS al utilizar ese espíritu constructivo y articularlo a través de sus "circulos", imagenes especulares de las asambleas de barrio. La confianza en que tus propuestas serán oidas y en que las buenas ideas, siempre encuentran adeptos. En que las ideas radicales se disuelven cuando las confrontas con la opinión de la mayoría, eso es devolver la ilusión. Y lo digo no habiendoles votado en las elecciones europeas, pero sin duda, contarán con mi apoyo y mis propuestas a través de internet para mejorar un programa justo. He oido por aquí que es un programa muy idealista y poco realista, poco realista es pensar que un grupo reducido de personas puede gobernar a una mayoría lucrandose a su costa, mientras la mayoría padece miseria, ESO ES PARA MI ALGO IREALISTA. Auditar una deuda, erradicar el concepto de apoderados para que todas las personas sean juzgadas por igual, un sufragio universal para elegir un candidato político y una linea de acción política, acotar el sueldo de los gestores públicos y acotar su permanencia en cargos con poder de decisión, subir los impuestos a los que más tienen y bajarselos a las personas en necesidad que estan con el agua al cuello, impedir/prohibir deshaucios de entidades bancarias que se han enriquecido de forma deshonrosa (ya cambiaremos la ley para que sea ilegal), y un largo etc........ NO ME PARECE IRREALISTA, ME PARECE QUE ES EL MUNDO DONDE QUIERO VIVIR Y DONDE SE MERECEN VIVIR LAS PERSONAS. Con Pablo o sin él, este es el comienzo de un cambio que va a desbordar todas las presas y muros que nos encontremos por el camino. Las próximas elecciones los que están asustados van a caer definitivamente ( y saldremos a celebrarlo como nunca!) 
  • |
    Antonio
    |
    Vie, 05/30/2014 - 03:06
    cuenta con mi voto para la próximas elecciones hagamos bajar del pedestar a esta casta, y regulemos la democracia para que todos podamos vivir.
  • | |
    Jue, 05/29/2014 - 20:32
    Jose Antonio: en esta democracia a la que se juega con las cartas marcadas contar con un lider mediático ha sido providencial, una jugada inteligente, pero que es sólo el comienzo. Una vez abierta esta ventana en el muro de prejuicios y manipulaciones del aparato mediático del sistema las ideas y el sentido común de las propuestas de Podemos conseguirán el apoyo de una mayoría social sin necesidad de que estén asociadas a un lider o a una cara reconocible concreta. Lo que era/es el 15M precisamente. Lo que lo hace imbatible
  • | |
    Jue, 05/29/2014 - 15:51
    ¿Cómo podéis escamotear de vuestro análisis algo tan fundamental -que sólo Yoni, alude de pasada- como que Podemos le debe un altísimo porcentaje de sus votos a la proyección televisva de Pablo Iglesias? Hay muchas formas de "representación" y la representación mediática de un líder es una de las fundamentales, en la política liberal y en el mercado. Me abstengo de decir aquí si la proyección icónica y mediática del líder de Podemos me parece bien o mal. Se puede discutir de ello. ¿Pero en serio no os dais cuenta que intentando escamotear lo más obvio, lo más evidente, sesgáis y en buena parte invalidáis el resto se vuestro análisis? Un saludo
  • | |
    Jue, 05/29/2014 - 14:54
    ¿Cómo podéis escamotear de vuestro análisis algo tan fundamental -que sólo Yoni, alude de pasada- como que Podemos le debe un altísimo porcentaje de sus votos a la proyección televisva de Pablo Iglesias? Hay muchas formas de "representación" y la representación mediática de un líder es una de las fundamentales, en la política liberal y en el mercado. Me abstengo de decir aquí si la proyección icónica y mediática del líder de Podemos me parece bien o mal. Se puede discutir de ello. ¿Pero en serio no os dais cuenta que intentando escamotear lo más obvio, lo más evidente, sesgáis y en buena parte invalidáis el resto se vuestro análisis? Un saludo.
  • |
    KK
    |
    Jue, 05/29/2014 - 09:45
    Hace falta un frente amplio popular, no una suma de siglas. PODEMOS es un caramelo ahora para formaciones como IU, y no vamos a ceder a presiones en los despachos. PODEMOS funciona desde abajo, y serán los círculos los que decidan qué hacer, cuándo, cómo y para qué.q
  • |
    fernanda
    |
    Mié, 05/28/2014 - 22:54
    Me agrada que se reconozca un exceso no representable, en el agenciamiento, en  la capacidad de hacer de la gente, capacidad que se intensifica cuando hay arietes institucionales que llevar hacia adelante en esa dirección, la del  poder popular, la de soberanía popular, cosa que ahora se ve más factible. No va a ser una cosa fácil, componer muchos elementos diversos, no va a dejar de haber conflicto, pero sin duda abre. A pesar de las reticencias iniciales y con lo que nos cuesta a muchos creer en las cosas, a día de hoy, que queréis que os diga: que estoy agradecida. La alegría no invalida la crítica ni la vigilancia... sino que le da más sentido, porque se hace cada vez más importante que a todos nos salga bien aquello que se nos abre, una democracia real, tras un duro bloqueo político. Vamos a por ello: a hacer efectiva esa soberanía,  esa dignidad en el agenciamiento, ese derecho a tener derechos. Feliz nuevo ciclo!  
  • |
    Yoni
    |
    Mié, 05/28/2014 - 17:42
    Me parece bueno que los que hemos votado, lo hayamos hecho a partidos distintos a los de siempre. En cualquier caso la mayoría sigue sin ir a votar. Por diversos motivos. En cuanto a Podemos, en mi opinión basa su programa en una ideología de izquierdas con unas propuestas muy bonitas desde la barrera, pero que estoy casi seguro que inviables económicamente muchas de ellas. Si, muchas de ellas vienen del 15M, pero eso no significa que sean realizables en el contexto actual o futuro. Hay programas también basados en el 15M y mucho mas inclusivos que el de Podemos que se han quedado con una cantidad de votos mucho mas modesta (Partido X) por ejemplo.  Eso sí, pienso que en el resultado obtenido ha tenido mucho que ver el perfil televisivo del líder de Podemos. Lo cual así de entrada no me gusta. Esperemos a ver que hace con toda la confianza que se ha depositado en el. Saludos.