VALENCIA // EL TEATRO COMO HERRAMIENTA DE REHABILITACIÓN E INTEGRACIÓN SOCIOLABORAL
“La ilusión en cada ensayo”

Moments Art DaNSa & TeaTRe es una escuela y compañía formada por personas con  discapacidad física, psíquica, sensorial y enfermedad mental que trabajan en el campo de las Artes Escénicas desde 1992, con el interés de fomentar el desarrollo del Arte y la Creatividad

11/02/10 · 20:09
Edición impresa
Foto: Eva Mañez

Moments Art DaNSa & TeaTRe es una escuela y compañía formada por personas con  discapacidad física, psíquica, sensorial y enfermedad mental que trabajan en el campo de las Artes Escénicas desde 1992, con el interés de fomentar el desarrollo del Arte y la Creatividad
a través de manifestaciones artísticas y culturales en los distintos colectivos desfavorecidos. En  esta producción los actores y actrices son personas con enfermedad mental que utilizan el teatro como herramienta de rehabilitación e integración sociolaboral. La vida transfigura el cuerpo cubierto, obra de danzateatro basada en textos desarrollados en las sesiones de trabajo del grupo con la compañía MoMeNTS ArT, narra los últimos momentos de la vida de un personaje anónimo, atormentado y confuso por un estado de ánimo que le lleva hacer balance de sus propias emociones ocultas tras máscaras, que comparten su vida en una maleta, compañera de su último viaje. Parte del texto está sacado de El loco, de Jalil Gibrán, otras partes del texto  surgen como necesidad de contar una realidad social con la que conviven día a día las personas  con enfermedad mental.

“Para mí hacer teatro significa muchas
cosas –comenta Rubén–, olvidarme
sobre todo de mi enfermedad,
de la rutina semanal y buscar una
motivación nueva de algo que me hace
sentir bien conmigo mismo, que
me aporta desconexión y reconocimiento
a la entrega y a las ganas de
poder expresarme y, cómo no, a la
aceptación dentro de un grupo.
Compartir las mismas inquietudes
que el resto de compañeros. Mis nervios
y mis miedos cuando tengo una
actuación me ayudan a tener después
una recompensa con el aplauso
del público, su cariño lo recojo y lo
guardo, creo que lo que hago es bueno
e interesa, lejos de mi situación
personal que no le importa a nadie y
me hace vivir con plenitud y normalización
mi vida como artista”.
“Mi autoestima ha crecido trabajando
de actriz –comenta Esther–,
además de saber que estoy haciendo
algo creativo y cultural, me encanta
saber que el público recibe
nuestro mensaje. Desde que hago
teatro he crecido profesional y personalmente”.
Esther denuncia que
la prensa les maltrata constantemente,
“hay un gran desconocimiento
de la enfermedad mental
–comenta Juan Luis–, a raíz de eso
hay un rechazo generalizado por
parte de la sociedad”.
Para José Antonio, la persona
con enfermedad mental “no es
agresiva de por sí, de hecho hay
más personas violentas que no padecen
ninguna enfermedad mental.
Nuestros valores como persona
son más grandes que los del
resto de la sociedad. A mí si me piden
un favor, y está en mis manos,
me desvivo por ayudar al que lo
necesite, y eso no sale en las estadísticas,
ni en las noticias...”.
“El concepto de solidaridad y caridad
está un poco confundido” –dice
Luis–. “La ayuda que necesitamos
debe ser solidaria y no caritativa. Yo
antes no tenía expectativas de futuro,
ahora por lo menos tengo una ilusión
en cada ensayo y en cada actuación”,
añade Francisco. La vida
transfigura el cuerpo cubierto podrá
verse en la Sala Carme Teatre de Valencia
del 11 al 14 de febrero.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto