Kukutza, hemos ganado

Lo ocurrido en Kukutza estas semanas es una victoria, nos ha unido a personas de todas las edades, barrios y pueblos. Ha sido una escuela para gente joven de edad y de mente, y para gente que antes estaba sola en su intento por tirar pa’lante. Demasiados ojos mirando vuestra irracionalidad. Demasiados ojos jóvenes que entienden ahora más que antes y que miran hacia donde hay que mirar. Demasiados corazones dispuestos a ser siempre jóvenes, a jugar, a amar.

Juan Manuel Feito Guerrero
27/09/11 · 12:40
Edición impresa

Lo ocurrido en Kukutza estas semanas es una victoria, nos ha unido a personas de todas las edades, barrios y pueblos. Ha sido una escuela para gente joven de edad y de mente, y para gente que antes estaba sola en su intento por tirar pa’lante. Demasiados ojos mirando vuestra irracionalidad. Demasiados ojos jóvenes que entienden ahora más que antes y que miran hacia donde hay que mirar. Demasiados corazones dispuestos a ser siempre jóvenes, a jugar, a amar.

El truco se descubrió, una vez más, pero ahora los balcones y las casas estaban más abiertas. Nos hemos ayudado, abierto portales y viviendas, refugiado en iglesias… como en los oscuros tiempos de Franco. Demasiadas miradas mirando. Siempre se trató de esto, pero en Kukutza ya no pueden ni disfrazarlo con fuegos artificiales… “bien común”, “democracia”, “valores”, “civismo”: propiedad privada (la de gente rica) al precio que sea.

Quienes se a la fuerza se apoderan del trabajo de otros, se llaman “los dueños o la empresa”. El cargo político es su gerente que organiza la empresa. La jueza o juez hace el paripé de que todo parezca justo y racional. Los policías no hacen paripé, funcionan como matones y su labor es golpear y asustar para conseguir que la empresa imponga sus deseos.

Luego el equipo de habladores y periodistas corruptos, dedicados a convertir la mentira en verdad.

Ni los policías protegen al pueblo, ni los y las jueces hacen justicia, ni las instituciones políticas velan por la democracia, ni los ricos son necesarios, ni los periodistas son lo que dicen ser. Demasiados ojos delante de un truco destapado. Demasiadas mentes despertando. El rebaño ya no duerme. HEMOS APRENDIDO MUCHO, por eso ganamos. Y os enviamos este mensaje:

Elegid entre la excavadora, la tanqueta, la destrucción, el hormigón, el odio, la avaricia, la violencia…ese lugar donde no crece la vida y el corazón se apaga; o la alegría, el amor, el compañerismo, la ayuda mutua, la creación, la unión…el único lugar donde el ser humano puede cumplir su meta: ser humano. ¿Qué elegís? Esperamos que regreséis a “casa” con vuestra gran familia trabajadora y constructiva, que podáis recordad lo que una vez intuíais cuando eráis tan jóvenes como nosotros y nosotras. Dejad las armas y el dinero, y trabajad para la sociedad, no en su contra.

Estamos orgullosas de hacer lo que hacemos y ser quienes somos, sin nada que ocultar, seguros de hacer lo correcto. Vosotros mentís y sólo mentís, pues la verdad es demasiado escandalosa y despierta al rebaño.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto