ESTADO ESPAÑOL
Juicio histórico contra un grupo neonazi

Quince integrantes de la organización
neonazi Hamerskin España se
han sentado durante dos semanas
en el banquillo de la Audiencia Provincial
de Madrid acusados de asociación
ilícita y tenencia ilícita de
armas. La Fiscalía y la acusación
popular, el Movimiento Contra la
Intolerancia, solicitaban un total de
76 años de prisión para los imputados.
El presidente de esta asociación,
Esteban Ibarra, subraya que
en caso de ser condenados sería la
primera vez que se castiga a una organización

30/06/09 · 22:26
Edición impresa

Quince integrantes de la organización
neonazi Hamerskin España se
han sentado durante dos semanas
en el banquillo de la Audiencia Provincial
de Madrid acusados de asociación
ilícita y tenencia ilícita de
armas. La Fiscalía y la acusación
popular, el Movimiento Contra la
Intolerancia, solicitaban un total de
76 años de prisión para los imputados.
El presidente de esta asociación,
Esteban Ibarra, subraya que
en caso de ser condenados sería la
primera vez que se castiga a una organización
nazi internacional con
sede en el Estado español y sentaría
jurisprudencia para otros juicios.
En 2004, la policía consideró desarticulado
con la “Operación Puñal”
a este grupo, perteneciente a la
red internacional Hammerskin-
Nation. 14 personas fueron detenidas
en las provincias de Madrid,
Barcelona, Valencia y Guadalajara.
Los imputados contaban con 48 detenciones
anteriores por su presunta
implicación en diversos delitos,
desde agresiones, delitos contra la
salud pública, robos con fuerza, hasta
un intento de homicidio.

Durante la vista, los acusados se
negaron a contestar a las preguntas
de la Fiscalía, aunque sí lo hicieron
ante las de su abogado. Si el presunto
jefe de la organización, José
Eduardo C.H. declaró que Hammerskin
era un “grupo de amigos”, otro
imputado resolvió que era “una marca
de ropa”. El cabecilla, además,
afirmó que desconoce la ideología de
esta red, y sobre el holocausto judío
declinó hablar ya que “no le gustan
los temas políticos”. Sobre los materiales
requisados por la policía en los
registros domiciliarios, entre los que
se incluían una pistola del calibre
6,35, pistolas detonadoras, munición
de 9 mm parabellum, bates, machetes,
navajas y propaganda nacionalsocialista,
los acusados respondieron
que se trataba de coleccionismo:
“Material que cualquier ciudadano
tiene en su casa”. En cuanto a los
conciertos que organizaban y los que
se exaltaba la supremacía blanca,
uno de los acusados, José Manuel
Q.R. resolvió que acudía a los conciertos
“para estar con los amigos,
beber y ligar”.

Durante el juicio, el periodista autor
de Diario de un skin, que utiliza el
seudónimo de Antonio Salas, declaró
como testigo protegido. Tras un
biombo, relató como se infiltró en el
movimiento neonazi a raíz de sus
contactos con la peña Ultras Sur del
Real Madrid y cómo conoció a algunos
de los acusados, con los que incluso
presenció “cacerías” contra inmigrantes.
El periodista hizo hincapié
en el carácter violento y racista de
este grupo, y cómo sus integrantes
son miembros reconocidos de grupos
futboleros como Ultras Sur y Brigadas
Blanquiazules (Enpanyol) sobre
los que ejercían un gran control.
La Nación Hammerskin es una organización
racista y neonazi nacida
en los EE UU y que se ha extendido
por varios países. Su símbolo son dos
martillos cruzados. Al cierre de esta
edición todavía continuaba el juicio.

Tags relacionados: Número 105
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto