LOS AGUJEROS DE LA LEY SINDE // RESPUESTAS A LOS PRÓXIMOS CIERRES DE PÁGINAS WEB
Internet burlará la censura de la ley Sinde

Mientras que no se encuentra un modelo rentable
a la producción cultural en la red, Hacktivistas
ha mostrado cómo poder seguir accediendo
al derecho de copia privada y a compartir cultura
libremente en la red. Con la presentación de
Manual de desobediencia a la ley Sinde,
Hacktivistas fomenta el libre acceso a la cultura,
como reconoce la Constitución española.

- Ángeles González Sinde: "El ’Manual’ tendrá su acogida"

- Consigue aquí el Manual de Desobediencia a la Ley Sinde

16/05/11 · 20:15
Edición impresa
JPG - 65.9 KB
Foto: David_Fernandez.

Días antes del 22 de mayo, día de las
elecciones municipales y a la mayoría
de las Comunidades Autónomas,
Hacktivistas.net ha presentado su
Manual de desobediencia a la ley
Sinde. “En vez de promover la cultura,
ilegalizan a quienes están dispuestos
a crearla. Nos convirtieron
en delincuentes. Actuemos como tales.
Detengamos la máquina”; con
esta irónica declaración de intenciones
termina la introducción a este
manual práctico en defensa de la cultura
y de la libertad de expresión.

La influencia de la industria de
producción cultural y de las asociaciones
de gestión de derechos y las
presiones de EE UU –conocidas tras
las filtraciones de Wikileaks– marcan
desde dónde se ha promovido
esta nueva ley. No es una idea con
copyright del PSOE, del PP o de CiU,
partidos que votaron a su favor. Su
inclusión en una disposición dentro
de la Ley de Economía Sostenible y
su debate e intento de aprobación
fuera del pleno del Congreso de los
Diputados denotan el ocultismo de la
ministra de Cultura para aprobar este
proyecto.

La representación de intereses externos
y la ocultación a la ciudadanía
fueron algunos de los motivos que
terminaron de volver a la ‘blogosfera’
en contra de todos los partidos que
aprobaron en febrero esta nueva legislación.
Y por ello se lanzó la campaña
“No les votes” (PP, PSOE y
CiU). Detrás de esta campaña se posicionaron
especialistas en la red como
Ricardo Galli, Enrique Dans,
Javier de la Cueva o Carlos Sánchez
Almeida. Pero también Hacktivistas
reivindica que la ley Sinde no puede
salir gratis en los próximos comicios
y por eso ahora se hace público este
manual, que tenía listo desde hace
meses como anunció en enero.

La censura total no existe

JPG - 28 KB
Ilustración: Martin_Leon_Barreto

“Los objetivos [de la ley Sinde] declarados
son los de agilizar los trámites
para la censura de páginas web
que supuestamente infrinjan derechos
de propiedad intelectual e impedir,
o al menos dificultar, el intercambio
de datos entre los usuarios”.
Y para que esto no sea posible,
Hacktivistas ha resumido las posibilidades
que la red ofrece. Ejemplos
como los llevados a cabo por
el Gobierno chino o los realizados
en los países árabes para frenar las
últimas olas de movilizaciones han
servido de ejemplo para inutilizar la
ley Sinde. Hacktivistas resume las
acciones que colaborativamente se
han utilizado en la red para romper
la censura en anteriores ocasiones.

Según Hacktivistas, un Gobierno
puede cerrar una página web de cinco
formas diferentes. El más utilizado
hasta ahora es el bloqueo del Sistema
de Nombres de Dominio (DNS,
por sus siglas en inglés), algo que
ocurriría si se borraran de sus listas
aquellas páginas web que decida la
comisión administrativa. El Gobierno
también ha anunciado que las
webs no alojadas en el Estado español
también se podrán bloquear.

Para evitar este bloqueo, la
solución más sencilla es utilizar un
DNS que no esté alojado en España;
también con una red privada virtual
(VPN, por sus siglas en inglés) se evita
que el proveedor de acceso a internet
espíe el tráfico que generas y que
las páginas que visitas conozcan el
origen real de tu conexión.
Otros tipos de acciones que pueden
posibilitar que una página web
sea censurada son el bloqueo de su
dirección IP, el bloqueo de la URL o
las emisiones de órdenes contra el
proveedor de alojamiento o contra
el registrador (proveedor de dominios).

Para este tipo de cuestiones
técnicas que suelen alejar a la mayoría
de la gente, ya que ni siquieran
entienden el vocabulario utilizado en
las líneas anteriores, Hacktivistas ha
simulado en el modelo su
Manual de las instrucciones de
cualquier electrodoméstico. De esta
forma se facilita a cada persona cómo
llevar a cabo todas las “medidas
anticensura”: Por qué y cómo debes
cambiarte los DNS; por qué y cómo
configurar un proxy; por qué puedes
necesitar una VPN y cómo configurarla;
cómo puedes hacer una copia
de seguridad de tus webs de enlaces
favoritas; y, por último, por qué
usar Tor y cómo configurarlo.

Este último sistema fue premiado
en marzo por el papel que jugó en las
revueltas del mundo árabe por la
Free Software Foundation (Fundación
del Software Libre), ya que facilitó
la comunicación
en países como
Irán o Egipto, en los
que se censura en la red y ésta
aumentó durante las recientes
revueltas. Este software lo usan unos 23 millones de personas, tras su descarga
libre en su página web.

“Tor es una red de proxies que se
insertan entre tu ordenador y el servidor
al que te conectas. La comunicación
circulará saltando de un nodo
de TOR a otro de forma cifrada, de
tal manera que es imposible saber a
dónde estás accediendo”, explican
en la guía. Como todos los materiales
de Hacktivistas, Manual de desobediencia
está accesible con licencia
creative commons en su web, así como
en la de la editorial Traficantes de
Sueños
o del periódico DIAGONAL,
que han colaborado en su edición.

A expensas del reglamento

Este manual llega antes de la aprobación
del reglamento que regulará la
ley. Por lo que se ha filtrado hasta
ahora, se podría ir contra páginas que
alberguen enlaces, como hacen la
mayoría de webs. “El truco está en
tratar a una web como Series Yonkis,
por poner un ejemplo, no como un
servicio vulnerador de propiedad intelectual,
sino como un servicio de
intermediación del que se valen los
vulneradores de la propiedad intelectual.
Se matan dos pájaros de un tiro:
se mantendría a Series Yonkis y a sus
abogados fuera del procedimiento, y
sólo se les notificaría la resolución en
vía de ejecución forzosa”, explicaba
el abogado Carlos Sánchez Almeida
en su blog de El Mundo.

Así, hasta Google incumplirá la ley
Sinde y podría ser cerrada si no elimina
todos los enlaces que le exigan
la nueva Comisión de Propiedad Intelectual.
“Creer que cerrar páginas de
enlaces significará acabar con las
descargas es como pensar que eliminando
el índice de la enciclopedia
acabas con la enciclopedia”, ironizaba
David Bravo –abogado especializado
en derechos de autoría–
en una entrevista en el
blog Ciberneticaeterna.com, junto a otros
especialistas de la
red.

“La ley Sinde
es un engendro
legal que no servirá
para nada, no corregirá nada,
no cerrará de manera eficaz
nada, permitirá abusos que pondrán
en peligro la libertad de expresión”,
apostillaba el profesor de informática
Enrique Dans en la misma entrevista.
De momento, durante todo este
proceso, España es el país con más
obras Creative Commons per cápita.
Es decir, obras como este periódico,
que ceden sus derechos de autoría
siempre que se reconozca su autoría,
no tenga fines comerciales y no se
modifique la obra.


GUÍAS PARA
PROFESORES
Y PADRES: CONVENCER
A LOS PEQUES

“En cuanto a la música, normalmente
se puede hacer una copia
digital de un CD que te pertenezca
para uso personal gracias al
derecho de copia privada, aunque
técnicamente es preciso el
permiso de los creadores”.

JPG - 56 KB
Portada de la "Guía para madres y profesoras".

“Teóricamente, los servicios de
intercambio de archivos pueden
usarse legalmente, pero en la
práctica casi todo el contenido
es ilegal”. Afirmaciones como
éstas aparecen en Música, cine
y televisión en internet. Guía
para padres y profesores
, editada
por Promusicae o la SGAE,
lobbies de la industria cultural.

Afirmaciones que son totalmente
falsas, como han desmontado
numerosas sentencias judiciales
y como recogen las declaraciones
de derechos humanos o la
propia Constitución española. Su
objetivo era ‘adoctrinar’ a formadores
y padres sobre los usos
que consideran ílicitos en la red,
pero que son totalmente legales,
como el compartir archivos con
copyright sin fines lucrativos,
poner enlaces a canciones o
películas en tu blog, utilizar redes
de intercambio de archivos o
renunciar a parte de los derechos de autoría al utilizar otro
tipos de licencias que no sean
copyright. Nada nuevo para la
industria cultural, que en esta
ocasión dedicó sus esfuerzos a
intentar influir en los más pequeños.

Y todo ello con el apoyo del
Ministerio de Cultura, que en sus
envíos de propaganda por correo
electrónico recomendó esta guía.
Al más puro estilo de guerrilla de
comunciación, Hacktivistas publicaba
días después Música, cine
y televisión legal y gratuita en
internet. Guía para madres y profesoras.
Con una estética y
estructura plagiadas, desmontan
una a una las afirmaciones falsas
que llevó a Hacktivistas a
realizar esta guía con la que pretenden
desmontar estas afirmaciones
incorrectas.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto