OVIEDO // VUELVEN LOS PREMIOS PRÍNCIPE DE ASTURIAS
¡Usted también puede llevárselo!

Quizá piense usted que merece ganar uno de los
premios que el príncipe reparte cada año. Aquí le
damos algunos consejos que se lo pondrán más fácil.

, Madrid
11/10/11 · 6:00
Edición impresa

Ya está, otra vez se entregan los premios
Príncipe de Asturias, que a estas
alturas de crisis parece la única
satisfacción –pública, se entiende–
que tiene la casa real, toda vez que
los embarazos reales ya no interesan
a nadie, que las regatas en las que
participan solo interesan a esas clases
medias que declaran 700.000 euros
al año y que el discurso de nochebuena
del rey tiene más de oración
fúnebre que de baño de masas.

Vuelve pues la ceremonia en la que
el príncipe apela al esfuerzo y un
grupo de gente con frac y vestidos
de noche aplaude a rabiar como si la
palabra ‘esfuerzo’ (o ‘ejemplo’, lo
mismo da) activase un resorte secreto
en sus cerebros. Por motivos obvios
(la comida y la bebida) puede
que usted desee participar en el festín,
pero quizá no se haya planteado
que puede incluso participar como
premiado. Bien, sin negar que hace
falta cierta cualificación para optar a
uno de estos premios, le vamos a dar
una buena noticia: si es usted hombre
y tiene la piel clara, tiene las opciones
intactas
. Si no, le aconsejamos
que opte en cualquier caso por
los siguientes premios, por tratarse
de los más accesibles:

Premio de la concordia: Sirve para
celebrar que existe gente chachi
en el mundo. Si se bucea en la subjetividad
que eso implica, en un jurado
tipo de los premios se puede
afinar más: sirve para premiar a la
iglesia católica en sus formas y sabores
más variados. Un año se premia
al Camino de Santiago, al año
siguiente a una ONG o a las misiones
que ponen bocatas en una aldea
de Malawi y así todo queda en casa.
En la edición de 2011 el premio va
para “Héroes de Fukushima”. Quizá
dentro de diez años el premio vaya
para “Héroes de Ascó”
. Esa puede
ser su oportunidad.

Premio de las letras: Esto son palabras
mayores. Y masculinas, mayormente.
Si es usted mujer y ha nacido
en Catalunya o Euskadi puede
despedirse de la idea de levantar este
trofeo. Es cierto que hasta hace poco
ser un varón castellano leonés de entre
50 y 80 años le colocaba automáticamente
en la quiniela de candidatos
al premio. Sin embargo, hoy día
se lleva el rollo ‘underground’. Así
que el consejo para ganarlo es que
sea usted estadounidense, que escriba
sobre la soledad del individuo en
una sociedad deshumanizada, y que
diga que le ha influenciado Don
DeLillo, pero copie a Paul Auster.

Premio de los deportes: Si no se
dopa no tiene apenas posibilidades.
Cuanto más contaminante sea la actividad
que realiza, más opciones
tiene, así que intente ser el primer
campeón de carreras de todoterrenos
enriquecidos con uranio en la
superficie lunar. Si eso es difícil, trate
de ser la imagen de marca de alguna
marca de relojes. Si también
eso falla, desista: para perder, más
le vale no intentarlo, como ya le habrá
dicho mil veces su entrenador.

Tags relacionados: Número 158
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador