EUSKADI / COMIENZAN LAS OBRAS DE CONSTRUCCIÓN DEL TREN DE ALTA VELOCIDAD (TAV) CONOCIDO COMO LA 'Y VASCA'
TIEMPO DE RESISTENCIA CONTRA EL TAV

El inicio de las obras del TAV, criticado por sus altos
costes sociales y ecológicos, abre una nueva etapa.
El 18 de noviembre miles de personas se manifestaron
en Vitoria para insistir en que “pararlo es posible”.

23/11/06 · 0:00
Edición impresa
JPG - 41.5 KB
DESOBEDIENCIA AL PROYECTO DESARROLLISTA.
Los activistas contra el TAV están dispuestos a boicotear
la obras y a emprender acciones directas no
violentas. El martes día 14, tres personas se encadenaron
a las grúas y fueron detenidas/AHT Gelditu! Elkarlana

Las obras de construcción del tren
de alta velocidad en Euskal Herria
han comenzado en Luko (Álava). En
silencio, sin fotos o ruedas de prensa,
sin instalaciones de la primera
traviesa. Abierta la tierra y no para
acoger esquejes o futuro. Como dijo
Nuria López de Gereñu, consejera
de Transporte del Gobierno Vasco,
“ahora no es momento de debatir”.
Ahora es momento de construir.
Un tren que atravesará campos
agrícolas, pueblos y caminos a 250
km/h y que costará en torno a 6.000
millones de euros.

Ha comenzado, también, el tiempo
de la resistencia. En Urbina, uno
de los pueblos de Álava afectados
que, tras las obras, puede quedar aislado
entre dos autopistas y el TAV,
se está conformando un espacio
autónomo que pretende concentrar
en él diferentes iniciativas con el objetivo
de paralizar el proyecto.
Además, la plataforma AHT Gelditu!
Elkarlana formada por la Asamblea
contra el TAV y diferentes colectivos,
sindicatos y partidos políticos,
ha realizado una intensa campaña
de movilizaciones y denuncia de este
comienzo de obras durante las últimas
tres semanas. Por otro lado,
los pueblos alaveses afectados han
convocado consultas populares en
sus concejos, en los que una abrumadora
mayoría de sus habitantes
ha dicho, alto y claro, que no al TAV.

El pasado día 4, centenares de
personas marcharon, bajo la lluvia y
por primera vez, a las obras. Allí se
encontraron con 140 metros de tierra
removida, vigas de metal y grúas.
Tras su partida, la zona de obras
quedó sembrada de piedras. Durante
estas semanas, personas que
han acudido al espacio de resistencia
de Urbina se han venido concentrando
diariamente en la plaza del
pueblo bajo una intensa vigilancia
policial. El martes día 14, tres personas
se encadenaron a las grúas y
fueron detenidas. Finalmente, alrededor
de 7.000 personas mostraron,
el día 18, su rechazo al TAV por las
calles de Vitoria.

Desde las diferentes plataformas,
espacios de resistencia y colectivos
se hace un llamamiento no sólo
para que la gente acuda a Urbina,
sino también para la autoorganización
contra el TAV en barrios,
pueblos y ciudades de toda Euskal
Herria. El objetivo es claro: “Si el
TAV no pasa por Urbina no pasará
por Euskal Herria”. Se quiere también
mirar hacia el valle italiano de
Susa donde vecinos, vecinas, gente
de toda Italia ha conseguido paralizar
un proyecto similar. “Pararlo es
posible”, se dice, en estos momentos,
en toda Euskal Herria.

Mas Información:

[Ir a blogak->http://www.blogak.com/ahtezgunea]

Tags relacionados: Conflicto vasco TAV
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador