NUEVA AMENAZA DE RUPTURA SENTIMENTAL CON MARRUECOS
Por lo menos no hemos visto a Fraga en bañador

Tras otro tórrido verano, principal protagonista de telediarios y de conversaciones en la playa, repasamos otra de las noticias más trascendentales: los carteles de Melilla.

02/09/10 · 7:55
Edición impresa
JPG - 24.8 KB
 
FRAGA. Tranquilizó al personal meneando el body allá en los ’60.

De entre las emocionantes informaciones
que trajo la prensa en agosto,
que en muchos casos se reducen a
variantes sobre las perogrulladas en
torno al verano que comentan en
profundidad que hace calor y que la
gente se va a la playa, este año han
destacado las referentes a Melilla y
sus (dos) carteles. Marruecos y
Cuba, ya se sabe, son dos de las capitales
mundiales de las noticias sobredimensionadas.
Aunque el caso
marroquí siempre resulta más entretenido,
se pasa de hablar de lo ‘amiguitos’
que son los políticos ibéricos
y Mohamed VI a las paranoias más
elaboradas y probablemente huecas
respecto a este último y su relación
con el Estado español con una facilidad
asombrosa. Unos carteles con
un diseño muy de orquesta de verano
en las fiestas del pueblo pasaron a
toda la prensa en menos tiempo del
que tardaron en diseñarse, y a falta
de fichajes futbolísticos de interés
nos lo encontramos en casi todo lo
que echaban por la tele.

Las amenazas de un bloqueo a
Melilla por parte de un par de asociaciones
hicieron que algunos pensaran
que de pronto se criticaba a
EE UU en la tele, hasta que se dieron
cuenta de que tanto aspaviento no
tenía nada que ver con los Castro y el
Tio Sam. Un bloqueo más de andar
por casa, y bastante más corto. Para
la Historia queda la hazaña de Aznar,
que de haber tenido el apoyo del pueblo
hispánico –que andaba despistado
por los decibelios de los hijos de
los vecinos en la piscina– sin duda
habría conquistado Marruecos, Argelia
y el norte de Madagascar para
ampliar nuestras gloriosas fronteras.

La idea del PP de convertir unos
carteles en el Desastre de Annual de
Zapatero no ha cuajado, entre otras
cosas porque la mayoría de la gente
estaba más preocupada por no encontrar
tumbona libre en la playa
que por la “unidad de destino en lo
universal”, pero unos y otros sin duda
han logrado que las denuncias por
la actitud de las y los policías en la
frontera hayan quedado en segundo
(o vigésimo quinto) plano. Marruecos
complica seriamente los libros
de estilo de los periódicos
, cada vez
que toca el periodista de turno ha de
preguntar si esa semana Mohamed
VI es bueno o malo, pero no así la policía,
que siempre es buena (salvo
que sea la cubana o una autonómica
a las ordenes de un partido que no
gusta a la dirección del medio). Por
si queda alguna duda de que la policía
es buena y la gente con pigmentaciones
o ideas distintas son malas
vemos la convocatoria de los Premios
Periodísticos “Fuerzas y Cuerpos
de Seguridad del Estado 2010”,
que el Ministerio del Interior ha dotado
con 22.000 eurazos, y que premiarán
los trabajos “que mejor reflejen
la imagen, el esfuerzo y el trabajo
de ambos cuerpos policiales”. Cabe
suponer que los informes de las asociaciones
de derechos humanos
o los
artículos del periódico Gara no encajan
con ese “mejor reflejen”.

Las ‘hazañas bélicas’ coloniales ya
no son lo que eran, como demostraron
en su día Isla Perejil y sus cabras,
pero al menos los criterios estéticos
mediático-veraniegos han avanzado
lo suficiente para ahorrarnos ver a
Fraga en bañador. Algo es algo.

Tags relacionados: Melilla Número 132
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • | |
    06/09/2010 - 3:12pm
    <p class="spip">Es más plausible que estuviera de cacería, al fin y al cabo eran sólo unos hilillos radiactivos.</p> <p class="spip">Sin embargo, los carcundios defienden que sí se bañó en Palomares y obtuvo sus superpoderes (la longevidad, la forma de hablar a 170 palabras por hora). Recomiendo la lectura del libro "Teo de vacaciones", en cuyo subtexto aparecenalgunas claves sobre cómo se llevó a cabo la transición y de la influencia de Fraga en la obra de J.R.R. Tolkien.</p>
  • |
    anónima
    |
    06/09/2010 - 12:31pm
    ésa si que es buena. Seguro que era otra gran mentira del régimen, como las de todos los regimenes, a falta de verdades, pues mentiras, a sobrevivir (es decir, malvivir) con ellas. jajajaja, la pera el sr. Fraga y la cia de la bola!
  • |
    anónima
    |
    04/09/2010 - 4:41pm
    No es un comentario para el artículo en sí, sino una pregunta acerca del hecho que da título al mismo. He pasado más de 25 años yendo los veranos y la semana santa al Levante almeriense y conozco a mucha gente de Vera, Garrucha, Huercal-Overa, Los Gallardos, Cuevas de Almanzora, Águilas en Murcia ... y siempre que surgía el tema de "la bomba de Palomares", varios de los presentes comentaban que en su familia siempre se había dicho (de manera muy reservada y como con mucho miedo) que Fraga no había estado en la zona del accidente y que las fotos que se publicaron en los periódicos eran de unas playas de un sitio no muy lejano a la capital que hoy es un centro turístico: Aguadulce. ¿Será verdad?. De Fraga y el Régimen se podía (puede) esperar cualquier cosa. En Almería hay tantos comentarios, historias familiares, leyendas y desinformación acerca de lo sucedido en Palomares que igual alguien debería publicar algo sobre ello. Y, todavía hoy, se habla con recelo, con miedo, con desconfianza.
  • separador