RACISMO // SURVIVAL OTORGA EL GALARDÓN AL ARTÍCULO MÁS RACISTA DEL AÑO
¿Napalm sobre los indios?



, Redacción
10/09/09 · 0:00
Edición impresa



Más de un positivista iluminado por
la fe en el progreso continuo podría
llegar a pensar que afirmaciones como
las de Mariano Baptista, presidente
boliviano de fines del siglo
XIX, pertenecían al pasado. “La clase
letrada y la cristiana siente por
los aymaras un gran horror, los he
contemplado desde mi niñez con
espanto por la humanidad”, dijo entonces
aquel estadista, a todas luces
blanco. Más de cien años después,
el racismo de las élites no parece
haber cambiado demasiado.
El 26 de agosto, la ONG Survival,
dedicada a la defensa de los
pueblos originarios, ha otorgado el
premio al artículo de prensa más
racista del año a una pieza de opinión
publicado en el diario Correo,
el tercero de más tirada en Perú. El
artículo aparecía poco después de
los enfrentamientos entre indígenas
y policías en la Amazonía provocados
por los decretos que “privatizaban
la selva” en palabras de
los nativos amazónicos.
Entre las lindezas del texto, el
autor, Andrés Bedoya Ugarteche,
se refiere a los indígenas como personas
“salvajes”, “paleolíticas” y
“primitivas”, cuyas “lenguas nativas
no pasan de 80 vocablos”.
“Para aquellos que aún consideran
a estas ‘etnias’ como grupos humanos
de gentes ‘buenas’, ‘ingenuas’
y ‘candorosas’, les recuerdo
que fueron estas mismas las que
perfeccionaron el arte de reducir
las cabezas de sus enemigos y llevarlas
en los cinturones de piel que
sujetaban sus taparrabos (…) En
todo caso, si los ‘nativos’ no lo hicieron
con los 25 policías que asesinaron
y se comieron sus restos, fue
solamente por falta de tiempo”, remarca
el columnista. Para terminar
el artículo, Bedoya concluye: “No
sé qué espera Alan [García, presidente
de Perú] que no prepara a su
FAP [Fuerza Aérea Peruana] con
todo el napalm necesario”.
Cualquier europeo biempensante
podría razonar que este tipo de extremismos
son propios de Estados
atrasados donde las desigualdades
son mayores y los estándares culturales
menores que la media europea.
Sin embargo, en marzo de
2008, a la pregunta del portal peruano
Adonde.com de “¿cuál es el
país más racista y xenófobo del
mundo? ¿En qué país te daría miedo
vivir?”, el Estado español resultó
ser el ganador con el 31% de los votos.
Algo que no parecía echar por
tierra el último informe Raxen del
Movimiento contra la Intolerancia
con datos como que el 14% de los
jóvenes españoles estaría dispuesto
a votar a un partido racista, o que el
54% de la población prefiere vivir
con personas de la misma cultura y
la misma religión.
Sin duda los medios de comunicación
españoles parecen aportar lo
suyo, como demostró la ya clásica
‘broma’ de la radio de la Conferencia
Episcopal a Evo Morales en la
que un cómico se hizo pasar por Rodríguez
Zapatero. El Ministerio de
Justicia español confirmaba entonces
lo que todo el mundo pensaba:
“La COPE seguramente no se habría
comportado así con un gobernante
europeo”. Pero el racismo no es algo
exclusivo de la derecha conservadora
y paleolítica.
“¿Es que no tienen ustedes ya límites
en la manipulación?”, escribía
un lector al diario El País. No se trataba
de un lector cualquiera sino de
Bartolomé Clavero, miembro del
Foro Permanente de la ONU para las
Cuestiones Indígenas. “Los comités
cívicos [de las provincias ricas de
Bolivia] encabezan un movimiento
de restauración colonialista que El
País está abiertamente alentando.
(...) Tienen intereses económicos por
supuesto y no sólo en el sector mediático.
Permítanme que les haga
una recomendación. Abandonen el
doble baremo, lo más vergonzoso de
todo por ser lo más caracterizadamente
colonialista”.

Tags relacionados: Número 108
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador