ENTORNO // EL GOBIERNO ARAGONÉS RECHAZA 30.000 FIRMAS POR LA ALTA MONTAÑA
Montañas de papel mojado

En diciembre el Parlamento de Aragón rechazó, con los votos de PSOE y Partido Aragonesista,
una Iniciativa Legislativa Popular para preservar los Pirineos. La propuesta, respaldada por
30.000 firmas, intentaba frenar la fuerte urbanización que está sufriendo la zona.

08/05/06 · 14:36
Edición impresa
JPG - 57.1 KB
PIRINEO ARAGONÉS.Perramó Ibonet.

El 15 de diciembre se
presentaba en las
Cortes de Aragón
una Iniciativa Legislativa
Popular (ILP), avalada
por más de 30.000 firmas, que
pedía la protección de las zonas
de alta montaña. Una propuesta
que emanaba de diversas
organizaciones de la sociedad
civil (ecologistas, vecinales,
deportivas...) con la intención
de hacer frente a los
desmanes que la Administración
estaba promoviendo en el
Pirineo aragonés, de mano de
la sociedad pública Aramón.

La iniciativa pretendía frenar
actuaciones como las ampliaciones
de pistas de esquí
en valles vírgenes, la creación
de macroparkings para 2.000
coches, y sobre todo enfrentar
los procesos de urbanización
que se incluyen en estos proyectos
como la contrapartida
que permite hacerlos viables
económicamente. Espuluciencha,
Panticosa, Javalambre
son algunos de los valles que
actualmente se encuentran
afectados, otros muchos se
ven amenazados dentro y fuera
de Aragón.

La propuesta presentada
por la Plataforma en Defensa
de las Montañas es el
ejemplo más estructurado, la
voz más legitimada, de quienes
por todo el Estado luchan
porque no le suceda a
las montañas lo que desde
los años ‘60 viene ocurriendo
en nuestras playas: la implantación
de un modelo turístico
basado en la urbanización
de todo lo posible, en
el consumo insostenible de
formas de relación con el
medio y la destrucción de las
culturas locales.

Quince minutos tardó el
Gobierno de Aragón en decidir
que esta iniciativa no era
merecedora de ser tomada
en consideración, de ser debatida
y analizada. Los políticos
no han estado a la altura
de sus montañas, gestos de
este tipo convierten las declaraciones
sobre protección del
medio ambiente y los cantos
a la participación ciudadana
en papel mojado.

Y a pesar de todo, esta ILP
no es un paso en vano. La
sensibilización producida, la
experiencia acumulada, la legitimidad
ganada, son pequeños
logros que evidencian
simplemente que no es
el final del camino, que queda
una partida por jugar en
otros terrenos. Si algo enseñan
las montañas es que para
ascender a sus cumbres
cada paso dado solo cobra
sentido al llegar a la cima.
Seguir, sigamos caminando.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador