EL EX VICEPRESIDENTE VUELVE A LA ARENA POLÍTICA
El arte contemporáneo llora la marcha de Álvarez Cascos

Cuando el mundo se acostumbraba a la influencia de Álvarez Cascos en el mundo del
arte contemporáneo, su salida del Partido Popular hacia una nueva casa política
puede traer como consecuencia que la cultura se quede huérfana de este dóberman.

21/01/11 · 4:00
Edición impresa
JPG - 94.9 KB
 

Filántropo, mecenas, cazador de talentos...
muchos son los adjetivos
con los que el gremio de galeristas
obsequia al que fuera vicepresidente
en el primer gabinete de don José
María Aznar,
Francisco Álvarez
Cascos.

Conocido en su día por ser el dóberman,
la cara más hosca y agresiva
de un PP recién llegado a la
Moncloa, poco se sabe de su lado
sensible y bohemio,
el que ha tenido
la oportunidad de cultivar al lado
de su tercera esposa, la galerista
María Porto, propietaria de la empresa
Aqualium Spain.

UNA EMPRESA RUINOSA

Aqualium Spain inició su andadura
con unos beneficios de más de
300.000 euros
y negocios con muchas
administraciones locales del
PP y otras organizaciones políticas.

Quizá haya sido el giro vanguardista
que la empresa dio como
consecuencia –según se rumorea en
determinados cenáculos intelectuales–
de la llegada de Francisco Álvarez
Cascos, el que ha hecho que la
empresa haya perdido volumen de
negocio y acumule pérdidas en los
dos últimos ejercicios. Las mismas
fuentes apuntan a que el distanciamiento
entre Álvarez Cascos y el
Partido Popular
puede obedecer a
una incomprensión por parte de
las autoridades locales de este partido
al nuevo giro de Aqualium
Spain, dado que los encargos de
obras de arte han caído en picado.

“PACO NO SOPORTA A LOS CARCAS”, HAN AFIRMADO ALGUNAS FUENTES MUY CERCANAS AL POLÍTICO ASTURIANO.

El caso es que el ex vicepresidente
ha emprendido una nueva aventura
política en la tierra que le vio
nacer, y cual Pelayo del siglo XXI
promete encabezar una nueva
Reconquista contra los infieles que
ocupan su patria querida.

¿RETIRADA DEL MUNDO DEL ARTE?

En absoluto, se trata de un movimiento
meramente táctico. Su llegada
al poder traerá un renacer del
arte contemporáneo en nuestro
país. “Será como los Medici”, “un
ángel de la cultura”... son algunas
de las frases que ya pueden escucharse
en círculos culturales bien
informados.

El hecho de que se especule con
la posibilidad de que encabece la
candidatura del Centro Democrático
y Social (CDS), el mítico
partido creado por Adolfo Suárez,
se ve en muchos ambientes como
una provocación inspirada en las
vanguardias más arriesgadas, un
revival. Encandilar a la gente desde
atrás, desde lo retro, es lo más
in del momento.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador