POLÍTICA MILITAR | ROTA ALBERGARÁ A PARTIR DE 2013 CUATRO BUQUES DE LA ARMADA DE EE UU Y A 1.200 MILITARES NOR
Zapatero cierra la legislatura dejando a España como pieza clave de la OTAN

El Estado español pasa
a estar en la estructura
militar de la OTAN gracias
a un acuerdo que sitúa
Rota como centro del
escudo antimisiles.

18/10/11 · 6:00
Edición impresa
JPG - 96.9 KB
Carme Chacón, ministra de Defensa.

Finalmente, el PSOE y
Zapatero “han entendido
que Estados Unidos es clave.
(…) Es una buena noticia.
Bienvenidos al mundo real”.
Esas fueron las palabras, cargadas
de sorna, con las que el coordinador
de Relaciones Internacionales
del Partido Popular, Jorge
Moragas, valoró el pasado jueves
6 de octubre el acuerdo anunciado
el día anterior en la sede central
de la OTAN, en Bruselas, por
José Luis Rodríguez Zapatero y el
secretario de Defensa de EE UU,
León Panetta: la base militar de
Rota se convertirá en el enclave
naval fundamental del escudo antimisiles
de la OTAN.

La base gaditana de uso conjunto
hispano-estadounidense, albergará
a partir de 2013 cuatro buques
de la Armada de EE UU,
1.200 militares y 100 civiles
.

Los pasos de Felipe González

Para vender su indigerible producto
a la opinión pública,
Zapatero hizo hincapié en que esa
decisión de su Gobierno tendrá
“un impacto socioeconómico muy
positivo” para la deprimida zona
de la bahía de Cádiz, por el consumo
que supondrá la presencia de
3.400 estadounidenses más en la
base de Rota, entre militares, civiles
y sus familiares, y por el trabajo
de mantenimiento y reparación
de los buques de guerra, que podrá
hacerse en los astilleros de
San Fernando.

Eufórico, el presidente añadió
que el nuevo Centro de Operaciones
Aéreas Combinadas de la
OTAN (CAOC), situado en la base
de Torrejón de Ardoz, se integrará
también en el sistema de mando
y control del escudo antimisiles.
Como ya viene siendo práctica
habitual en las ruedas de prensa
de los dirigentes políticos españoles,
Zapatero no aceptó preguntas
de los periodistas
, y como el
Congreso de los Diputados está
disuelto desde el 26 de septiembre
y existe la tradición desde la
Transición en adelante de que no
se convoque a sus señorías ni ante
situaciones excepcionales en periodo
preelectoral, para el
Gobierno el tema está cerrado.

Cuestión de familia política

El líder socialista repite así los pasos
andados décadas atrás por su
predecesor al frente del PSOE,
Felipe González. Del “¡OTAN no,
bases fuera!” de la campaña electoral
de 1982,
el PSOE pasó a tener
–de 1992 a 1995– a uno de sus
dirigentes y ministros, Javier
Solana, como secretario general
de la Alianza.

En 1991 Felipe
González no dudó en enviar cientos
de soldados de reemplazo y
barcos de guerra para la primera
Guerra del Golfo contra Iraq lanzada
por Bush senior. Lo hizo al
igual que ahora Zapatero, sin que
mediara debate alguno en el
Congreso de los Diputados, a pesar
de las críticas de Izquierda
Unida e incluso de sectores del
PSOE, y desoyendo las huelgas y
manifestaciones callejeras. Si
González había gritado a inicios
de los ‘80: “OTAN, de entrada,
no”, y después hizo lo que hizo,
¿por qué Zapatero no puede hacer
de Rota la gran plataforma antimisiles,
a pesar de que en 2003 haya
denunciado a Aznar por apoyar
precisamente el escudo de
Bush junior?

Para el Gobierno tampoco parece
ser contradictorio que Zapatero hace
sólo ocho años no se levantara de su
silla ante el paso de la bandera estadounidense
en un desfile
militar y
que al llegar al poder retirara de inmediato
las tropas de Iraq, con el
posterior aumento de tropas y protagonismo
en la guerra imperialista de
Afganistán
.

Tampoco parece provocarle
problemas de conciencia al
PSOE el haber mirado hacia otro lado
cuando los vuelos de la CIA hacían
escalas en aeropuertos españoles,
ni el hecho de obstruir desde hace
años la acción judicial contra los militares
estadounidenses que asesinaron
a José Couso.

Transformismo e indignación

Todo es posible de parte del transformista
Zapatero, como lo fue
con González, como lo es a diario
en la política del PSOE, que tanto
en el Gobierno de uno como en el
del otro pudo pasar de una política
de reformas sociales progresistas
en un primer mandato, a otra
posterior de neto corte liberal. Ola
privatizadora de empresas
públicas en la era González –condimentada
con corrupción y terrorismo
de Estado, claro–, ola de duros
ajustes sociales y vuelta al redil del
Imperio, con Zapatero
.

Es errado pensar que Zapatero,
inconscientemente, está minando
las posibilidades electorales de su
delfín con estas medidas a matacaballo
que está sacando adelante,
como la reforma constitucional o
este inaudito pacto con la OTAN.
Sin duda Rubalcaba ha compartido
esas y otras decisiones de
Zapatero.

En esta involución ideológica
a la que nos tiene acostumbrados
la socialdemocracia
parece más sensato pensar que
ambos dirigentes, al igual que el
resto de la dirección del PSOE,
dan por hecho que la lucha de clases
es algo “superado” y que lo
mejor para “los ciudadanos” es
que el Estado español haga bien
los deberes neoliberales que le
han ordenado la Unión Europea,
el Banco Central Europeo (BCE) y
el Fondo Monetario Internacional
(FMI)
para calmar a los mercados
y para recibir palmaditas en el
hombro de parte de los países poderosos.

Si acaso, para no despertar a los
adormilados dirigentes de CC OO
y UGT, que tan bien vienen portándose
con el Gobierno y la patronal,
ni seguir perdiendo votos
de esa izquierda cada vez más indignada,
es bueno que el delfín de
Zapatero obtenga de éste alguna
migaja para tranquilizarlos.

Y así
Pérez Rubalcaba ha conseguido
que se reinstaure el impuesto al
patrimonio... con años de atraso.
Patético, pero patético es también
el panorama de una izquierda,
parlamentaria y extraparlamentaria,
que con más indignados e
indignadas cada día en la calle,
no es capaz de conformar una
alianza electoral alternativa.

Manifestaciones contra
el acuerdo

La Plataforma Andaluza contra
las Bases Militares, integrada
por varias asociaciones sociales,
políticas y ciudadanas, ha
rechazado la decisión del
Gobierno de que Rota se convierta
en base militar del escudo
antimisiles. La plataforma ha
convocado ya dos marchas de
protesta. La primera se llevará a
cabo el 30 de octubre en Morón
y la segunda el 6 de noviembre
en Rota, la XXVI marcha contra
las bases militares, bajo el
lema: «Recortes militares sí,
recortes sociales no. Ni OTAN,
ni bases».

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Carme Chacón, ministra de Defensa.
Carme Chacón, ministra de Defensa.
separador

Tienda El Salto