ENTREVISTA // JOSÉ LUIS MARTÍNEZ, DE ECOLOGISTAS EN ACCIÓN Y ARAGÓN NO SE VENDE
“Venden arena a precio de harina”

Hablamos con el ecologista José Luis Martínez para
saber cómo se ve la macrociudad del juego ‘Gran
Scala’ desde los movimientos sociales.

, Redacción Aragón
27/12/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 10 KB
 
J. L. MARTÍNEZ. El pasado 19 de diciembre durante la entrevista en Zaragoza / Primo Romero

DIAGONAL: ¿En qué consiste
exactamente el negocio de Gran
Scala?

J.L.MARTÍNEZ: Se trata de construir
un centro de juego y ocio consumista,
el mayor del planeta. Máquinas
tragaperras, casinos, hoteles,
restaurantes, plazas de toros,
hipódromos, etc. Sus promotores
hablan de crear parques temáticos,
tres de los cuales desearían estar en
funcionamiento en el año 2010.
Para conseguirlo precisarían más
de 30.000 trabajadores, lo que supone
la creación de una nueva ciudad
o la ampliación de Zaragoza, a decenas
de kilómetros del enclave escogido.
Un nuevo hospital, decenas
de escuelas y servicios ambulatorios
y construcciones en solares serían
necesarios para acoger a todo
este personal temporal.

D.: ¿De dónde surge la propuesta?

J.L.M.: José María Mur, histórico
dirigente del PAR (Partido Aragonés)
en la recta final de su carrera
política (por edad) lleva años estudiando
el desembarco del negocio
del juego americano en Europa.
José Ángel Biel, líder indiscutible
del PAR y actual vicepresidente del
Gobierno de Aragón, y otros líderes
del PSOE (mayoría en el Gobierno
aragonés) apoyan a pies puntillas la
creación de estas ilusiones de progreso
y enriquecimiento a partir del
negocio del juego en Aragón. El total
servilismo del ejecutivo aragonés
a esa empresa de promotores
ha sido crucial para que piensen en
este territorio.

D.: ¿Qué tiene de Las Vegas este
proyecto?

J.L.M.: Los promotores de este tipo
de negocios necesitan algunos requisitos
que han encontrado fácilmente
en Aragón: colaboración
para cambiar leyes y suelo barato
para realizar una gran operación inmobiliaria.
En este caso, no para viviendas,
sino para recalificar el suelo.
Además, los Monegros dispone
de comunicaciones creadas como el
AVE o la proximidad de Zaragoza.
El negocio consiste en comprar esos
terrenos baratos y venderlos después
a mucho más. Para que esto
salga adelante, hacen falta compradores.
Y aquí es donde aparecen las
mafias estadounidenses y los empresarios
vinculados a los negocios
de Las Vegas. Promotores vinculados
a empresas de tragaperras, casinos,
etc., que por separado no
podrían hacerse cargo de un proyecto
como Gran Scala, pero que
juntos pueden adquirir los terrenos.
Es un negocio redondo, venden arena
a precio de harina.

D.: ¿Qué costes sociales y económicos
tendría Gran Scala?

J.L.M.: Las infraestructuras que
necesitará la construcción de semejantes
obras las pagarán todos
los aragoneses, como nuevas carreteras
de gran velocidad, hoy en
día innecesarias. Además, la llegada
de decenas de miles de trabajadores
precisará, como decíamos,
crear numerosas infraestructuras
y servicios pagados con los impuestos
de todos. Sin embargo, la
insostenibilidad social del proyecto
aparece con la incertidumbre de
qué harán esos trabajadores temporales
cuando acaben las obras.
¿Se quedarán cobrando en otros
trabajos mucho menos de lo que
ganaban en la construcción? Todo
apunta a que esta operación tan
mal diseñada y con inversiones de
tal envergadura traerá consigo tensiones
sociales y conflictos xenófobos
(no olvidemos que la mayor
parte de los trabajadores que vendrán
serán inmigrantes). Zaragoza
y Aragón pueden convertirse en
una hoguera.

D.: ¿Crees que, ante tal panorama,
este proyecto se realizará?

J.L.M.: Muchas de las cosas que
ofrecen no se van a hacer, pero
otras sí. Pero, como ya apuntó un
conocido periodista local, Gran
Scala puede ser “un caballo de
Troya” que albergue características
distintas en su interior. Las expectativas
creadas son tan gigantescas
que seguro que habrá quien se lo
crea e invierta allí. Algo será seguro
porque, ante tanto servilismo político,
hay mucho dinero que ganar.

D.: ¿Qué papel están jugando los
medios de comunicación masivos?

J.L.M.: La autocensura de los medios,
consecuencia del miedo a
que les caiga el fuego del Gobierno
de Aragón o de las grandes empresas
constructoras, perfila este
‘Aragón controlado’. Las organizaciones
ecologistas no han sido
invitadas al debate, ya que la imagen
de que Aragón es una sola voz
a favor de Gran Scala es importante
para que todo esto salga adelante.
Las disensiones internas (incluso
dentro del PSOE) están totalmente
controladas. Los ataques
mediáticos contra los ecologistas
son constantes. Y eso que yo no he
hablado ni de protección de aves,
ni de energía, ni de gestión del
agua en Los Monegros.

Iniciativa popular frente al negocio de la nieve
_ DAVID VILA
_ El inicio de la temporada de
esquí en el Pirineo aragonés
está marcado por los proyectos
de Aramón, empresa coparticipada
por el Gobierno de Aragón
e Ibercaja y concesionaria de la
explotación del mayor dominio
esquiable del Estado (137 km
de pistas). Tras las pérdidas
económicas del ejercicio anterior
por las altas temperaturas,
la inversión de Aramón para
este año se ha reducido de 43
a 8,2 millones de euros. Desde
sus inicios, la empresa acumula
una inversión de 128,2 millones
de euros en ampliación y
modernización de las estaciones,
con unos resultados económicos
bastante opacos. En la
actualidad, Aramón negocia los
aspectos contables de la incorporación
de Candanchú, una de
las dos estaciones aragonesas
que no pertenecen al grupo.
A su vez, el pasado 11 de
diciembre, Día Internacional de
las Montañas, la Plataforma en
Defensa de las Montañas
presentaba ante las Cortes de
Aragón 17.000 firmas que avalaban
una iniciativa legislativa
popular que insta al Legislativo
aragonés a establecer un régimen
jurídico que considere las
especialidades de los territorios
de montaña, garantice una protección
eficaz y la posibilidad de
un desarrollo sostenible para
sus habitantes. La iniciativa se
acompañó en los días anteriores
de la aventura de dos
montañeros aragoneses, que
permanecieron durante nueve
días en la cumbre del Anayet
(2.545 m). El campamento reivindicaba
la protección de la
zona a fin de evitar la conexión
de las pistas de esquí a lo largo
de todo el Pirineo Central.

Tags relacionados: Zaragoza
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto