Granada: El Encinar agrupa a 400 hogares
Veinte años conectando producción y consumo

La asociación El Encinar, una de las decanas de la producción ecológica andaluza, cumple dos décadas y se consolida como proyecto de economía social.

, Redacción Andalucía
30/05/13 · 7:53
Edición impresa
Miembros de la cooperativa El Encinar / Eduardo Pérez

En 1993, 30 o 40 vecinos del barrio Zaidín (Granada), convencidos de la necesidad de impulsar la agricultura ecológica, creaban El Encinar. En su vigésimo aniversario, esta asociación de productores y consumidores agrupa a 400 hogares de Granada, de los cuales 15 se dedican a producir. El En­cinar cuenta además con cinco empleados, principalmente destinados a trabajar en su tienda. “Antes era más de hippies locos”, recuerda Teresa García, técnica de medioambiente en paro de 36 años y presidenta de la asociación, mientras que ahora “se empiezan a valorar otro tipo de cosas, porque comprar es un tipo de lucha, no es lo mismo dar tu dinero a Mercadona que a El Encinar”. Antonio Hernández, de 54 años y uno de los trabajadores remunerados, indica que “se da también cierto boom cuando hay crisis o escándalos alimentarios”.

La tienda de El Encinar en el Zaidín vende sus productos exclusivamente a los socios, quienes pagan una cuota anual para formar parte de la asociación. Allí es donde se venden los productos de la asociación, cuyo precio se consensúa con los productores, junto a otro tipo de productos de otras cooperativas. García señala que el alto precio, un tema polémico en la agricultura ecológica, “tiene algo de mito, aunque es cierto que una parte del sector es más elitista”. En su caso, el precio sólo incluye un 23% de beneficio sobre el coste de producción, más el IVA.

El Encinar, que funciona de forma asamblearia y cuenta con una junta directiva integrada por voluntarios, ha creado su propio sistema de garantía para los productos, además de los sellos oficiales, y lleva a cabo visitas colectivas periódicas a las fincas de los productores para mantenerles en contacto con los consumidores. La asociación está muy vinculada al tejido asociativo del barrio, a través de debates, cinefórums y degustaciones de alimentos. Mantienen un estrecho contacto con otras entidades como la asociación de mujeres o la Biblioteca Recuperada de Las Palomas, y es socia del mercado social creado recientemente en Granada: el “mercao social y cultural”, que actualmente busca financiación para desarrollarse.

Retos de la agroecología

García explica a DIAGONAL que la crisis económica se ha notado, tanto en un ligero descenso de las ventas como en la eliminación de subvenciones por parte de la Junta de Andalucía, pero el impacto no ha sido muy fuerte dada su independencia (las cuotas suponen un 20% de los ingresos). “Con 2.000 socios no haría falta incluir el beneficio en el precio de los productos”, comenta Hernández.

Entre los principales desafíos que se plantean de cara al futuro, García afirma que uno de ellos es fortalecer la Federación Andaluza de Consumidores y Productores Ecológicos, de la que forman parte cerca de 15 entidades, incluidas otras decanas de la producción y consumo ecológicos del territorio, como La Ortiga, en Sevilla, o Almocafre, en Córdoba. “Es fundamental consolidar los proyectos en marcha para que no los engullan las grandes superficies”, considera García, quien añade que “desde hace 20 años la producción ecológica crece, pero el 85% se dedica a la exportación, ya que el mercado interno está por desarrollar y se consiguen mejores precios exportando al norte de Europa”. En este sentido, “el apoyo de la administración es fundamental”. Por ello, García se lamenta por algunos proyectos que funcionaban bien pero se perdieron “por dejadez” de la Junta de Andalucía, como un programa de comedores escolares ecológicos.

El Encinar ha empezado los festejos por sus 20 años de vida. Para García, “ha evolucionado de manera espectacular, y hay que celebrar que hay proyectos no convencionales que se pueden mantener en el tiempo, funcionando en positivo, en los tiempos que corren”.

Un empujón al ‘mercao’ social y cultural

A falta de tres días para que se cierre el crowdfunding del Mercao Social de Granada, la recaudación de este proyecto en la plataforma Lánzanos apenas cubría una quinta parte de lo que necesita para su proyecto, que incluye la apertura de un local de 200 metros cuadrados en el centro de Granada. Quince colectivos sociales y culturales de esta ciudad andaluza participan en el mercao,entre ellas la editorial Atrapasueños, El Encinar, Coop 57 Andalucía o Abogad@s En Red. La idea es generar un punto de productos “para sus productos de economía social, con salas para los servicios de las organizaciones de economía social y con actividades sociales y culturales que no tienen cabida en otros espacios”, según explican en su manifiesto. Las condiciones de trabajo dignas, la participación, el apoyo a las finanzas éticas y la apertura a la ciudadanía son algunos de los principios del mercado social.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0