Cumbre Hispanoamericana // Un encuentro de jefes de estado rodeado de movilizaciones
‘Triunfos’ y ‘concesiones’ en Salamanca

Las seis manifestaciones que recorrieron las calles de Salamanca el 15 de octubre fueron una buena muestra de las tensiones y duras negociaciones que se mantenían en la Cumbre, puertas adentro.

, Redacción
06/02/06 · 20:04
Edición impresa
JPG - 12 KB
 
José Miguel Alfonso
Bajo el lema “Cumbres de hipocresía, pueblos en rebeldía”, 1.500 personas convocadas por CGT y Ecologistas en Acción protestaron contra la Cumbre.

Las “buenas intenciones” manifestadas en la Declaración final fueron complementadas con 16 comunicados aprobados por unanimidad en los que las diplomacias de los distintos países se esforzaron en defender palabra por palabra (literalmente) la plasmación de sus puntos de vista.
El movimiento de solidaridad con Cuba y Venezuela, que mostró su fortaleza con una manifestación de 10.000 personas provenientes de toda la península, expresó su satisfacción con dos resoluciones contrarias a los intereses de EE UU en la zona.

Es costumbre en las Cumbres Hispanoamericanas condenar el “embargo” norteamericano a Cuba, pero en esta ocasión era la primera vez que se utilizaba la palabra “bloqueo”, una demanda por fin admitida que provocó la “inquietud” de la embajada norteamericana en España, que definió el cambio como una “incoherencia”.
La segunda resolución percibida por las delegaciones cubanas y venezolanas como un éxito fue el apoyo de la Cumbre a “las gestiones para lograr la extradición o llevar ante la justicia al responsable del atentado terrorista a un avión de Cubana de Aviación en octubre de 1976”, en referencia al ex agente de la CIA Luis Posadas Carriles. Las negociaciones sobre la redacción final del documento excluyeron el nombre del principal sospechoso del atentado y agregaron la posibilidad de que sea juzgado en EE UU, aunque por los delitos que se le inculpan.

Sin embargo, la buena noticia para el movimiento de solidaridad con Cuba y Venezuela se vio empañada por la ambigüedad de la redacción de un comunicado sobre Colombia en el que se equipara a las guerrillas con los paramilitares y se los define como “grupos armados ilegales” que cometen “actos terroristas”.
Además, la resolución incluye un apoyo expreso a la forma en la que el presidente Álvaro Uribe -que amenazó con no firmar el documento si no se incluían sus demandas- está llevando a cabo el “desarme”, un polémico plan denunciado por multitud de organizaciones y ONG como una “legalización encubierta de los paramilitares”.
La misma ambigüedad en asuntos relacionados con el terrorismo preside otros párrafos del documento. Por ejemplo, el llamamiento a que los Estados “no reconozcan la reivindicación de motivaciones políticas como causa de denegación de las solicitudes de extradición de presuntos terroristas”. Aunque tiene su origen en la negativa de EE UU de extraditar a Posada Carriles a Venezuela por temor a que pueda “sufrir torturas”, la redacción permite que pueda ser aplicado en otros casos en los que esas “motivaciones políticas” sí podrían estar justificadas, como por ejemplo, la extradición de “presuntos terroristas” a EE UU, donde está más que probado que se practica la tortura y no se dan las condiciones de un juicio justo.

Críticas a la cumbre
“Se han derogado presidentes y ocupado pozos de petróleo. Sin embargo, la agenda de Salamanca se centra en cuestiones de ‘integración económica’, ‘proyección internacional’ y ‘cohesión interna’”. Con estas palabras definía Ecologistas en Acción su percepción de la Cumbre. En ese sentido unas 1.500 personas, sobre todo pertenecientes a esta organización y al sindicato CGT, se manifestaron el mismo 15 de octubre bajo el lema “Cumbres de hipocresía, pueblos en rebeldía”.
Una muestra de la “hipocresía” denunciada se puede encontrar en la figura del máximo responsable de la Secretaría Iberoamericana, organizadora de la Cumbre. Se trata de Enrique Iglesias, un ex jefe del Banco Interamericano de Desarrollo, una entidad que ha financiado “agrotóxicos, monocultivos y transgénicos”, según Ecologistas en Acción, y es “responsable de la aplicación de modelos económicos como la privatización de los servicios” de los que se están favoreciendo en Latinoamérica principalmente empresas españolas.
Otra manifestación, convocada por CNT, reunió a unas 500 personas con un mensaje: “Donde vaya el poder, encontrará resistencia”. Uno de los manifestantes expresaba: “Nos manifestamos en contra de la Cumbre, en contra de los Estados y del Gobierno; proponemos una sociedad distinta, sin dictaduras, sin que nadie decida por nadie”.

Tags relacionados: Salamanca Ecología Transgénicos
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

José Miguel Alfonso
separador

Tienda El Salto