HÉCTOR LEÓN Y AURA RODRÍGUEZ, REPRESENTANTES DE ORGANIZACIONES CONTRA EL TLC
“El Tratado de Libre Comercio con Colombia agudiza la violación de derechos humanos”

El Tratado del Libre Comercio (TLC) con Colombia ha
pasado por alto la violación de derechos humanos
que sufre este país. La UE y las multinacionales se van
a beneficiar de sus productos y recursos naturales.

21/12/10 · 7:15

Colombia ha firmado un acuerdo
con la Unión Europea que le permitirá
exportar productos a todos
los países de la Unión, a unos 500
millones de personas. El pasado 19
de mayo durante la VI Cumbre
Unión Europea-América Latina y
el Caribe, se hacía realidad el proyecto
del ex presidente Álvaro
Uribe, aunque ya existían acuerdos
parecidos, los llamados SGT Plus
(Sistema Generalizado de Preferencias)
vigentes hasta 2015.

Organizaciones de derechos humanos,
sindicales y partidos políticos
denuncian que la UE anteponga
sus intereses comerciales a la violación
de derechos humanos. En 2008 se cifraban en
más de 4,3 millones los colombianos
desplazados de sus tierras a
consecuencia de la violencia
, según
el Centro de Control de Desplazados
Internos de Colombia (IDMC). Colombia
es el segundo país del mundo,
detrás de Sudán, con mayor número
de desplazados internos.

Oposición al tratado

Héctor León Moncayo, economista
y miembro de la Red Colombiana
de Acción Frente al Libre Comercio,
y Aura Rodríguez, de la Plataforma
Colombiana Derechos Humanos,
Democracia y Desarrollo,
señalan que los TLC ahondan más
en la violación de derechos humanos.
León declara a DIAGONAL
que estos acuerdos comerciales se
iniciaron con el Gobierno conservador
de Pastrana, 1988-1990, auspiciados
por la Organización Mundial
del Comercio, y el ex presidente
Uribe los ha consolidado. “Colombia
ha firmado un TLC con Europa, con
EE UU aún no se ha ratificado, existe
otro TLC con Canadá y ahora se
negocia con Panamá, Corea del Sur
y China”, dice León, que no alberga
esperanzas de cambios con el nuevo
presidente de Colombia, Juan Manuel
Santos. Cree que estos acuerdos
comerciales se van a ampliar
porque “este Gobierno está formado
por tecnócratas del Banco Mundial”.

Un país rico en recursos

Colombia es un país rico en recursos
naturales, explotados por transnacionales
entre las que se encuentran
136 grandes empresas de capital español.
Mientras, la pobreza no se ha
erradicado. Según el informe de la
Misión de Empleo, Desigualdad y
Pobreza en Colombia, el 45’5% de
los colombianos vive en la pobreza.
“Sólo la clase política y los empresarios
apoyan los tratados de libre comercio”,
afirma León.

Los acuerdos que ha negociado
Europa y Colombia en el TLC afectan
a la exportación del café, plátano,
azúcar, leche, carne, tabaco y el
aceite de palma africana, entre
otros productos. Las rondas no se
han hecho en bloque con los países
andinos, como se pretendía. Bolivia
y Ecuador abandonaron las negociaciones.
Finalmente la UE sólo ha
negociado con Perú y Colombia, y
aunque al principio el TLC de
Europa pretendía ser diferente al
propuesto por EE UU, la realidad
es la misma. “La UE ofrecía tres pilares
de acuerdo: diálogo político,
cooperación y otro acuerdo económico
y comercial. Pero las condiciones
impuestas demuestran que
es un acuerdo económico puro y
duro”, asegura León. Las más de 50
organizaciones colombianas que se
oponen
coinciden en que el TLC
disminuye las libertades políticas y
civiles y obliga al Estado a seguir
las imposiciones del mercado: privatizar, tener leyes laxas en
materia laboral y facilitar el asentamiento
de las multinacionales.

“El TLC firmado entre Europa y
Colombia lleva a la privatización de
los servicios públicos, a convertirlos
en negocio: educación, salud, el
derecho al acceso del agua, la electricidad,
el gas, etc., todo estaría en
poder de las transnacionales,
sin
control del Estado. Y aunque el Gobierno
cambie, la economía se queda
amarrada”, argumenta León.
Pero también se deja en manos de
las multinacionales la propiedad intelectual
y las patentes de los medicamentos.

Las farmacéuticas imponen
así sus marcas, limitando el uso
de genéricos, más baratos. Aura Rodríguez,
de la Plataforma de Derechos
Humanos de Colombia, argumenta
que “el TLC con Europa, en sí
mismo, es violador de derechos por
la grave situación que vive Colombia”.
Una de esas violaciones tiene
que ver con la defensa del territorio.

Según Rodríguez, las ONG colombianas
han constatado que para
desarrollar proyectos como agrocombustibles,
minería o proyectos
petroleros, se producen desplazamientos
de comunidades enteras,
amenazas y asesinatos de campesinos.

Los paramilitares se convierten
en sicarios de terratenientes y
multinacionales que se plantan en
las tierras y obligan a los campesinos
a vender.
“Si no venden son
amenazados y hostigados hasta ser
desplazados y entonces ellos se
constituyen en dueños de esos
terrenos. En muchos casos eso supone
el exterminio de los pueblos
indígenas. Las multinacionales actúan
con total impunidad, y lo mismo
pasa con los pueblos afrocolombianos,
en la costa atlántica, rica en
recursos”, dice Rodríguez.


JPG - 106.9 KB
 
Cultivo del plátano en Colombia. Foto: Mario Carvajal.

LAS LEYES DEL MERCADO

MUJER Y TRABAJO

En Colombia la pobreza se ha feminizado. Las mujeres
trabajan en los sectores peor regulados como el
de servicios. En la floricultura, donde el 65% son
mujeres, muchas empresas cuando ven que la trabajadora
se ha quedado embarazada, van rotándole los
turnos hasta que ésta renuncia
. Además, las intoxicaciones
por pesticidas provocan altos índices de aborto.

LOS INTERESES ‘ESPAÑOLES’

Las organizaciones en contra del TLC señalan al
Gobierno de Rodríguez Zapatero como impulsor de
la firma del TLC y de la defensa de las multinacionales
del Estado español en Colombia: Repsol,
Iberdrola, Endesa, Gas Natural, Unión Fenosa, Santander,
BBVA, Telefónica, Sanitas, Aguas de Barcelona
y grupo Prisa,
entre otras empresas.

Tags relacionados: Multinacionales
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto