Qué sucedió la madrugada del 5 de junio

El levantamiento indígena
desembocó en el enfrentamiento
del 5 de junio en
Bagua
. Hasta ahora, se ha
podido confirmar la muerte
de 24 policías y diez indígenas,
mientras que decenas
de personas continúan
desaparecidas. Numerosos
testigos afirman que una vez
finalizados los enfrentamientos,
muchos cadáveres de
indígenas fueron apilados y
quemados en plena carretera,

23/06/09 · 0:51
Edición impresa

El levantamiento indígena
desembocó en el enfrentamiento
del 5 de junio en
Bagua
. Hasta ahora, se ha
podido confirmar la muerte
de 24 policías y diez indígenas,
mientras que decenas
de personas continúan
desaparecidas. Numerosos
testigos afirman que una vez
finalizados los enfrentamientos,
muchos cadáveres de
indígenas fueron apilados y
quemados en plena carretera,
otros fueron embolsados,
trasladados en helicópteros
de la policía y
arrojados a los ríos Marañón
y Utcubamba. Todo
esto está por confirmar por
la comisión investigadora.

Según informa la ONG Amazon
Watch
, “a las 5 de la
madrugada, la policía militar
peruana realizó una violenta
incursión” en la que
“varios miles de indígenas
movilizados fueron dispersados
por la fuerza mediante
gas lacrimógeno y munición,
lanzados desde helicópteros
y desde tierra”. La
acción se llevó a cabo,
según la policía, a pesar de
que los jefes policiales que
llevaban días en la zona de
conflicto habían firmado
acuerdos de no agresión
con los líderes de los indígenas.

Algunos testigos manifiestan
que este operativo
militar usó algún tipo de
arma incendiaria, lo que
puede corroborarse al ver
los cadáveres quemados.
En ese momento, muchos
manifestantes echaron a
correr, pero otros, al ver que
había dos muertos, les
hicieron frente con sus lanzas,
rodearon a 38 de los
policías que llevaban días
en la zona y los mantuvieron
en condición de rehenes. Al
confirmar que se estaba
matando a tiros a sus compañeros
de protesta, traicionando
así el acuerdo que
habían suscrito, mataron
con sus lanzas a 12 agentes
rehenes. Mientras, tras
los disparos efectuados por
el operativo militar, murieron
diez indígenas y otros
12 guardias. “Nuestros
superiores nos abandonaron”,
dijo a IPS un policía
que sobrevivió, “ellos sabían
que manteníamos un acuerdo
de paz. Nunca fuimos
comunicados del operativo”.

El uniformado añadió a IPS
que, “para evitar problemas,
entregamos nuestras armas
y los indígenas nos ataron
de pies y manos”. “Pero
cuando se enteran de que
habían matado a varios indígenas
cambian de actitud y
nos trasladan a un local
comunitario. Allí reciben la
orden de matarnos. Yo, felizmente,
pude escapar. Los
altos mandos se olvidaron
de nosotros. Si nos hubieran
avisado con anticipación
de la operación,
muchas vidas se pudieron
haber salvado”, añadió.

Tags relacionados: Número 105
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto